Internacional

17-04-2023 18:14 - Tercer día consecutivo de combates

Suman más de 180 los muertos civiles por la guerra entre dos generales en Sudán

La puja de poder entre el jefe de Gobierno y el líder de los paramilitares provocó que Jartum, su capital, se encuentre sin agua y electricidad. Además, los habitantes están atrincherados en sus casas y temen por la falta de suministros en los supermercados y hospitales.

Telam SE
17-04-2023 | 18:14
Foto AFP
Foto: AFP

Explosiones y ráfagas de ametralladora retumbaban este lunes en la capital de Sudán en el tercer día seguido de combates entre el Ejército y un grupo paramilitar y en medio de febriles gestiones diplomáticas para tratar de contener la violencia.

Al menos 185 personas murieron y más de 1.800 resultaron heridas desde el comienzo de los enfrentamientos, el sábado pasado, dijo hoy el jefe de la misión de la ONU en Sudán, Volker Perthes, a periodistas en Jartum, la capital del país.

Los dos bandos rivales luchan en zonas urbanas densamente pobladas con tanques, artillería y otras armas pesadas. Aviones de guerra sobrevolaban hoy Jartum, y los proyectiles antiaéreos iluminaban el cielo al caer la noche.

El sindicato médico de Sudán dijo que al menos 97 civiles han muerto por el fuego cruzado entre los dos bandos rivales, que luchan zonas urbanas densamente pobladas con ametralladoras pesadas, tanques, artillería y ataques aéreos.

Combates en Sudán dejan más de 180 muertos y la ONU suspende sus operaciones

VER VIDEO




Se estima que la cifra de civiles muertos es mucho mayor, porque hay muchos cuerpos en las calles alrededor del centro de Jartum, la capital, a los que nadie puede llegar debido a los enfrentamientos, dijo Sindicato de Médicos de Sudán.

No ha habido información oficial sobre el número de combatientes muertos en los combates, que enfrentan a las fuerzas de dos generales y también se libran en muchas otras ciudades y zonas del gran país árabe del noreste de África.

Se estima que la cifra de civiles muertos es mucho mayor, porque había muchos cuerpos en las calles alrededor del centro de Jartum, la capital, a los que nadie puede llegar debido a los enfrentamientos, dijo Sindicato de Médicos de Sudán.

No ha habido información oficial sobre el número de combatientes muertos en los combates, que enfrentan a las fuerzas de dos generales y también se libran en muchas otras ciudades y zonas del gran país árabe del noreste de África.

Debido a la situación, la ONU suspendió sus operaciones en Sudán, dijo hoy el vocero del secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, en medio de febriles gestiones diplomáticas para poner fin a la violencia.



La ONU "no va a pedir a su personal que vaya a trabajar cuando, claramente, la seguridad no está garantizada", dijo el portavoz, Stéphane Dujarric, tras una reunión a puertas cerradas del Consejo de Seguridad de la ONU para discutir la crisis.

Al término del encuentro, los tres miembros africanos del consejo -Ghana, Gabón y Mozambique-, emitieron una declaración común en la que pidieron un "alto el fuego inmediato".

Más temprano, Guterres dijo que una escalada mayor podría ser "devastadora para el país y la región".

En Jartum, envuelta en un fuerte olor a pólvora y privada parcialmente de agua y electricidad, los habitantes estaban este lunes resguardados en sus casas, informó la agencia de noticias AFP.

En el centro de la ciudad, un espeso humo negro se elevaba por sobre el principal cuartel militar, que es foco de intensos combates.

Cerca de allí, al menos 88 estudiantes y miembros del personal han quedado atrapados en la biblioteca de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Jartum desde el inicio de los enfrentamientos, dijo uno de los estudiantes en un video subido a Internet.

Un estudiante murió al quedar atrapado en enfrentamientos afuera de la universidad y otro resultó herido, dijo el estudiante del video, que agregó que el grupo no tiene comida ni agua y mostró una habitación llena de gente durmiendo en el suelo.

Los pocos supermercados abiertos advirtieron que sólo podrán seguir funcionando unos días más, debido a la falta de suministros, y los hospitales que reciben a los heridos se están quedando sin insumos.

Foto AFP
Foto: AFP

Incluso en un país con una larga historia de conflictos civiles, las escenas de lucha en la capital y la ciudad contigua, Omdurman, al otro lado del río Nilo, no tienen precedentes.

La agitación se produce pocos días antes de que los sudaneses celebraran Eid al-Fitr, la festividad que marca el final del Ramadán, el mes islámico de ayuno.


El motivo del conflicto

Los enfrentamientos son parte de una lucha de poder entre el general Abdel Fatah al Burhan, comandante de las Fuerzas Armadas, y el general Mohamed Hamdan Daglo, jefe de las Fuerzas de Apoyo Rápido (FAR), un grupo paramilitar.

Los dos generales son antiguos aliados que orquestaron conjuntamente un golpe militar en octubre de 2021 que descarriló la transición de Sudán a la democracia.

La violencia ahora amenaza con sumir el país en un conflicto civil más amplio justo cuando los sudaneses intentaban revivir el impulso por un gobierno civil democrático después de décadas de dictadura militar.

Ambos generales han dicho que no negociarán una tregua e ignorado llamados a desmovilizar sus fuerzas, incluso de los países que los apoyan.

Al Burhan y Daglo, apoyados cada uno por decenas de miles de soldados, se exigen mutuamente la rendición.



Daglo, cuyas fuerzas surgieron de las notorias milicias Janjaweed en la región occidental sudanesa de Darfur, se presentó este lunes a sí mismo en Twitter como un defensor de la democracia y calificó a Burhan de agresor e “islamista radical”.

Los combates han sido particularmente feroces alrededor de las principales bases de cada bando, ubicadas en medio de áreas civiles y en edificios gubernamentales estratégicos.

El Ejército afirmó este lunes haber tomado control del principal edificio de televisión en Omdurman, repeliendo un intento de las FAR de apoderarse de él.

La televisión estatal de Sudán reanudó este lunes sus transmisiones.

El Ejército obtuvo un logro importante el pasado domingo cuando las RSF dijeron que abandonaron su principal cuartel y base, en Omdurman, luego de que fuera bombardeado desde el aire por el Ejército.

El pasado domingo, el Programa Mundial de Alimentos (PAM) de la ONU suspendió sus operaciones en Sudán después de que tres de sus empleados murieran por los combates en Darfur. Este lunes, el Comité Internacional de Rescate dijo que también detendrá su trabajo, con la excepción de un campo de refugiados en el sureste sudanés.

Diplomáticos de todo el mundo instaron a las partes a dejar de pelear, incluido el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, y el secretario general de la ONU, António Guterres.

Foto AFP
Foto: AFP

La Liga Árabe, la Unión Africana (UA), Reino Unido exigieron un "cese inmediato" de la violencia.

“La gente en Sudán quiere que los militares regresen a los cuarteles”, dijo este lunes Blinken en una reunión del G7 en Japón.

"Quieren democracia. Quieren un gobierno dirigido por civiles, Sudán necesita volver a ese camino”, agregó.

Guterres dijo este lunes que una escalada mayor podría ser "devastadora para el país y la región".


Qué dicen los médicos

Médicos y organizaciones humanitarias dijeron que algunos barrios de Jartum no tienen agua ni electricidad desde el sábado.

Médicos informaron de cortes de electricidad en los quirófanos y, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), "varios de los nueve hospitales de Jartum que reciben civiles heridos ya no tienen reservas de sangre, equipos de transfusión y otros materiales vitales".

Los pacientes, algunos de ellos niños, y sus familiares "no tienen comida ni agua", afirmó una red de médicos.

El Ejército y las FAR también luchaban este lunes en la mayoría de los principales centros urbanos del país, incluyendo en Darfur y partes del norte y el este, junto a las fronteras con Egipto y Etiopía.

Este lunes estallaron batallas alrededor de una base aérea estratégica en Merowe, unos 350 kilómetros al noroeste de la capital, y ambos bandos afirmaron que controlaban la instalación.

Reino Unido y EEUU piden un alto a violencia y un retorno a negociaciones en Sudán

El Reino Unido y los Estados Unidos expresaron este lunes en una declaración conjunta su preocupación por la situación en Sudán y pidieron un alto inmediato de la violencia y un retorno a las negociaciones.

En un comunicado, ambos países llamaron a las fuerzas a garantizar la protección de los civiles y los no combatientes, incluyendo a personas de terceros países e instaron a la transición a un gobierno civil.

El secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken, dijo que él y el ministro de Relaciones Exteriores del Reino Unido, James Cleverly, estuvieron manteniendo consultas sobre la situación en Sudán.

"También hemos estado en estrecho contacto con socios en el mundo árabe, en África, en organizaciones internacionales. Compartimos una profunda preocupación por los combates y la violencia que se están produciendo en Sudán, por la amenaza que suponen para la población civil, para la nación sudanesa y, potencialmente, incluso para la región", dijo Blinken en el comunicado.

Dijo que la población en Sudán quiere que los militares regresen a los cuarteles. "Quieren democracia. Quieren un gobierno liderado por civiles. Sudán necesita volver a ese camino. Por nuestra parte, también hemos estado en estrecho contacto, por supuesto, con nuestra propia embajada, para asegurarnos de que nuestro personal está bien", afirmó.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores británico agregó que coincidió con Blinken sobre la necesidad de un cese inmediato de la violencia, un regreso a las conversaciones que parecen encaminarse en la dirección de un gobierno civil.

"Obviamente, desde el punto de vista del gobierno del Reino Unido, nuestra primera prioridad es la protección de los ciudadanos británicos. Anteriormente habíamos cambiado los consejos de viaje y desaconsejado viajar a Sudán. Me aseguré de que los funcionarios británicos en la embajada en Jartum estén seguros y contabilizados, y continuaremos brindando todo el apoyo que podamos a los ciudadanos británicos en Sudán”, concluyó el ministro británico.

El Secretario general de ONU advirtió sobre impacto "devastador" de los combates en Sudán

El secretario general de la ONU, António Guterres, volvió a pedir este lunes el cese de los combates en Sudán y dijo que una escalada del conflicto podría ser "devastadora para el país y la región".

En un comunicado, Guterres dijo que la "situación humanitaria era ya precaria y ahora es catastrófica" e instó al cese de las hostilidades en Sudán, donde ya murieron 97 civiles en tres días de combates entre el Ejército nacional y un poderoso grupo paramilitar.

El Consejo de Seguridad de ONU, el máximo órgano de Naciones Unidas, realizará este lunes una reunión a puerta cerrada para analizar la situación en el país árabe africano.

El conflicto en Sudán enfrenta al jefe del Ejército y líder de facto del país, el general Abdel Fatah al-Burhan, con el general rebelde Mohamed Hamdan Daglo, comandante del grupo paramilitar Fuerzas de Apoyo Rápido (FAR).

Ambos encabezaron un golpe de Estado que puso fin a la transición democrática sudanesa en octubre de 2021, cuando expulsaron a los civiles que, de forma interina y con una enorme fragilidad democrática, llegaron al poder tras el derrocamiento en 2019 del dictador Omar al Bashir, que gobernó el país 30 años.

Sin embargo, las diferencias llevaron a una pugna que degeneró en una sangrienta lucha armada y demoró planes para un retorno a la democracia.

"La ONU está con el pueblo sudanés (...) con total apoyo a sus esfuerzos para restaurar la transición democrática y construir un futuro en paz y seguro", dijo Guterres en su comunicado, informó la agencia de noticias AFP.

El diplomático mantuvo el fin de semana contactos con los dos generales sudaneses enfrentados y organizaciones regionales como la Unión Africana y la Liga Árabe, así como con mandatarios de la región para evaluar cómo desescalar la violencia en Sudán.

Al menos 97 civiles han muerto y "decenas" de combatientes han fallecido por los combates en Sudán entre las fuerzas de Al-Burhan y Daglo, según el sindicato de médicos, que contabilizó 942 civiles heridos.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) suspendió ayer sus actividades en Sudán luego de que tres de sus empleados sudaneses murieran un día antes por los combates en la región occidental de Darfur.

Es la segunda vez que Guterres pide el fin de los combates en Sudán desde su inicio.

"Condeno fuertemente los enfrentamientos e insto a los líderes de las Fuerzas Armadas sudanesas y a las FAR al cese inmediato de las hostilidades, que se restaure la calma y el inicio de un diálogo para resolver la crisis", dijo Guterres el sábado en un tuit.

Guterres instó también a que se garantice la seguridad del personal de la ONU y de los trabajadores humanitarios en Sudán.

Newsletter

También te puede interesar