Opinión

18-01-2023 18:56 - Dictaduras, nunca más

Las Fuerzas Armadas en la democracia argentina

La importancia de contar con FFAA nacionales, populares y democráticas, a poco de cumplirse casi medio siglo del golpe militar que dio inicio a la última dictadura genocida de la Argentina.

Por Jorge Luis Bernetti
Por Jorge Luis Bernetti
18-01-2023 | 18:56
Foto Camila Godoy
Foto: Camila Godoy
Cuarenta y siete años, casi medio siglo, se cumplirán el próximo 24 de marzo de la toma del gobierno por las FFAA en el golpe dictatorial del proceso de reorganización nacional.

Constituye un lapso enorme para una Nación cuyo inicio revolucionario es de poco más de dos siglos y su declaración de independencia es de menos años todavía. Se espera que el recordatorio de su trayectoria represiva, de su política económica estrechamente vinculada al capitalismo financiero, de su reaccionarismo social sea nuevamente condenado como también implícitamente justificado por las fuerzas hegemónicas de las capas dominantes del país.

Casi cuarenta años de gobiernos electos sin proscripciones, de gobiernos civiles responsabilizados de la cosa pública, de 32 años sin que estallara un golpe militar, sin que hubiera manifestaciones graves de indisciplina por causas políticas, en esos años luego de que la conducción militar operativa del general Martín Balza aplastara el último levantamiento carapintada durante la presidencia de Carlos Menem.

Foto Ramiro Gmez
Foto: Ramiro Gómez

Luego de aquél severo disciplinamiento y del inicio de un curso de modernización, llegó el gobierno de Néstor Kirchner, cuando bajo la gestión de Nilda Garré en Defensa se produjo un vigoroso proceso de reformas basado en el férreo control civil de las Fuerzas (iniciado con grandes dificultades en 1983 por Raúl Alfonsín), la profesionalización de las mismas, la operación conjunta de las mismas a partir de la tremenda experiencia de Malvinas, la aceleración de la inclusión de la mujer en las filas, la liquidación de la “justicia militar” superándola con su inclusión en el marco común a todos los ciudadanos, la drástica reforma de la Inteligencia militar, entre los cambios más significativos. Sobre todo ello, la reanudación de los juicios a los represores dictatoriales se fue desarrollando – y se sigue desarrollando – en un marco de normalidad, porque en la institución militar ello se considera como un necesario juicio del pasado que no puede comprometer a los hombres y mujeres de uniforme del presente.

Se habla poco de las Fuerzas Armadas en la sociedad argentina, incluso en la sociedad política. Un sociólogo argentino afirmó que “desde 1930 a 1982 la Argentina había sido una sociedad militarista y desde 1982 en adelante se convirtió en otra anti militarista”. Quizás el juicio sea algo exagerado, pero define el clima nacional. ¿Qué hacen, que deben hacer los militares? Con el problema de “la seguridad” siempre presente, cada tanto, se propone desde una derecha tosca que “la mano de obra militar” sea ocupada en tareas de aquella perspectiva, aunque la memoria colectiva tiende a rechazar esa proposición, dadas las notorias diferencias entre “la seguridad” y “la defensa nacional”.

Foto Cris Sille
Foto: Cris Sille

Esta separación, conviene recordarlo única en América Latina, preserva las características que debe poseer una policía a diferencia de un ejército. Las FFAA se preparan para defender, como dice la ley respectiva y su reglamentación, para defender al país de un ataque de una fuerza estatal extranjera; la estrategia nacional argentina es defensiva, cooperativa en la región latinoamericana, que ha sido considerada una “región de paz” con toda la relatividad que ello implica en un mundo de violentos conflictos. No tiene la Argentina “hipótesis de guerra” como en el pasado. Empero, ha fijado sus escenarios prioritarios.

En la actual conducción del Ministerio de Defensa por Jorge Taiana es Malvinas, el Atlántico Sur y la Antártida el teatro central de la acción que es taxativamente preventiva porque está constitucionalmente acotada por el ejercicio del derecho internacional. Claro está que las condiciones planteadas por el ocupante malvinero, con la base de la OTAN y el fortalecimiento exponencial del archipiélago ocupado, obligan a una vigilia operativa. El Comando Marítimo Conjunto (CMC) coordina el cuidado de la milla 201, límite de la frontera marítima de la República en protección de los recursos principalmente pesqueros del Mar Argentino.

Foto Ministerio de Defensa
Foto: Ministerio de Defensa

Las Fuerzas Armadas están además continuada y eficazmente presentes en las operaciones de paz (Cascos Azules) de la ONU. Además de esta presencia en el Sur – y en el mundo-  están las acciones auxiliares que cumplen en el apoyo a la sofocación de incendios de bosques, el auxilio a las poblaciones inundadas o la participación en campañas de salud, como lo fue el exitoso operativo “Manuel Belgrano” para enfrentar el Covid.

Las Fuerzas Armadas nacionales, populares y democráticas, conviene recordarlo, se construyen -por civiles y uniformados- todos los días.

También te puede interesar