Sociedad

22-03-2023 18:16 - Egresó de la UBA

"Fue una felicidad para mí", aseguró el argentino Luis Caffarelli que ganó el "Nobel" de matemáticas

Luis Caffarelli, profesor de la Universidad de Texas, se convirtió en el primer académico sudamericano en recibir este galardón, que se entrega desde el 2003 y es considerado el "Nobel" de esta ciencia exacta, por un tema que es investigado desde la época de Newton.

Telam SE
22-03-2023 | 18:16
Luis Caffarelli profesor de la Universidad de Texas y ganador del premio
Luis Caffarelli, profesor de la Universidad de Texas y ganador del premio.


Estudiar cómo cambia un trozo de hielo cuando se derrite o entender cómo las superficies avanzan son algunos de los fenómenos que apasionan al matemático argentino Luis Caffarelli, quien este miércoles ganó el prestigioso premio Abel, considerado el Nobel de las matemáticas, y que, en una entrevista con Télam, aseguró que "Argentina tiene muy buena ciencia".

Egresado de la Universidad de Buenos Aires y profesor de la Universidad de Texas, en Estados Unidos, Caffarelli, de 74 años y confeso hincha fanático del club Boca Juniors, fue distinguido hoy por sus "contribuciones fundamentales a la teoría de la regularidad de las ecuaciones diferenciales parciales no lineales", según anunció la Academia Noruega de Ciencias y Letras que otorga el premio dotado de 676.500 euros.

"Estoy muy contento. Fue una felicidad para mí. Es algo que me dice que he trabajado muy bien y también que estuve y estoy rodeado de un grupo de gente muy especial", dijo a Télam Caffarelli, en una entrevista por Zoom desde su oficina en la ciudad de Austin, Estados Unidos.

Las ecuaciones diferenciales son herramientas utilizadas por los científicos para predecir el comportamiento del mundo físico y aparecen como leyes para describir fenómenos tan diferentes como el fluir del agua o el crecimiento de las poblaciones.

Para definir su campo de estudio, Caffarelli señaló: "En principio son matemáticas, pero es una matemática que se usa para colaborar en cuestiones más de física, ya sean fluidos, fuerzas. Estudiamos las propiedades internas, vemos cómo son las superficies, cómo avanzan, cómo son absorbidas por otras".

A través de elementos tan abstractos como ecuaciones y funciones matemáticas, Caffarelli logra entender cómo se producen los fenómenos que nos rodean. Por ejemplo, busca dar respuestas al problema del hielo que se derrite en el agua.

¿Qué se ubica en la fase intermedia entre el agua y el hielo? "Puede ser otro mundo", aseguró Caffarelli sonriendo detrás de unos anteojos de marco negro.

"Está el fluido y el fluido congelado. El avance de uno sobre otro depende de si hay temperatura positiva. Entonces, la parte que es acuosa se va presentando sobre la parte que es sólida. El movimiento es muy interesante y puede ser muy distinto. La parte acuosa puede tener un montón de entradas finitas", detalló el científico maravillado por las interacciones tan complejas que pueden presentarse.

Y esa pasión se puede notar en cada cosa que lo rodea. Durante la videollamada con Télam, resaltaba en la pantalla un cuadro colgado detrás de él. Lo pintó una de sus estudiantes, quien intentó representar con una figura amarilla la superficie terrestre en medio de un océano azul. "Esa es otra interacción entre fluidos", acotó el científico.

Consultado sobre qué es lo que más le gusta de su trabajo, dijo que "es mirar la particularidad de la estructura de distintas configuraciones".

Los teoremas descriptos por Caffarelli permiten abrir una nueva puerta en el estudio de la ciencia, desde campos tan variados como la medicina o el conocimiento del universo.

Su biografía

Caffarelli aseguró que "la vida" lo llevó a estudiar estos temas y recordó cómo dio sus primeros pasos: "Estudié matemática, física y todo eso en la escuela común. Empecé como todos los chicos y aprendí las cosas básicas, sumar, multiplicar".

"Después ya fui al Colegio Nacional Buenos Aires y empecé con cosas más profundas. y de ahí fui a la Universidad de Buenos Aires", relató el científico.

De sus días en la universidad, Caffarelli recordó que "ahí estaba luchando con lo que estaba haciendo. Me ponía orgulloso cuando me salía algo, de cada paso que daba".

En ese entonces, jamás pensó que hoy recibiría el premio internacional más importante de las matemáticas, pero aseguró a Télam que "quizás, todos, de alguna manera, pensamos 'uy, en algún momento haré cosas extraordinarias' ".

El científico, que reside en Estados Unidos, vuelve seguido de visita a la Argentina y contó que le gusta pasear por La Boca y por Caminito: "Yo crecí en La Boca y la quiero mucho. Por otro lado, me gusta mucho Mar del Plata".

Además, se reúne con colegas argentinos para intercambiar ideas porque no se "puede desprender de la ciencia" ni cuando está de vacaciones.

"Argentina tiene muy buena ciencia y cuando voy allá no puedo dejar de juntarme con mis colaboradores y ver qué están haciendo ellos", aseguró.

Confeso hincha del Club Atlético Boca Juniors, Caffarelli, con más de 40 años de contribuciones innovadoras al campo de las matemáticas continúa apasionando por descubrir soluciones para algunas de las ecuaciones clave que siguen sin resolverse.

El premio

  Caffarelli ganó este miércoles el prestigioso premio Abel, considerado el Nobel de las matemáticas, por su trabajo con las "ecuaciones diferenciales parciales", que permiten describir fenómenos tan diferentes como el problema del hielo que se derrite en el agua o el crecimiento de las poblaciones.

Se trata del primer sudamericano en recibir este prestigioso premio noruego, que comenzó a entregarse en el año 2003, y su dotación es de 7,5 millones de coronas noruegas (676.500 euros).

Profesor de la Universidad de Texas, en Estados Unidos, Caffarelli, de 74 años, fue distinguido por su "contribuciones fundamentales a la teoría de la regularidad de las ecuaciones diferenciales parciales no lineales", anunció este miércoles la Academia Noruega de Ciencias y Letras.

"Es un honor recibir esta distinción, que pone de relieve toda una vida de trabajo", dijo el argentino egresado de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y aseguró estar "sorprendido" y "contento", en declaraciones a la agencia de noticias noruega NTB.

"Pocos otros matemáticos vivos han contribuido tanto a nuestra comprensión de las ecuaciones diferenciales parciales como Caffarelli"


La investigación por la que ganó el premio

Las ecuaciones diferenciales son herramientas utilizadas por los científicos para predecir el comportamiento del mundo físico y aparecen como leyes de la naturaleza para describir fenómenos tan diferentes como el fluir del agua o el crecimiento de las poblaciones, precisó la Academia Noruega a través de un comunicado.

Estas ecuaciones han sido objeto constante de intenso estudio desde la época de Isaac Newton. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos por parte de numerosos matemáticos durante siglos, las soluciones de algunas de las ecuaciones clave siguen sin resolverse.

El trabajo del matemático se refiere en gran parte a asuntos de frontera libre, como el problema del hielo que se derrite en el agua, donde la frontera libre es la fase intermedia entre el agua y el hielo, que es parte de lo desconocido y que está por determinarse.

Caffarelli aportó soluciones esclarecedoras a estos problemas con aplicaciones a las interfases sólido-líquido, a los flujos de chorro y de cavitación, a los flujos de gases y líquidos en materiales porosos, así como a las matemáticas financieras, según se indicó.

"Pocos otros matemáticos vivos han contribuido tanto a nuestra comprensión de las ecuaciones diferenciales parciales como Caffarelli", agregaron en el texto.

Las ecuaciones diferenciales desempeñan un papel de primer orden en numerosas disciplinas, entre las que se incluyen la física, la economía y la biología.



La academia del país nórdico destacó en particular las contribuciones del laureado durante más de 40 años a la teoría de la regularidad, que refiere a la regularidad de las soluciones, algo esencial en los cálculos numéricos, ya que la ausencia de regularidad "mide la salvajez con que la naturaleza puede comportarse", se explicó.

"Al combinar su brillante conocimiento geométrico con ingeniosas herramientas analíticas y métodos, ha tenido y continúa teniendo un impacto muy importante en el campo", afirmó Helge Holden, presidente del comité Abel.


El infinito talento argentino


El presidente Alberto Fernández felicitó al matemático y dijo que es "ejemplo del infinito talento argentino".

"Felicito enormemente al matemático Luis A. Caffarelli por este #AbelPrize, otro ejemplo del infinito talento argentino. Nuestra educación pública nos enorgullece", publicó esta mañana el jefe de Estado en su cuenta de Twitter.

El posteo es acompañado por una fotografía de Caffarelli, de 74, años y el anuncio de The Abel Prize, que le otorga el premio edición 2023 al argentino.



Se sumó el ministro de Ciencia y Tecnología, Daniel Filmus, que consideró al matemático un "talento argentino reconocido a nivel mundial".

"Con enorme alegría felicitamos al matemático Luis A. Caffarelli que se convirtió en el primer latinoamericano en recibir el Premio #AbelPrize, por su trabajo en ecuaciones diferenciales parciales", dijo el ministro, y resaltó: "Talento argentino reconocido a nivel mundial".



En tanto, la Universidad de Texas felicitó en un comunicado a su profesor por haber recibido "el honor más alto en matemáticas".

"Al combinar su brillante conocimiento geométrico con ingeniosas herramientas analíticas y métodos, ha tenido y continúa teniendo un impacto muy importante en el campo"

"Luis Caffarelli ha introducido nuevas e ingeniosas técnicas que muestran una brillante perspicacia geométrica", dijo en un comunicado el presidente de esta universidad, Jay Hartzell.

"Cambiar el mundo empieza por entender el mundo y Luis ha ayudado a hacer avanzar la comprensión de la humanidad de algunos de los problemas más formidables en matemáticas", agregó.

Caffarelli sucede al estadounidense Dennis Parnell Sullivan, quien había ganado el premio Abel el año pasado por sus trabajos en materia de topología y teoría del caos.


La historia del premio que ganó el argentino

Bautizado en homenaje al matemático noruego Niels Henrik Abel (1802-1829), el premio está financiado por el Gobierno del país escandinavo. Caffarelli recibirá la distinción en Oslo el 23 de mayo durante el acto de entrega.

Matemático sumamente prolífico, Cafarelli realizó más de 130 colaboraciones y asesoró a más de 30 estudiantes de doctorado durante medio siglo.

Además, obtuvo numerosos galardones, como el Premio Leroy Steele a la trayectoria otorgado por la Sociedad Matemática Americana, el Premio Wolf y el Premio Shaw.

Egresado de la Universidad de Buenos Aires

Luis Caffarelli es el primer sudamericano en recibir este prestigioso premio noruego, que comenzó a entregarse en el año 2003, y su dotación es de 7,5 millones de coronas noruegas (676.500 euros).

Cursó el secundario en el Colegio Nacional de Buenos Aires, se doctoró en la Universidad de Buenos Aires en 1972 y emigró con una beca a Estados Unidos, pasando una década en el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton.

Asimismo, es miembro del comité científico asesor del Instituto de Ciencias Matemáticas (Icmat) y es profesor de la Universidad de Texas, en Estados Unidos.

La comunidad matemática, "de fiesta" por el premio Abel que se entregará al argentino Caffarelli

La comunidad matemática y científica felicitó este martes al argentino Luis Caffarelli, el primer sudamericano en recibir el premio Abel, considerado como el Nobel de las matemáticas, por su trabajo con las "ecuaciones diferenciales parciales", y exclamaron que la disciplina "está de fiesta".

"Es un reconocimiento totalmente equivalente al Premio Nobel de otras disciplinas. No entra en un tuit todo lo que tenemos para decir. La matemática argentina está de fiesta! Felicitaciones Luis!", compartió en sus redes el profesor asociado del Departamento de Matemática y secretario de Posgrado Adjunto en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Pablo Groisman.

Caffarelli fue distinguido por sus "contribuciones fundamentales a la teoría de la regularidad de las ecuaciones diferenciales parciales no lineales", anunció hoy la Academia Noruega de Ciencias y Letras.

El matemático cursó el secundario en el Colegio Nacional de Buenos Aires (CNBA), se doctoró en la UBA en 1972 y emigró con una beca a Estados Unidos.

Allí pasó una década en el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton y actualmente es profesor de la Universidad de Texas, además de miembro del comité científico asesor del Instituto de Ciencias Matemáticas (Icmat).

El exrector del CNBA y profesor de Matemática y Astronomía y de Matemática y Computación, Gustavo Zorzoli, tuiteó esta mañana: "Felicitaciones a Luis Caffarelli, egresado del Colegio Nacional de Buenos Aires, quien obtuvo el premio Abel, considerado el Nobel de las Matemáticas".

La Unión de Matemática Argentina también felicitó al matemático: "El orgullo que sentimos no puede ser más grande. Luis Caffarelli ha sido galardonado en el Premio Abel 2023. ¡Felicitaciones Luis!".

La noticia, además, se difundió en medios internacionales como The New York Times, La Vanguardia, El País y The Guardian, que tituló: "El Messi de las matemáticas: el argentino Luis Caffarelli gana el premio Abel".

"Primero el fútbol y ahora las matemáticas. Tres meses después de que Lionel Messi triunfara en la Copa del Mundo, un argentino ha ganado el máximo trofeo internacional en matemáticas", detalló la nota firmada por el periodista Alex Bellos.

"Sus trabajos han influido a toda una generación de matemáticos", sostuvo José María Martell Berrocal, investigador científico del Instituto de Ciencias Matemáticas (ICMAT) y vicepresidente de Investigación Científica y Técnica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España.

Y agregó, en una nota al Science Media Centre España: "Caffarelli tiene resultados de primer nivel y muy revolucionarios. Es reconocido mundialmente por su extraordinaria calidad. Su trabajo es una combinación entre las ideas brillantes de un genio y una profunda intuición".

Desde la Universidad Internacional Menéndez Pelayo también lo destacaron: "Junto a Ernest Lluch y otro matemático, Antonio Córdoba, idearon la Escuela de Verano de Matemáticas en el Palacio de la Magdalena, recientemente recuperada. ¡Enhorabuena!".

"Si hubiera habido premios Nobel en matemáticas, la Argentina habría tenido dos candidatos muy sólidos", señaló el reconocido matemático argentino y periodista Adrián Paenza en el editorial titulado "Un Nobel esquivo" en 2020.

Luego de nombrar a Alberto Pedro Calderón como "posiblemente el matemático argentino más importante de la historia", Paenza destacó la figura de Caffarelli, "uno de los científicos que estuvo en la reunión que se hizo en el consulado argentino en New York convocados por la, en ese momento, candidata a Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner".

"Caffarelli es el matemático líder en el mundo en problemas de 'Ecuaciones Diferenciales en Derivadas Parciales con Frontera Libre'", destacó.

Newsletter

También te puede interesar