Sociedad

29-09-2023 07:39 - Día Mundial del Corazón

La enfermedad cardiovascular afecta mayormente a mujeres de más de 60 años

En el mundo provoca 20,5 millones de fallecimientos al año. Puede prevenirse con el control de peso, del estrés, de la presión arterial y la diabetes.

Telam SE
29-09-2023 | 07:39
Da Mundial del Corazn Foto AFP
Día Mundial del Corazón. / Foto: AFP.

La enfermedad cardiovascular continúa siendo la principal causa de muerte en el mundo, con 20,5 millones de fallecimientos al año, mientras que en Argentina ocurren 300 decesos por día a raíz de una patología que afecta en mayor proporción a mujeres mayores de 60 años y que puede prevenirse con el control de peso, del estrés, de la presión arterial y la diabetes, junto a una alimentación saludable y el ejercicio físico.

En el marco del Día Mundial del Corazón que se celebra cada 29 de septiembre por iniciativa de la Federación Mundial del Corazón con apoyo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Unesco, la Red Universitaria de Hospitales de la Universidad de Buenos Aires (UBA) junto con la Federación Argentina de Cardiología (FAC) brindaron datos sobre cómo afectan las enfermedades cardiovasculares.

Del total de muertes en Argentina en 2021, un 26,1% ser produjeron por afecciones cardiovasculares -la principal causa-, según estadísticas del Ministerio de Salud.

Los hábitos recomendados para prevenir estas afecciones son realizar controles con profesionales de forma periódica, conocer los valores de presión arterial, controlar el peso y análisis de sangre

"Si dividimos por sexo, las mujeres tuvieron un porcentaje mayor de muertes cardiovasculares con respecto a los varones, un 27,29% contra el 24,52%", indicaron las cifras oficiales.

Por eso, los especialistas apuntan a la importancia de la concientización y prevención de la enfermedad cardiovascular en la mujer, indicó la médica de la división Cardiología del Hospital de Clínicas de la UBA, Analía Aquieri.

La enfermedad cardiovascular tiene mayor incidencia a partir de los 60 años "cuando la mujer se encuentra en la menopausia, ya que no tiene el ´efecto protector´ de los estrógenos (vasodilatación de los vasos sanguíneos, descenso del colesterol malo) y comienza con aumento de los factores de riesgo cardiovascular como la dislipemia (colesterol alto), hipertensión arterial (presión alta) y hay mayor sedentarismo, trastornos psicosociales como estrés, depresión", sostuvo Aquieri.

Todos esos factores aumentan la posibilidad de sufrir un evento cardiovascular como un infarto o accidente cerebrovascular, aunque destacó también que "las mujeres son vulnerables a cualquier edad".

En el año 2020, la tasa de mortalidad por enfermedades del corazón ascendió hasta 168 personas fallecidas por cada 100.000 habitantes

"El embarazo es una prueba de esfuerzo para el corazón que debe transitarse posiblemente sin controles previos y pueden existir enfermedades congénitas, también pueden tener trastornos hipertensivos, que aumenta su riesgo cardiovascular", indicó la médica.

A su vez, existen otros factores de riesgo propios de la mujer, que se suman a la lista de los convencionales compartidos con el varón, como ciertas enfermedades autoinmunes (lupus), menopausia precoz, diabetes gestacional o tratamiento de cáncer de mama (radioterapia).

Los hábitos recomendados para prevenir estas afecciones van desde realizar controles con profesionales de forma periódica, conocer los valores de presión arterial, controlar el peso y, a través de un análisis de sangre, la glucemia y el colesterol. Además de evitar fumar, realizar actividad física y llevar una dieta rica en frutas y verduras.

Por su parte, el titular de la unidad coronaria del Instituto Cardiovascular de Rosario y de la Federación Argentina de Cardiología (FAC), Gerardo Zapata, recordó que "las condiciones que afectan al corazón o los vasos sanguíneos, son causa de muerte en 20,5 millones de personas al año, es decir, que cada 17 segundos ocurre una muerte cardíaca en el mundo".

La Dirección de Estadísticas e Información del Ministerio de Salud de Argentina reporta que una de cada tres muertes en el país se asocia a estas causas.

En el año 2020, la tasa de mortalidad por enfermedades del corazón ascendió hasta 168 personas fallecidas por cada 100.000 habitantes.

"En otras palabras, mueren alrededor de 300 personas cada día por causa de las enfermedades cardiovasculares", remarcó Zapata, quien coincidió con Aquieri en que lo destacable es que "la mayoría de las enfermedades del corazón y el accidente cerebrovascular (ACV) son patologías prevenibles".

Sin embargo, apenas una de cada tres mujeres sabe que la mayor amenaza para su salud son las enfermedades cardiovasculares, un dato que surge de una encuesta realizada en 2021 por la Sociedad Argentina de Cardiología entre 3.338 mujeres de todo el país.

El ejercicio fsico disminuye las posibilidades de contraer enfermedad cardiovascular Foto Archivo
El ejercicio físico disminuye las posibilidades de contraer enfermedad cardiovascular. / Foto: Archivo.

Las conclusiones de esta investigación mostraron que el 63% de las encuestadas respondió que la principal causa de muerte en su género eran los tumores ginecológicos y sólo 34,9% consideró, en forma acertada, que el primer motivo son las enfermedades cardiovasculares.

Además de los hábitos mencionados, Zapata agregó la recomendación de llevar un control adecuado de la diabetes, manejar factores psicosociales como el estrés, la depresión y los estados de mucha ansiedad, y recordar el beneficio que le otorga al corazón realizar actividad física al menos 30 minutos por día.

"Ya se hace sentir sobre el corazón desde que se caminan 2.500 pasos diarios", precisó.

Respecto de la sintomatología que debe llamar la atención para recurrir con urgencia a una consulta médica o guardia, los especialistas mencionaron el dolor u opresión del pecho o del brazo izquierdo; dolores súbitos persistentes por varios minutos en dorso, abdomen o en miembros inferiores con cambio de color (piernas hinchadas); falta de aire; síncope o pérdida de conocimiento; palpitaciones nuevas y pérdida de fuerza o sensibilidad en alguna parte del cuerpo.

Una mayor ingesta de vegetales, avena y carnes magras disminuye el colesterol que afecta al corazón

Comer más variedad de vegetales y salvado de avena contribuye a disminuir los niveles de colesterol en sangre, el LDL (por sus siglas en inglés, lipoproteínas de baja densidad), acompañado de una dieta baja en grasas saturadas y rica en carnes magras y pescados, lo que disminuye la aterosclerosis y la aparición de enfermedades cardiovasculares, según la recomendación de especialistas.

"El colesterol en sí no es bueno o malo, sino que va a ser agresivo y generará aterosclerosis según quién lo transporte; si son las LDL, parte de este colesterol es llevado a las paredes de las arterias y se torna aterogénico, es decir que generan las tan temidas placas de ateromas, que generan riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

Pero si lo transporta las HDL (por sus siglas en inglés, Lipoproteínas de alta densidad) sería protector, porque estas lipoproteínas barren el colesterol sobrante de los distintos tejidos del cuerpo y de las paredes de las arterias transportándolo al hígado y éste lo elimina", explicó el médico de la división Nutrición del Hospital de Clínicas, Santiago Rivera.

El colesterol es necesario para el organismo ya que interviene en la formación de las membranas de las células, en la producción de diferentes hormonas y forma parte de la estructura de la vitamina D, pero se torna nocivo y aterogénico cuando sus cifras se elevan en la sangre, se alteran las nombradas lipoproteínas que lo transportan o se acompaña de grasas saturadas de origen animal y de grasas trans (las que se forman especialmente a partir de aceites vegetales sometidos a procesos industriales), todo lo cual hace que el colesterol sea más agresivo.

Según señaló el médico Rivera, es importante que en la alimentación cotidiana se incorporen fibras vegetales. Otro ejemplo de fibras es el salvado de avena, que también contribuye a bajar los niveles de colesterol en la sangre y eso tendría un efecto anti aterogénico.

En casi todos los vegetales y, en mayor proporción, en semillas oleaginosas, aceites, cereales, legumbres y frutos secos, también hay fitosteroles, que compiten con el colesterol a nivel intestinal, haciendo que dicho colesterol se absorba menos y esto lleva a bajar los valores de colesterol en sangre.

Otra recomendación es seleccionar alimentos de origen animal con cortes magros de carnes, pollo sin piel, pescados, lácteos descremados y moderar el consumo de huevos (entre 3 o 4 unidades por semana).

También debe considerarse el mantenimiento adecuado de los valores de colesterol en las personas con sobrepeso u obesidad; los diabéticos deben tener un buen control metabólico y de su glucemia, deben aumentar la actividad física (aeróbica combinada con ejercicios de fuerza) que contribuye a disminuir el colesterol LDL y especialmente a subir el HDL.

También resulta importante dejar de fumar "porque el tabaquismo en sí mismo es un factor de riesgo cardiovascular y contribuye a alterar la calidad de las lipoproteínas, o de estos transportadores del colesterol, haciéndolos más agresivos".

Además de todos estos cambios del estilo de vida, también se utilizan diferentes medicamentos en la práctica médica, que disminuyen las cifras del colesterol sanguíneo y reducen el riesgo cardiovascular, pero en ningún caso esos fármacos reemplazan la alimentación adecuada y la actividad física.

Newsletter

También te puede interesar