Suplemento Literario Télam

Las memorias de la Monja Alférez
10/12/2015 - SLT 210 —página 3—

Las memorias de la Monja Alférez

“Las Antiguas” se llama la colección que la editorial Buena Vista ha creado para rescatar textos olvidados escritas por mujeres: Juana Manuela Gorriti o Juana Manso, por citar algunos. Entre ellos se destaca uno, notable por su edición y por el contenido.

El Golem multiplicado
10/12/2015 - SLT 210 —página 2—

El Golem multiplicado

Frankenstein fue fruto de una apuesta. Lord Byron había recibido en su mansión suiza de Villa Diodati a John Polidory y a Percy y Mary Shelley. Era el verano boreal de 1816 y con el fin de hacer más llevadera una incesante tormenta, Lord Byron desafió a sus invitados a escribir un cuento de terror, acorde con las historias de fantasmas que evocaran en el interior de la mansión y con los inacabables truenos que se oían en el exterior.

Nadie escuchó el último secreto: Agustín Marangoni
05/12/2015 - SLT 208 —página 3—

Nadie escuchó el último secreto: Agustín Marangoni

Nadie escuchó el último secreto (La Bola Editora, 2015), de Agustín Marangoni, es un libro de relatos brevísimos. Son más de cien historias, en las que el autor, más allá del humor, nunca deja de lado la inteligencia. Este libro es una lectura perfecta no sólo para aquellos cultores del microcuento, sino también para todos los lectores que entienden que una historia poderosa no necesita de muchas palabras para ser contada.

De la imposibilidad al secreto
05/12/2015 - SLT 208 —página 2—

De la imposibilidad al secreto

Rebeca empieza con una imposibilidad y termina con un secreto. Rebeca es el primer libro de ficción de Fernando Moledo (Buenos Aires, 1976), doctor en filosofía, docente de la UBA, investigador del CONICET y uno de los más promisorios especialistas en un Imanuel Kant, un filósofo que no siempre resulta fácil de leer.

La Batán de Débora Mundani
05/12/2015 - SLT 207 —página 3—

La Batán de Débora Mundani

Batán (Bajo la luna, 2012), es la primera novela de Débora Mundani. En ella, cuenta la historia de una familia de clase media en un período de veinticinco años, período que comienza con un exilio familiar, un suicidio provocado por la Guerra de Malvinas y esa bomba que es Fabián, el Gordo, que estalla cada cierto tiempo y va hiriendo, de a poco pero sin pausa, a los seres queridos que lo rodean.

Sueños de mala muerte en la última novela de Luis Gusmán
03/12/2015 - SLT 209 —página 2—

Sueños de mala muerte en la última novela de Luis Gusmán

Desde que se publicó El frasquito, en 1973, siempre un libro de Luis Gusmán ha despertado cierta expectativa. La prosa experimental de aquel texto emblemático anticipó, de alguna manera, la riqueza estética de En el corazón de junio (1983, Premio Boris Vian). 

Dicen que me fui del barrio
11/11/2015 - SLT 206 —página 2—

Dicen que me fui del barrio

Entrevista a Horacio Convertini

“Acaba de morir mi madre. Acabo de separarme. Acabo de renacer entre los restos de una vida destrozada y no hay nada bueno en eso. La casa está a oscuras. La única luz proviene de los tubos al rojo de un calefactor eléctrico que no calienta una mierda. El frío es más que una sensación física.

El pasado que te alcanza
11/11/2015 - SLT 206 —página 3—

El pasado que te alcanza

En la novela El lado salvaje de la vida de 1991 de Carlos Sampayo, recientemente editada por Gárgola, sabremos de un hombre enfrentando a su presente y a su pasado a la vez. Es algo que le puede pasar a cualquiera. Se vive en relativa paz hasta que alguna tragedia te alcanza. Aquí donde dice tragedia podría decir pasado.

Un cuento por día
11/11/2015 - SLT 206 —página 4—

Un cuento por día

Es cierto: Seis personajes en busca de un autor es el título que de inmediato surge cada vez que se nombra a Luigi Pirandello. Es comprensible: la pieza, estrenada con escándalo el 10 de mayo de 1921, puso del revés al teatro de su tiempo, tiró por tierra las desgastadas convenciones que lo gobernaban y marcó las pautas que a partir de ese momento regirían a la escena moderna.

Precipitaciones
05/11/2015 - SLT 205 —página 4—

Precipitaciones

“A la muerte y las tempestades, para no tenerles miedo hay que mirarlas a los ojos, si se puede, comiendo algo”, eso dijo la madre. Ella nunca imaginó que Gonzalo iba a quedar marcado por ecos de esa sentencia, que surgió mientras cuidaba que las papas no se pegotearan en la sartén.