Política

27-12-2022 00:09 - Agenda en DDHH

Un año signado por el 45° aniversario de Madres y Abuelas, la muerte de Hebe y los juicios de lesa humanidad

Los veredictos que se produjeron en varias causas referidas a los crímenes del terrorismo de Estado y los aniversarios de los organismos que enfrentaron a la última dictadura cívico militar marcaron la lucha por los Derechos Humanos en el 2022.

Por Leonardo Castillo
Por Leonardo Castillo
27-12-2022 | 00:09
Foto Alberto Haliasz
Foto: Alberto Haliasz.

Aniversarios referidos a la creación del movimiento de los organismos que enfrentaron a la última dictadura cívico militar, la muerte de la titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, y la restitución del nieto 131 por parte de Abuelas signaron la agenda de los derechos humanos en 2022, junto con la continuidad de los juicios de lesa humanidad y los veredictos que se produjeron en varias causas referidas a los crímenes del terrorismo de Estado.

Madres y Abuelas de Plaza de Mayo conmemoraron en 2022 sus 45 años de existencia y de la larga lucha que libraron en pos de conocer el destino de los desaparecidos y recuperar la identidad de los niños y niñas que nacieron en cautiverio durante la última dictadura. Dos propósitos que dieron sustento a la tarea histórica que desarrollaron los organismos de derechos humanos y que en la actualidad se ven plasmados en las políticas de Estado de Memoria, Verdad y Justicia.

El sábado 30 de abril de 1977, en el momento más álgido de la represión ilegal, un grupo de 14 madres de desaparecidos esperaban a ser recibidas en la vicaría castrense y una de ellas tuvo propuso hacer algo diferente para darle visibilidad al reclamo.

"Individualmente, no vamos a conseguir nada. ¿Por qué no vamos a Plaza de Mayo? Cuando (el entonces dictador Jorge Rafael) Videla vea que somos muchas nos va a recibir", propuso Azucena Villaflor, una de las fundadoras de Madres.

Se reunieron así por primera vez en la Plaza de Mayo y fueron conminadas a "circular" por las fuerzas policiales en función de las prerrogativas del Estado de Sitio que imperaba en el país.

Las Madres obedecieron y comenzaron a dar vueltas a la Pirámide de Mayo, dando origen a las tradicionales rondas.

Volvieron a la Plaza al viernes siguiente y una semana después lo hicieron el jueves, a las 15.30, al entender que era una hora de mucha actividad y tránsito por el centro porteño. 

Desde entonces, los jueves, las Madres dan vueltas a la Pirámide en una actividad que aún continúa y es acompañada por al menos dos generaciones subsiguientes, quienes mantienen viva, junto a ellas, la lucha contra el olvido.

Foto Roman Von Eckstein
Foto: Roman Von Eckstein.

En octubre de ese año, con motivo de la peregrinación a Luján, las Madres decidieron caminar junto a la feligresía y taparon sus cabezas con pañuelos blancos, los cuales llevaban bordados los nombres de sus hijos e hijas. Así surgió un símbolo que las distingue y es emblema de su lucha.

En 1986, surgieron diferencias que dieron lugar a la conformación de dos grupos: la Asociación Madres de Plaza de Mayo y Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, dos agrupaciones que pese a sus discrepancias nunca resignaron la lucha y mantuvieron visible el legado de sus hijos. 


La fundación de Abuelas de Plaza de Mayo

El 22 de octubre de 1977, un grupo de Madres que buscaban también a sus nietos que se encontraban desaparecidos   participaron junto a otras Madres de la entrega de una carta al entonces secretario de Estados de los Estados Unidos Cyrus Vance, de visita en Buenos Aires.

Estuvieron presentes en esa actividad las primeras doce fundadoras de Abuelas: Mirta Acuña de Baraválle, Beatriz Aicardi de Neuhaus, María Eugenia Casinelli de García Irureta Goyena, Eva Márquez de Castillo Barrios, Chicha Mariani, Delia Giovanola de Califano, Clara Jurado, Leontina Puebla de Pérez, Raquel Radio de Marizcurrena, Vilma Delinda Sesarego de Gutiérrez, Haydeé Vallino de Lemos y Alicia Licha Zubasnabar de De la Cuadra.

Eran un subgrupo de Madres de Plaza de Mayo que en sus inicios se denominaron como Abuelas Argentinas con Nietitos desaparecidos.

"Abuelas es un lugar de alegría donde todos los días se celebra la vida"Estela de Carlotto

Se reunían en confiterías y en parques y eran en su mayoría amas de casa que no tenían experiencia de haber participado en actividades políticas.

Así y todo comenzaron a recorrer juzgados, orfanatos y hacer investigaciones, mientras los magistrados le cerraban las puertas de sus despachos y los políticos optaban no recibirlas.       

Al final de 1978, se sumó a Abuelas, Estela de Carlotto, actual titular de una entidad que dio impulso a la creación del Banco Nacional de Datos Genéticos, una herramienta que posibilitó año la recuperación de cientos de nietos nacidos en cautiverio o con sus identidades fraguadas durante la última dictadura.

"Abuelas es un lugar de alegría donde todos los días se celebra la vida", le dijo este año Carlotto a Télam con motivo de los 45 años del organismo.

Estela de Carlotto actual titular de una entidad que dio impulso a la creacin del Banco Nacional de Datos Genticos Foto Archivo Tlam
Estela de Carlotto, actual titular de una entidad que dio impulso a la creación del Banco Nacional de Datos Genéticos / Foto: Archivo Télam.


El nieto 131

El pasado 22 de diciembre, Abuelas anunció la restitución del nieto 131, quien es hijo de Lucía Nadin y Aldo Quevedo, ambos eran mendocinos, militaban en el PRT-ERP y eran estudiantes de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Cuyo.

Hacía tres años que la entidad no lograba identificar a una persona nacida en cautiverio durante la última dictadura cívico militar, desde que en junio de 2019, gracias a la información aportada por el Banco Nacional de Datos Genéticos se pudo recuperar a Javier Matías Darroux Mijalchuk, hijo de Elena Mijalchuk y Juan Manuel Darroux, ambos desaparecidos en diciembre de 1977
El nieto restituido 131 nació entre marzo y abril de 1978 -tiene 44 años- y que, al igual que sus padres, se recibió en la Universidad de Filosofía y Letras de la Universidad de Cuyo.

Lucía estaba embarazada de tres meses cuando fue secuestrada en 1977 y desde Abuelas indicaron que el parto pudo haberse producido en el centro clandestino de detención ilegal que funcionó en La Esma. según se desprende de las indagaciones hechas por Abuelas. .

Abuelas de Plaza de Mayo informó la restitución del nieto 131

VER VIDEO



"Es una muy buena noticia que nos despide del año dándonos esperanza de encontrar a los que faltan todavía", valoró Carlotto al difundir información sobre la restitución del nieto 131 en una conferencia de prensa.

"La familia no sabía que Lucía estaba embarazada y la denuncia formal del caso la realizó el Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos de Mendoza (MEDH). A partir de "una investigación documental" que realizó la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (CoNaDI) se logró "confirmar el embarazo de Lucía" recién en 2004.

"En abril de 2019 se presentó la denuncia ante la Justicia. El 14 de septiembre (de este año) el Juzgado Federal 4 logró localizarlo y lo invitó a realizarse los estudios genéticos", a lo cual accedió la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo.

Es una muy buena noticia que nos despide del ao dndonos esperanza de encontrar a los que faltan todava valor Carlotto Foto Ral Ferrari
"Es una muy buena noticia que nos despide del año dándonos esperanza de encontrar a los que faltan todavía", valoró Carlotto / Foto: Raúl Ferrari.


La partida de Hebe

El 20 de noviembre de este año, Hebe de Bonafini, la histórica referente y presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, murió en el Hospital Italiano de La Plata. Tenía 93 años.

Su partida produjo un hondo pesar en todo el arco del movimiento de derechos humanos y su figura fue reconocida por dirigentes políticos, sociales y gremiales de las más variadas expresiones.

Las cenizas de Hebe fueron depositadas al pie de la Pirámide Mayo, donde también descansan los restos de Azucena Villaflor, una de las fundadoras de Madres que fue secuestrada y desaparecida en diciembre de 1977.

Otras dos fundadoras Esther Ballestrino y María Ponce fueron también desaparecidas hace 45 años junto al grupo de los 12 de la Iglesia de la Santa Cruz, que fueron torturados en la ESMA para luego ser arrojados al mar en los denominados vuelos de la muerte.

Hebe de Bonafini falleci el 20 de noviembre de este ao Foto Florencia Downes
Hebe de Bonafini falleció el 20 de noviembre de este año / Foto: Florencia Downes.

Un crimen que también padecieron las monjas francesas Alice Domon y Leonie Duquet, entre otros militantes y familiares, y que fue posible por la infiltración que hizo en ese colectivo el genocida Alfredo Astiz.

A pesar de las caídas de sus tres principales referentes, las Madres volvieron a la Plaza el jueves siguiente, y la vocación de Hebe resultó fundamental para apuntalar al grupo y mantener vivo el reclamo en esos oscuros días.

"La revolución se hace todos los días y la política no es un camino para buscar trabajo", señaló Hebe al cumplirse 45 años de Madres, una institución que en 1979 se constituyó en Asociación bajo su titularidad.

"La revolución se hace todos los días y la política no es un camino para buscar trabajo"Hebe de Bonafini


Actualidad judicial: la megacausa de Campo de Mayo y los "vuelos de la muerte"

En materia de actualidad judicial, lo más trascendente resultaron los veredictos en tres expedientes emblemáticos: la megacausa de Campo de Mayo, un juicio que fue sustanciado durante tres años en los tribunales federales de San Martín; "Vuelos de la Muerte" y "El Aguilar" Ingenio Ledesma, en Jujuy.

En el proceso oral de la megacausa de Campo de Mayo fueron condenados 19 exmiembros de las Fuerzas Armadas y de Seguridad: diez personas a prisión perpetua y otras nueve a penas de entre 4 y 22 años de cárcel, entre los acusados se encontraba el exgeneral Santiago Omar Riveros, jefe de la Zona de Defensa V de la última dictadura.

Dos días antes, también en los tribunales de San Martín, se conoció el veredicto de otra causa relacionada con la guarnición militar de Campo de Mayo: cuatro exmilitares recibieron condenas en el juicio de la causa de los "Vuelos de la Muerte" que partieron desde ese predio del Ejército.

En Jujuy, a principios de este mes y tras cuatro años de audiencias, 19 represores recibieron sentencias en un juicio de lesa humanidad en el que se unificaron 16 expedientes sobre crímenes cometidos en la Mina "El Aguilar" y el Ingenio Ledesma, durante la última dictadura militar. 

En 2022 cuatro exmilitares recibieron condenas en el juicio de la causa de los Vuelos de la Muerte Foto Gentileza Gustavo Molfino
En 2022, cuatro exmilitares recibieron condenas en el juicio de la causa de los "Vuelos de la Muerte" / Foto: Gentileza Gustavo Molfino.


Otras sentencias en juicios de lesa humanidad

Además de estos juicios emblemáticos, hubo otras 18 sentencias en procesos de lesa humanidad: en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en las causas Vesubio III, Chavanne-Grassi, Regimiento de Infantería 6 de Mercedes y Comisaría de Ramos Mejía, una en Concepción del Uruguay, una en Formosa, una en La Pampa, una en La Plata, una en Paraná, dos en Santa Fe (en las causas Brusa residual II y Martínez), una en San Rafael, dos en Salta, una en Rosario y otra en San Martín en debate de "La Pastoril".

En materia de actualidad, este año la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación inició tareas para dar cumplimiento de la sentencia que dictó la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) respecto a la situación de las comunidades indígenas de la Asociación Lhaka Honhat que habitan en la localidad de Santa Victoria Este, provincia de Salta.

Foto Florencia Downes
Foto: Florencia Downes.

También te puede interesar