Espectáculos

17-08-2023 16:34 - entrevista

Dtoke: “El freestyle antes era un espectáculo y ahora es un deporte”

A sus 37 años es uno de los referentes más trascendentes de la escena en el país y buscará este sábado en Rosaro un nuevo triunfo en la tercera fecha de la liga FMS.

Por Nicols Biederman
Por Nicolás Biederman
17-08-2023 | 16:34
Hoy me siento sinceramente sper oxidado Foto Camila Godoy
“Hoy me siento sinceramente súper oxidado” / Foto: Camila Godoy.

Dtoke, seudónimo de Gastón Serrano, uno de los freestylers de batalla más importantes de la historia de la disciplina en Argentina y en habla hispana, buscará sumar este sábado en Rosario un nuevo triunfo en la tercera fecha de la liga FMS.

La etiqueta de “batallero” para Dtoke es correcta, pero claramente insuficiente; a sus 37 años es uno de los referentes más trascendentes de la escena en el país. Prócer -vigente- de las batallas de freestyle, organizador de eventos, comunicador o juez, conoce cada faceta y rincón de este mundo.

Su recorrido desde los días del Halabalusa, la competencia de plaza que organizaba en Claypole -y que fue antecesora del Quinto Escalón-, pasando por el bicampeonato nacional (2013 y 2015) y el campeonato internacional de Red Bull Batalla (2013), por los eventos más grandes y su presente, con el crecimiento de su Liga Bazooka de batallas escritas, le valieron al “Dto” el respeto del público y de figuras de toda la cultura hip hop.

En un momento de la vida en que empieza a preferir correrse de los primeros planos para darle mayor espacio al rol de organizador, todavía pasea su talento y mañas en la élite de especialidad: la Freestyle Master Series (FMS) Argentina, que este sábado tendrá la tercera fecha de la temporada 2023 en el Teatro Broadway de Rosario con transmisión en vivo por el canal en YouTube de Urban Roosters.

Mi vida cambi en varios aspectos y no estoy como antes ocho horas con los pibes rapeando Foto Camila Godoy
"Mi vida cambió en varios aspectos y no estoy como antes ocho horas con los pibes rapeando" / Foto: Camila Godoy.

Hoy los jóvenes van por otro perfil a la hora de un enfrentamiento de rap improvisado, y tal vez por eso lo suyo en el escenario resalte todavía más. Su puesta en escena, el dominio de los tiempos y alternativas del show y la agresividad de sus punchlines -aun con muletillas y rimas no tan elaboradas- llaman la atención en una época en que los jurados evalúan con calculadora y en que el doble sentido, los juegos de palabras y la catarata de figuras retóricas que sueltan los raperos son moneda corriente.

“Hoy me siento sinceramente súper oxidado”, asegura Dtoke a Télam, cómodamente arrellanado en un sillón de Ciri Records, el sello y estudio de grabación de su mánager, Lucas Cirilo, en Adrogué, partido bonaerense de Almirante Brown. La confesión, aunque sincera, riñe con el dato frío: Serrano volvió a competir en la FMS tras un año de impasse y marcha puntero de su grupo tras sendos triunfos (el segundo tras una réplica) ante los debutantes Dybbuk y Dac.


"La idea era volver y que si voy a terminar mi carrera de freestyler que sea con un poco de retroalimentación del público, que es lo que más me interesa"
- En otra entrevista que diste a comienzos de año no dabas la impresión de que estuviera cerca tu regreso, ni a batallar en general ni a FMS en particular. ¿Cómo fue la decisión de volver?
- La decisión viene por varios factores, pero el principal es que yo me había retirado de las batallas sin retirarme, porque el día que dije que me pasaba de competidor a jurado le dije a la gente “si en algún momento me retiro se los voy a avisar”. Y la última temporada que yo había competido había sido en un estudio cerrado en la época del Covid y no me quería retirar con esa sensación de mierda después de haber estado en lugares con tanta gente, con tanto fervor, y yo me nutro mucho del público.

Pasa que hoy me siento sinceramente súper oxidado. Mi vida cambió en varios aspectos y no estoy como antes ocho horas con los pibes rapeando. La idea era volver y que si voy a terminar mi carrera de freestyler que sea con un poco de retroalimentación del público, que es lo que más me interesa. Irme por lo menos con ese recuerdo.

- ¿Sentís que se va acercando ese final?
- Yo creo que sí, pero tampoco es que digo “el año que viene no compito más”. Si surgen propuestas interesantes, eventos que me llamen la atención o cosas que me sirvan por ahí le pego un año más. Pero no creo que se extienda demasiado; no me veo en cinco años compitiendo todavía.


- No hay batalleros de más de 40 en la élite…
- Por ahí soy el primero (risas).

Para m FMS va a tener que replantearse en algn momento el buscar la forma de que la diversidad de estilos sume Foto Camila Godoy
"Para mí FMS va a tener que replantearse en algún momento el buscar la forma de que la diversidad de estilos sume" / Foto: Camila Godoy.

- Decís que te sentís oxidado, pero igualmente ganaste tus dos primeras batallas de la temporada.
- Es que a lo mejor la gente piensa que competir con Dybbuk o Dac, por ejemplo, se me hace más fácil que competir contra Sony o contra Rapder, que están en el mismo grupo, y es al revés, porque ellos tienen muchas cosas para decirme y yo no sé nada de Dybbuk, más allá de que fui jurado en un par de batallas suyas, en alguna Red Bull. Conozco que viene hace un montón, pero no conozco una rima viral que le hayan dicho como para hacerle un chiste con eso. No tengo tanta información sobre él, y con Dac mucho menos. Pero por ahí en una batalla contra Sony o contra Rapder, más allá de que están más afilados que yo, son batallas en las que quizás tenés un recurso argumentativo más popular como para aplicar arriba del escenario.


- Por tu nombre, por tu trayectoria, porque hay muchos pibes nuevos, uno diría que tenés que estar al menos entre los candidatos a salir campeón. ¿Lo sentís así?
- No, porque sé que los pibes están mucho más metidos en el formato. Y sé que por ahí lo que hago yo no es lo que más garpa. También me tienen que encontrar la vuelta, porque hay cosas que ya me dijeron una banda de veces en un escenario, y si siguen repitiendo lo mismo los jurados los van seguir puntuando bajo. Para mí es más compartir un freestyle con el que tengo enfrente en forma de batalla y tratar de pasarla bien y disfrutar con el público lo más que pueda.


- ¿Y si a fin de año estás ahí cerca del título?
- Yo cada vez que me subo al escenario mis ganas siempre son las de romperlo todo al que tengo enfrente. No estoy entrenado pero tengo experiencia dentro de lo que es una batalla, sé manejar un poco los tiempos, sé cuándo enfriar, cuando veo que el otro se viene muy arriba a correrlo un poco con pequeñas cosas. A los más nuevos por ahí les juego por ese lado y con los más grandes tendré un poco más del discurso como para tener más argumentos con los cuales contestar.

Ante la meseta del freestyle, el crecimiento de las batallas escritas

Además de ser una referencia ineludible en la historia de las batallas de freestyle en español, Dtoke es hoy el propietario y organizador de Liga Bazooka, la competencia de batallas escritas que no para de crecer y está revitalizando la escena con el respaldo de figuras como Duki, Acru o Trueno.

“Creo que la gente ya estaba esperando algo más en cuanto a lo que es una batalla, estaba esperando el siguiente paso”, confía el “Dto” a Télam, sobre la liga que se consolida jornada a jornada en la agenda hip hop de Buenos Aires. Tras colgar el cartelito de “sold out” en julio en Niceto, el siguiente encuentro, el 24 de septiembre y con artistas internacionales como El Menor y Teorema de Chile y Sweet Pain de España, se mudó al Teatro Broadway de avenida Corrientes 1155.

“Con Liga Bazooka lo que hicimos fue hacerles conocer a muchas personas a artistazos. Sabemos que hay escritores zarpados, sabemos que hay rappers zarpados, y la liga no se basa solo en especialistas de batallas escritas como sí pasa en otros países, puntualmente México”, detalla el oriundo del partido de Almirante Brown.

La batalla escrita no es una especie nueva dentro de la cultura, pero en Argentina sí parece haber encontrado su momento de la mano de un aquietamiento del fervor que supieron tener las batallas de freestyle hasta que llegó la pandemia.

Con la puesta en escena, gestualidad y la teatralidad de los mejores improvisadores y la pluma de los grandes liricistas, las escritas están aportando aire fresco al ambiente.

- Liga Bazooka arrancó allá por 2014, pero tuvo un impasse hasta que volvió con fuerza el año pasado.
- Hubo un impasse grande porque la gente no le cazaba el mambo. Yo venía con la idea ya hacía un año o dos de relanzarla. Un día vi la batalla de Mau con Dizaster -el 22 de abril 2022 el mexicano Mauricio Hernández, o simplemente Aczino, el mejor batallero de la historia enfrentó al estadounidense en un espectacular duelo de escritas en español e inglés- y dije “estoy para relanzar la Liga Bazooka, ¿eh?”.


- Claramente intuías que había había un espacio para que volviera, pero creció mucho muy rápido. ¿Te sorprendió?
- No, porque creo que los factores estaban dados para que eso pase, la gente estuvo consumiendo batallas de freestyle durante diez años consecutivos, y en mucha cantidad, en mucho volumen; surgieron analistas, surgieron jurados, surgieron casters, se armó toda una movida ahí. Creo que la gente ya estaba esperando algo más en cuanto a lo que es una batalla, estaba esperando el siguiente paso. Y en Estados Unidos fue así, cuando el freestyle empezó a bajar un poco lo que quedaron fueron las batallas escritas porque tienen una vuelta más de rosca. Entonces la gente que ya consumió freestyle, que ya sabe lo que es un doble sentido, que ya sabe lo que es un flow, ahora se encuentra con cosas parecidas pero con una complejidad mucho más grande que hoy la pueden digerir.


- ¿Qué significa que artistas de todo el ambiente, también de la música como Duki, Acru o Trueno, vayan a ver la Liga Bazooka?
- Para mí que mis colegas me estén apoyando es hermoso. Le doy más valor todavía no por lo grandes que son como figuras si no por por tomarse el tiempo, por hacerse el hueco, porque ellos están todo el tiempo girando, moviéndose, y que un día justo no tengan una fecha un fin de semana y dicen “che vamos vamos a ver la Bazooka”. Vienen también porque les gusta ver lo que está pasando, no es que dicen “vamos a hacerle la segunda al Dto”. Vienen a disfrutar del show. Lo ves a Acru concentrado escuchando, y lo mismo con el Duko, con el Trueno y con todos los freestylers que vienen y que están ahí arriba, que vienen a pasarla bien, productores, DJ, gente de la música.


- ¿Cómo estás viendo a la nueva camada de freestylers, ya sea en FMS o en otras competencias?
- Para mí FMS va a tener que replantearse en algún momento el buscar la forma de que la diversidad de estilos sume. Vos ponés un evento de freestyle, no sé, te digo la Red Bull de España de 2005, o la Red Bull de España de 2008, y de los 16 decime si alguno se parece al otro, si alguno tiene el delivery parecido al otro, si alguno tiene el flow parecido al otro, si alguno baja la línea parecido al otro. Son todos distintos, con los acentos de sus ciudades y encima hay cuatro o cinco con unos estilazos que no lo podés creer.

Y hoy eso no suma en una puntuación de FMS, entonces los pibes están seteados para sumar puntos, no para tener estilo propio. Más allá de que cada uno tiene su impronta está un poco seteado; el freestyle antes era un espectáculo y ahora es un deporte. FMS puede dar un salto de calidad en cuanto al espectáculo cuando dentro de una planilla, el tener estilo, el tener un flow distinto, el tener algo diferente cuente y no te ponga al mismo nivel de un chabón que solo viene a sumar puntos.


- ¿Cómo toma Urban Roosters (que organiza FMS) tus observaciones?
- Cuando hablo con la gente de FMS o de Urban Roosters en una reunión les tiro siempre la mejor y les bajo la misma data. No me pongo de hater, estuvo re bueno lo que hicieron y todo lo que profesionalizaron, el laburo que le dieron a tanta cantidad de gente; eso se respeta un montón y al principio funcionaba todo muy bien. Pero en algún momento hay que hacer análisis y darse cuenta de dónde venimos, en qué nos transformamos. Lo que fue beneficioso, bien, y lo que no, corregirlo.

También te puede interesar