Opinión

19-01-2023 12:30 - Himno mundialista

Messi: ¿Cómo van a convencerme de que la magia no existe?

Diálogos entre las figuras del capitán de la Selección y Wos ¿Por qué la canción “Arrancármelo” formó parte de un suceso histórico e imborrable como el Mundial Qatar 2022?

Por Irene Polimeni Sosa
Por Irene Polimeni Sosa
19-01-2023 | 12:30

El domingo 8 de enero Lionel Messi subió a Instagram una serie de fotos junto otros miembros del plantel de la Selección nacional volviendo en un avión a la Argentina con la Copa del Mundo y puso de pie de foto “¿Cómo van a convencerme de que la magia no existe?”.


El gesto es el último eslabón de un diálogo entre la figura del hace más de 10 años capitán del seleccionado nacional y Wos, el rapero de 24 años que pasó de ser una estrella del ámbito del freestyle a uno de los exponentes de la música popular argentina contemporánea en un lapso de seis años.  

La frase es del tema de Wos “Arrancármelo”, uno de los varios himnos mundialistas que la Argentina se regaló a sí misma durante el 2022. “Arrancármelo” va a pasar a la historia como parte del soundtrack oficial del año en el que salimos campeones, junto a “Muchachos” y “Para la Selección”.

El tema se publicó en abril del 2022, y fue el primer material pospandémico del rapero, después de su “Oscuro éxtasis”, un álbum marcado por el encierro, la angustia y el temor. Ese mismo mes, convocando al espíritu mundialista que invadiría a todo el mundo más tarde, dos usuarios de YouTube subieron videos en homenaje a Messi con la canción de fondo.

Lionel Messi - ARRANCARMELO (WOS)

VER VIDEO




La puesta en palabras de lo doloroso que puede ser amar algo y la celebración de la resistencia hacen de la canción un maridaje perfecto para las imágenes de los 15 años que Messi se calzó la celeste y blanca para representar a Argentina y la gloria le esquivó el abrazo. Los videos tienen todo para emocionar hasta las lágrimas. Al verlos, es fácil imaginar a Lionel sintiendo rabia ante las cuatro finales perdidas que en el 2016 lo hicieron considerar que su historia con la selección había terminado. Es fácil imaginarlo debatiéndose qué hacer con ese amor por la camiseta, si arrancárselo o quedárselo. Es fácil soñar con que en algún momento su voz interna le dijo: "prefiero lo tortuoso del ritual que lo decoroso de estar siempre igual".

En tiempos en los que la Argentina lidia con el saldo de un gobierno neoliberal y el impacto de una pandemia, con un escenario político signado por la capitalización de las herramientas democráticas en detrimento de las propias instituciones de la democracia, el sentimiento popular por el triunfo de ídolo más grande que produjo el país en las últimas dos décadas tiene un peso invaluable. El relato épico de la vida de Messi tiene mucho que ofrecer para quienes piensan a diario, con preocupación, en las oscilaciones que caracterizan la historia política de la Argentina.

El equipo de prensa de quien alguna vez fue la jóven promesa del Barcelona eligió musicalizar un emotivo video que repasa su carrera y el ídolo lo publicó una vez obtenido el título.

“Muchas veces el fracaso es parte del camino y del aprendizaje y sin las decepciones es imposible que lleguen los éxitos”, escribió Messi en el pie de foto de ese posteo de Instagram.

La canción de Wos habla de Messi sin hablar de Messi, habla del fútbol sin hablar del fútbol y habla de Argentina sin hablar de Argentina. Habla de pisos resbalosos y largas caminatas al borde del vacío, de la confianza en que unos cuantos minutos de fe valen más que años de desangrado.


Nuevos trapos

La frase que el 10 de la celeste y blanca eligió para compartir con sus casi 400 millones de seguidores más tarde, a 10 días de que se cumpliera un mes de la final frente a Francia, es tal vez su punto cúlmine: ese momento en el que la canción se vuelve un monumento íntimo para el oyente, el fragmento que sintetiza lo que el tema viene a poner sobre la mesa, el que se grita en los estadios y queda inmortalizado en las banderas.

Telam SE

Wos cerró el 2022 con una fecha en el Estadio Uno de La Plata el 17 de diciembre, un día antes de que Gonzalo Montiel hiciera lo que mejor sabe hacer y nos consagrara campeones del mundo. Alguien llevó entonces al flamante nuevo espacio de Estudiantes una bandera de Argentina con la frase pintada de manera rústica y desequilibrada con aerosol: ¿cómo van a convencerme de que la magia no existe?.

El trapo era de un ingenio envidiable, perfecto, exacto sólo en aquella ocasión, aquel día, en aquel momento en el que todxs pensaban lo mismo frente a ella, en el que el argentino promedio tenía la esperanza a flor de piel y la complicidad a mano. Días en los que cualquier concentración de personas significaba sin excepción una repentina excusa para cantar, celebrar y arengar en manada. 

Esa bandera fue la perfecta comunión de los elementos que conmovían las entrañas del público asistente a la nueva misa nacional del rock. La magia eran Messi y la Scaloneta, pero también Maradona y el privilegio para el mito de la República Argentina, era Wos, y también lo que él llamó "magia" en su canción: el amor, la posibilidad de creer en algo y resistir, gracias a ello, al dolor.

Eso que Valentín Oliva (el nombre detrás del rapero) cocinó dentro de “Arrancármelo” tocó una fibra poderosa el año que la Argentina toda eligió creer en que la historia se podía transformar en mito y la ilusión parió la magia.


Luz Delito: festejar lo argentino

En el mencionado recital de La Plata, Wos dio tiempo y espacio para que la gente expresara su irrefrenable deseo de gritar que se había vuelto a ilusionar. Dio tiempo, espacio y puso su voz al servicio del canto popular. Para ese entonces ya todo el mundo sabía que en los estadios de Qatar, cada vez que Argentina metía un gol, sonaba el tema “Luz Delito” mientras la tribuna explotaba. Al día siguiente, se definiría si el relato mundialista se coronaba con la epicidad merecida, o la historia se repetía y había que pasar cuatro años de recuperación de la fe.

La historia de Qatar 2022 ya había integrado a la figura del jóven rapero. Tal vez la inclinación del capitán por Wos (que ya había manifestado en el 2020, cuando subió una historia a Instagram escuchando su tema del 2019, “Canguro”), fuese el por qué de esa elección musical. Pero también podría pensarse que la coincidencia etárea del artista con la mayoría del plantel argentino tuvo algo que ver. Cinco de los 26 jugadores que viajaron a Qatar tienen la misma edad que Wos, cuatro son todavía más chicos y otros seis entran en la mayoría sub30 del grupo.

Enzo Fernández, Thiago Almada, Julián Álvarez, Alexis Mac Allister, Lisandro Martínez, Cristian Romero, Nahuel Molina, Juan Marcos Foyth, Exequiel Palacios, Gonzalo Montiel, Ángel Correa,  Leandro Paredes, Guido Rodríguez, Rodrigo De Paul y Paulo Dybala nacieron en la misma década que Wos. Es posible que vieran el origen de su carrera en el Quinto Escalón y sus primeros pasos en la producción de música, de la misma forma que vieron nacer y consolidarse el mito de Lionel Messi mientras soñaban con ser futbolistas.

Aunque hubiese sido Messi quien decidiera usar “Luz Delito” para festejar los tantos argentinos, la canción no deja de ser la alquimia perfecta entre rock y hip-hop, marca registrada de las nuevas camadas de la música popular argentina. Los Redonditos pasados por beatbox, en un tema que habla de la falta de recursos de Dios para llegar a los barrios que más lo necesitan: una mezcla de viejas y nuevas fórmulas para la denuncia contracultural, una síntesis de elementos que hablan de “lo argentino” hoy.


Desarticular la competencia, todos juntos

Por otro lado, tanto Wos como los jugadores sub30 de la Selección crecieron viendo a Messi ser el mejor del mundo.E so no es un factor menor ni dentro, ni fuera de la cancha.

Los más jóvenes de la Selección vieron a quien más tarde sería su capitán jugar todos sus mundiales anteriores, como hinchas de la celeste y blanca. La carta que Enzo Fernández le escribió en el 2015 y el video en el que un Julián Álvarez de 11 años responde sin dudarlo un instante que su sueño es jugar un Mundial y su ídolo es Messi, son las pruebas de este hecho que están más expuestas.

Esta condición excepcional (excepcional porque, aunque todos los jóvenes futbolistas sueñen con jugar un Mundial, no todos pueden soñar con hacerlo junto al mejor jugador del mundo: para eso hace falta ser contemporáneo y compatriota de un Messi) tuvo mucho que ver con el suceso imborrable que fue Qatar 2022. Gracias a esta admiración, el factor de la competencia se vio, en apariencia, anulado en el entramado que se tejió dentro de esta selección.

Lo que en otras camadas albicelestes pudo producir inestabilidad dentro y fuera del campo de juego se disipó por completo en la dinámica del grupo que dirigió Lionel Scaloni. ¿O acaso trascendió algún gesto de competencia, de resentimiento con Messi, por parte de los gladiadores que lo acompañaron de la Copa América 2019 al Mundial 2022? Por el contrario, todos se mostraron siempre dispuestos no sólo a acompañar, sino también a defender a su capitán. Expresaron admiración y agradecimiento una y otra vez. La Scaloneta construyó una identidad en la coexistencia del representante del país y el hincha del equipo en la expresión de cada jugador.

En el contenido que compartían en sus redes sociales y los diálogos con la prensa, los deportistas dejaron en claro que no estaban en el torneo para demostrar grandes virtudes personales, sino para cumplir el sueño de todos los argentinos… y, en especial, de uno de ellos. Estaban ahí para ayudar a Messi a conseguir aquello por lo que lo habían visto luchar durante años. Esto es lo que hay detrás del lema que la Scaloneta adoptó durante el campeonato mundial: “Todos juntos”.




Cuando Wos dejó de competir en batallas de freestyle y empezó a hacer recitales, incluyó en sus shows un momento en el que invitaba a otros raperos a improvisar con él. Ese gesto se convirtió en una tradición que continúa. Algún colega se sube y se turnan para improvisar con el anfitrión del recital. En vez de competir, muestran sus habilidades y nunca faltan halagos del uno al otro.

Wos y Acru improvisando en el Lollapalooza 2020. Ambos mencionan a Messi.

VER VIDEO




La actitud de ir contra la corriente de la competencia y fortalecer los lazos internos es homóloga en los dos casos. En el Mundial eso se tradujo en la forma en la que cada jugador apareció cuando tenía que aparecer y se lució de ese modo: ocupando el lugar que le tocaba, haciendo su parte en ese “todos juntos”.

“Qué partido jugaste” le dijo Titi a Nicolás Tagliafico después de que defendiera el arco argentino a capa y espada en el 3 a 0 con Croacia. “Qué partido jugamos” fue la respuesta del 3 albiceleste.

En el ambiente del hip-hop local, lo que apareció fue una voluntad de señalar que la legitimación del género y su movimiento era el producto del trabajo sostenido de mucha gente. La retórica de los jóvenes exponentes del rap y el trap nacional no pierden oportunidad de celebrar la internacionalización de la escena local como un logro colectivo.

Klan, Wos y Acru improvisando en el Estadio Diego Armando Maradona en octubre del 2022.

VER VIDEO




Se puede afirmar que “Arrancármelo” formó parte un suceso imborrable, el que vehiculizó la manifestación popular más grande de la historia del país y del fútbol. También es seguro decir que el recorrido de Messi con la Selección clausuró un largo y tormentoso ciclo de la manera más merecidamente gloriosa y mítica.

El tiempo dirá qué valor neto tiene la canción de Wos para la historia de la sensibilidad popular. Por el momento, la autora puede hipotetizar que parte de ese tejido entre el tema y el mito tiene que ver con una serie de construcciones que viajan en los aires de época.

La autora cree que, de alguna forma, los pueblos generan las canciones que necesitan escuchar. En este caso, el ídolo levantó la canción que el pueblo imprimió sobre su historia y -he ahí alimento para el mito- expuso la sintonía que había entre el sentimiento popular y los que estaban empujando la historia dentro de las canchas. Al mismo tiempo, eso que el pueblo quería decir y escuchar, se compuso en el marco de una obra, la de Wos, que hace tiempo vehiculiza disputas generacionales en el terreno de lo sensible.


¿Por qué Arrancármelo quedó vinculada a un suceso tan potente como el Mundial?

Porque en el 2022, el pueblo argentino necesitó escuchar que iba a volver a intentar que las cosas volvieran a su lugar, que la fe en la resistencia iba a evitarle morir desangrado. También necesitó vincular eso a la carrera de Lionel Messi y transformar Qatar en una gran metáfora de la inacabable batalla por cumplir los sueños y hacer felices a los propios. El pueblo lo necesitó, lo fue a buscar, lo hizo bandera y creyó en eso hasta que el mito se hizo carne y se impuso la celebración. Después tocó que el ídolo levantara el trapo, como diciendo: en esta, todos juntos.


  • Las opiniones expresadas son responsabilidad exclusiva del autor/autora y no representan necesariamente la posición de la agencia.
  • También te puede interesar