Deportes

28-12-2022 08:00 - Fútbol Argentino

Boca, Racing, Patronato y Córdoba, los dueños del fútbol argentino en 2022

Boca Juniors porque ganó los dos campeonatos de la Liga Profesional; Racing Club con el "salvador" Trofeo de Campeones; Patronato por la obtención de la Copa Argentina en forma simultánea con su descenso, y los equipos cordobeses Talleres llegando a cuartos de final de Libertadores y los dos ascensos a primera de Belgrano e Instituto, se adueñaron con su protagonismo.

Por Christian Frigerio
Por Christian Frigerio
28-12-2022 | 08:00
Boca y Racing disputando el Trofeo de Campeones Foto Ramiro Gmez
Boca y Racing disputando el Trofeo de Campeones / Foto: Ramiro Gómez

Boca Juniors porque ganó los dos campeonatos de la Liga Profesional (LPF); Racing Club con el "salvador" Trofeo de Campeones; Patronato por la obtención de la Copa Argentina en forma simultánea con su descenso, y los equipos cordobeses que fueron desde un Talleres llegando a cuartos de final de Libertadores hasta los dos ascensos a primera de Belgrano e Instituto, se adueñaron con su protagonismo del escenario mayor del fútbol nacional a lo largo de 2022.

Y en el cierre del año, el alejamiento de Marcelo Gallardo después de más de ocho años de conducción exitosa como director técnico de River Plate, terminaron de formatear una temporada en la que el nivel del fútbol local fue de regular para bajo, algo que al salir allende las fronteras argentinas, quedó de manifiesto por las pobres performances de los representantes autóctonos en las Copas Libertadores y Sudamericanas.

"Ha sido una historia hermosísima"

VER VIDEO



Sin peso en las copas

En la Libertadores, el que más lejos llegó, bien que a los "ponchazos", fue Vélez Sarsfield, que accedió a semifinales tras avanzar por una "llave argentina" que incluyó justamente a Talleres, y en esa instancia fue vapuleado por el futuro campeón, Flamengo, de Brasil (en el primer cotejo en Liniers los cariocas sellaron la serie al imponerse por 4 a 0).

Pero si en la Libertadores los seis representantes argentinos (Boca, River, Estudiantes, Colón, Talleres y Vélez) por lo menos lograron superar la fase de grupos (clasificaban dos por zona a octavos), no ocurrió lo mismo con la Sudamericana, donde solamente Lanús y Unión lograron superar esa instancia.

Sin embargo, a favor de Racing, Independiente, Banfield y Defensa y Justicia, que quedaron en el camino de arranque nomás, puede servir, en algunos casos, no todos, como tibio atenuante, que los que pasaban de fase eran solamente los primeros de cada grupo.

Pero los dos que lo hicieron, se quedaron inmediatamente en octavos, ya que Unión y Lanús fueron eliminados respectivamente en esa instancia por Nacional, de Montevideo y el futuro campeón, Independiente del Valle, de Ecuador.

Y en ese mencionado como "tibio atenuante" no entra Racing, que tenía la clasificación en el bolsillo a octavos con solo empatar como local ante el eliminado River, de Montevideo, y terminó perdiendo.

Después iba a seguir sufriendo frustraciones la "Academia" hasta la definición del segundo certamen del año de la LPF en que en un mano a mano con Boca terminó, malogrando la chance de alcanzar el título en Avellaneda malogrando un penal que lo hubiera consagrado tras una polémica en plena cancha entre algunos jugadores que aspiraban a ejecutarlo y otros que no quisieron hacerlo. Esto último terminó "condenando" al goleador Enzo Copetti ante sus propios hinchas.

Flamengo elimin a Vlez de la Copa Libertadores para luego consagrarse campen Foto AFP
Flamengo eliminó a Vélez de la Copa Libertadores, para luego consagrarse campeón / Foto: AFP.


La revancha de La Academia

El premio que desde Avellaneda fue considerado como "reivindicatorio" y desde otros lugares futboleros como "consuelo", llegó con la definición por el Trofeo de Campeones ante Boca Juniors, en San Luis, al cabo de un partido "caliente" que no terminó en el tiempo regular, ya que cuando Racing ganaba 2 a 1 el conjunto "xeneize" se quedó con seis jugadores por sufrir cinco expulsiones y reglamentariamente no pudo seguir jugando.

Claro que esto no empañó el buen año de Boca en cuanto a logros en el ámbito local (también se consagró en el campeonato femenino), luego de cosechar con técnicos del riñón del club como Sebastián Battaglia primero y Hugo Ibarra después, la Copa de la Liga Profesional y el campeonato de la LPF, respectivamente.

Lo que en cambio le magulló un poco esa impecable carrocería que lució en el ámbito doméstico al equipo de la Ribera fue la eliminación en Copa Argentina a manos del humilde Patronato del ya renunciado entrenador Facundo Sava.

Racing ganador del Trofeo de Campeones Foto Ramiro Gmez
Racing, ganador del Trofeo de Campeones / Foto: Ramiro Gómez


Las dos caras de la moneda de Patronato

Lo del equipo de Paraná fue muy meritorio, ya que no solamente dejó por el camino a Boca sino que también lo hizo con River, que así terminó la última temporada con Gallardo (reemplazado por Martín Demichelis) sin festejar ningún título. Los entrerrianos se adjudicaron la Copa Argentina al vencer en la final a Talleres, pero mientras que en esa instancia pudieron celebrar, la otra cara de la moneda la veían en la LPF, ya que descendieron a la Primera Nacional, aunque no por el último campeonato en el que terminaron décimos, sino por las magras cosechas de puntos acarreadas en las dos temporada anteriores. Por contrapartida, van a jugar su primera Copa Libertadores en 2023.

Y justamente Talleres, que perdió esa final pero exhibió otra vez su protagonismo en el año, abre la puerta al resumen del gran año del fútbol cordobés, que además de los mencionados ascensos de Belgrano e Instituto, los únicos dos que por otra parte otorgaba la Primera Nacional, sumó la llegada a esta última categoría del Racing de Nueva Italia, campeón del Federal A que atrapó esa solitaria plaza que entregó un torneo que contó con 34 participantes.

Patronato Campen de la Copa Argentina pero descendido a la Primera Nacional Foto Ramiro Gmez
Patronato: Campeón de la Copa Argentina, pero descendido a la Primera Nacional / Foto: Ramiro Gómez


Lo que viene

Lo que viene en lo inmediato para el fútbol argentino, más allá de los certámenes locales, que seguirán el año que viene igual que hasta ahora, aunque con orden invertido (irá el campeonato de la LPF primero y la Copa de la Liga después), serán en el primer semestre del año nuevamente las Copas Libertadores y Sudamericana.

COPA LIBERTADORES
Para la Libertadores se clasificaron Boca Juniors, Racing Club, Patronato, River Plate y Argentinos Juniors directamente a fase de grupos y Huracán al repechaje.

COPA SUDAMERICANA
Y los seis que competirán en la Sudamericana serán Gimnasia y Esgrima La Plata, Defensa y Justicia, Tigre, Newell's Old Boys (volvió al club como técnico Gabriel Heinze), Estudiantes de La Plata y San Lorenzo.

El futuro del fútbol argentino, ahora más que otras veces, está más atado a su presente que a su pasado. Pero su capacidad de resiliencia siempre abre puertas a la esperanza.

Boca se consagró bicampeón

Boca Juniors fue el bicampeón de la temporada, con algunos inconvenientes internos, la salida del DT Sebastian Battaglia a mitad de año y su reemplazo por Hugo Ibarra, pero justificó sus títulos por su mística ganadora y el resurgimiento de los "pibes" de las divisiones inferiores.

Entre el ganador de la Copa de la Liga y el que obtuvo luego la Liga Profesional, más allá del cambio de entrenador, solo los diferencio la llegada de varios valores de las divisiones menores que Hugo Ibarra había tenido como técnico campeón de la Reserva y también un mayor sentido de pertenencia del plantel con el cuerpo técnico, en mayor medida con los integrantes de la secretaría de fútbol.

El Boca de ambos semestres tuvo la misma carencia de una línea de juego determinada, la mayoría de las victorias fueron por el peso de las individualidades y el "carácter" de los futbolistas en los partidos claves, pero con eso le alcanzó para llevarse los dos mayores trofeos del fútbol argentino.

En el orden interno la mayor diferencia entre un proceso y otro fue en el día a día, Sebastian Battaglia, que como jugador es el más ganador en la historia del club, no tenía diálogo fluido con Juan Riquelme el "ídolo" que es vicepresidente y encargado del fútbol del club, pero la cosa cambió con la llegada de Ibarra.

" Yo hago lo que puedo con los jugadores que me trajeron" dijo el exvolante de la época de oro de Carlos Bianchi minutos después que Boca quedara eliminado por penales ante Corinthians luego de igualar 0 a 0 en la fría noche del 6 de julio.

Encima salió al descubierto una reunión previa que hubo entre los referentes y los integrantes del consejo por un tema de premios donde los futbolistas estuvieron a punto de no concentrar antes del partido con el "Timao".

"Román" no tuvo términos medios e hizo un "dos por uno" y despidió a Battaglia y Caros Izquierdoz, el capitán hasta ese momento que no fue más tenido en cuenta por el "Negro" Ibarra y luego siguió su carrera en el Sporting de Gijón, de la segunda división de España.

Con la profunda cicatriz de la herida de una nueva Copa Libertadores perdida y el conflicto interno con los referentes, el nuevo cuerpo técnico empezó a reconstruir la relación entre el plantel y la dirigencia de fútbol que estaba quebrada.

Después de algunas derrotas duras ante San Lorenzo, Argentinos y Patronato se empezaron a acomodar las relaciones y la victoria ante River por 1 a 0 con el gol del "Pipa" Benedetto fue la bisagra para la búsqueda de una nueva estrella.

Y cuando se empezaron a caer las figuras por lesiones, caso Sebastián Villa, Benedetto o el capitán Marcos Rojo, empezaron a salir los chicos del predio: Exequiel Zeballos hasta que se lesionó y quedó afuera de la temporada, el goleador Luca Langoni, Gonzalo Morales, Agustín Sández Cristian Medina y Gabriel Aranda fueron algunos de los que aportaron "sangre nueva" mezclada con la vieja mística de los más grandes, y sobre todo por la figura descomunal del arquero Agustín Rossi, el jugador de más alto rendimiento durante todo el año.

Llegó un nuevo logro en la última fecha con el empate de local ante Independiente 2 a 2 y la "ayuda" de River que le ganó a Racing por 2 a 1.

Boca en los números fue el mejor del año, sin embargo la Libertadores sigue siendo una vieja deuda, pese a que con triunfos y títulos ocultó bajo la alfombra las rencillas internas y se prepara para un 2023 en el que habrá elecciones en el club, lo que achica el margen de error para la gestión de Jorge Ameal y Riquelme.


Gallardo le puso fin a su ciclo en River

El 2022 quedará marcado en la historia de River Plate por ser el año en que Marcelo Gallardo le puso fin a su ciclo eterno de entrenador del club donde se convirtió en el más ganador de la historia con 14 títulos y una final ganada a Boca en la Libertadores de 2018.

Gallardo anunció su alejamiento de River el 13 de octubre al mediodía, aunque ya le había comunicado la decisión al presidente Jorge Brito y al manager Enzo Francescoli la noche anterior luego de ganarle a Platense por 2 a 1 y conseguir una plaza a la Libertadores de 2023.

De todos modos, su despedida fue ante Rosario Central el domingo 16 de octubre en el estadio Monumental Más cuando perdió por 2-1 y quedó fuera de la pelea del título que le hubiera permitido la racha de lograr al menos una vuelta olímpica por año.

Gallardo, el DT más exitoso de la historia de River, dejó el club tras una temporada sin coronaciones ya que sus últimas medallas fueron en 2021 con tres copas locales, una cuenta pendiente hasta ese momento.

El "Muñeco" además de ser el entrenador con más títulos en el club con siete a nivel local y siete a nivel internacional, es el único que obtuvo la Libertadores como director técnico y jugador, y el primero en ganarle una final mano a mano a Boca.

Además, si se cuentan los títulos como jugador, Gallardo alcanzó al histórico Ángel Labruna con 22 vueltas olímpicas, debido a que durante su etapa como futbolista había sumado ocho trofeos.

Por otra parte, Gallardo se lleva otro logró histórico, ya que eliminó a Boca en cinco definiciones mano a mano consecutivas, que se iniciaron en la Sudamericana 2014, para seguir en la Libertadores 2015, la final de la Supercopa 2018, la final de la Libertadores 2018 y la semifinal de 2019 en el mismo torneo.

El primer título de la era Gallardo fue la Copa Sudamericana 2014 ante Nacional de Medellín, con el cual cortó 17 años de sequía en el plano internacional.

Al año siguiente, sumó tres títulos al ganar la Recopa Sudamericana ante San Lorenzo; la Suruga Bank ante el Gamba Osaka; y la histórica Copa Libertadores 2015 que le permitió jugar el Mundial de Clubes ante el Barcelona de Lionel Messi, cuando perdió 3-0 en Japón.

En 2016 y 2017 fueron de transición aunque obtuvo dos títulos locales, las dos ediciones consecutivas de la Copa Argentina y la final de la Recopa Sudamericana del 2016 ante Independiente Santa Fe de Bogotá.

El 2018 fue el mejor año de la era Gallardo, por los triunfos ante Boca en las dos finales que se jugaron: en Mendoza con un 2-0 por la Supercopa; y la histórica final en Madrid con el 3-1 luego del empate en La Bombonera por 2-2.

En 2019 volvió a ganar la Recopa Sudamericana ante Paranaense de Brasil; y luego de perder la final de la Copa Libertadores ante Flamengo en Lima en los últimos minutos, ganó la final de la Copa Argentina por tercera vez.

En 2021, el "Muñeco" Gallardo pudo saldar la cuenta del campeonato local al coronarse campeón a fin de año, para sumar después otras dos vueltas ya que también ganó una Supercopa ante Racing; y el trofeo de campeones ante Colón de Santa Fe.

Gallardo, quien asumió como DT de River en junio de 2014, fue campeón al menos una vez en todas las temporadas, excepto la de la pandemia 2020, y la de este año, en donde sólo pudo lograr el objetivo de clasificar a la Libertadores de 2023.


También te puede interesar