Cultura

26-12-2022 16:52 - cambio en los consumos culturales

Los NFT se afirman en la escena local e impulsan el vínculo entre arte y tecnología "tokenizada"

Desembarcaron con fuerza este 2022 en Argentina, ante el surgimiento de iniciativas que rescatan el trabajo de artistas como Marta Minujín, Gyula Kosice y Eduardo Mac Entyre. Análisis de un fenómeno que reconfigura el ecosistema del arte.

Por Marina Seplveda
Por Marina Sepúlveda
26-12-2022 | 16:52
En lo concreto los NFT son parte de una nueva forma de creacin produccin y circulacin de bienes culturales
En lo concreto, los NFT son parte de una nueva forma de creación, producción y circulación de bienes culturales.

Consolidada el año pasado como una herramienta que reformula de modo drástico los consumos culturales en el mundo, los NFT desembarcaron con fuerza este 2022 en Argentina ante el surgimiento de iniciativas que rescatan el trabajo de artistas como Marta Minujín, Gyula Kosice y Eduardo Mac Entyre. O con la promoción para su uso en ferias como Vibrant en el Museo Castagnino de Rosario, un fenómeno que reconfigura el ecosistema del arte y que merece atención, no tanto por lo novedoso, sino por los desafíos que conlleva.


Qué son los NFT y los factores de su impulso

Se viene hablando bastante de los NFT o token non fungible (no intercambiables), un activo digital único certificado por un contrato inteligente que se valida en una" blockchain" o bloque de datos. En lo concreto, los NFT son parte de una nueva forma de creación, producción y circulación de bienes culturales tal como pudo observarse en varios eventos de este año en el país, y se ubicó en agenda internacional a partir de la histórica subasta del collage digital "Todos los días: los primeros 5.000 días" de Beeple que se vendió en US$ 69,3 millones durante 2021. Previamente, fue el boom de los CryptoPunks lanzado en 2017 por Larva Labs y compuesto por 10.000 personajes únicos y coleccionables.

Así como las crisis suelen ofrecer oportunidades, la pandemia impulsó otros abordajes, creatividades y sustentabilidades posibles -aún en desarrollo y escrutinio para el mundo del arte y sus protagonistas- que prometen seguir creciendo. 

Parte de ese nuevo imaginario en construcción se vincula a la industria del entretenimiento y el espectáculo con los nuevos espacios que combinan y abren perspectivas para públicos más cercanos a las lógicas del gaming, por ejemplo, como la adquisición de ropa y los sistemas de intercambio de objetos virtuales, lo que genera un dinamismo diferente al tradicional del coleccionista de obras de arte y nuevos jugadores.

Por lo pronto, fue importante la "evangelización" en torno a los NFT y las obras de arte en Argentina, y a su vez, el panorama puede leerse en lo que escribió en Forbes el productor estadounidense Josh Wilson sobre el impacto en su país -entre inflación, recesión y la caída de las criptodivisas en un 97% desde principios de año, según Bloomberg- al señalar que "la industria del entretenimiento es un área de crecimiento seguro para esta tecnología, ya que sigue integrándose con marcas de medios de comunicación, festivales de cine y contenidos". Una esperanza que parece reflejarse en nuestro país, salvando distancias geográficas, posiciones dominantes y acceso a las tecnologías.

Parte de ese nuevo imaginario en construccin se vincula a la industria del entretenimiento y el espectculo con los nuevos espacios que combinan y abren perspectivas para pblicos ms cercanos a las lgicas del gaming
Parte de ese nuevo imaginario en construcción se vincula a la industria del entretenimiento y el espectáculo con los nuevos espacios que combinan y abren perspectivas para públicos más cercanos a las lógicas del gaming.


Eventos y propuestas

En junio de este año se llevó adelante la velada Vibrant en el Museo de Bellas Artes Juan B. Castagnino de Rosario organizada por artistas, productores y empresas locales acompañados por la Internet Computer de Dfinity Foundation de Suiza, que congregó a más de 4.000 personas en dos días de muestra y charlas sobre metaverso, aspectos económicos del arte digital y NFT. "Es importante que existan este tipo de eventos, que promuevan y apuesten por estas visiones emergentes en el mundo del arte", reconocieron los organizadores y subrayaron que "hoy el mundo del NFT es un poco más popular y atractivo", producto de gente que se "arriesga a favor del arte".

Otro ejemplo es el trabajo que viene desarrollando UxArt Lab, cofundado por Felipe Durán y Beto Resano, con el lanzamiento del primer museo virtual en el metaverso en la plataforma Decentraland con obras reconstruidas digitalmente en 3D de Julio Le Parc, Marta Minujín, Eduardo Mac Entyre, Miguel Ángel Vidal, Eduardo Rodríguez, Ary Brizzi y Rogelio Polesello y Gyula Kosice, entre artistas cinéticos, generativos y pop. En la última Bienal de Venecia se presentó "Gota de agua negra" (1968) de Kosice en modo holograma en movimiento proyectado, "una obra ya pensada para 3D", como destacaba Resano, que ocupó la exposición "The Times of the Chimeras" del novedoso Pabellón de Camerún y fue la primera en la historia de la Bienal.

Pero también el arte digital se corporiza en el mundo físico con la obra "Crypto and Money Talks" del empresario, artista y experto del mundo cripto, Alberto Echegaray Guevara. La obra se compone por dos esferas de cristal de Murano, llenas de un millón de dólares triturado y su equivalente en bitcoins, y un holograma NFT , "Crypto ball", que expresan "la transición de la economía global del mundo físico a un mundo virtual y un sistema financiero paralelo con nuevas reglas", como baño de realidad. Así como las obras geolocalizadas en distintos puntos de la ciudad, experiencias inmersivas y la apuesta a lo educativo junto al museo Kosice con la emblemática "Ciudad Hidroespacial" y la impronta ecológica de su creador que invita a pensar otra forma de habitar el mundo.

Entre las plataformas que ahora tienen protagonismo est Enigma Art
Entre las plataformas que ahora tienen protagonismo está Enigma Art.
Entre las plataformas que fueron lanzadas a finales de 2021 y ahora tienen protagonismo están Enigma y la BAG-Blockchain Art Gallery que planifica sumar otras unidades de negocio de experiencias NFT en música, shows y festivales para llevar al arte a nuevas dimensiones, así como también Aura dedicada a artistas visuales con contenido curado y piezas de Antonio Berni, el arte Madí de Carmelo Arden Quin, Luis Fernando Benedit y Ernesto Deira.

Por otro lado, el Labitconf realizó la segunda edición del Premio B·Arte que galardonó con Bitcoin y exposición virtual, y contó con actividades artísticas para "promover y estimular la creación en el marco de la revolución tecnológica que estamos viviendo" -según la ONG Bitcoin Argentina-, porque "la Web3, los NFTs y el arte digital están transformando la forma de poner en valor la producción artística, fortaleciendo la generación de una comunidad horizontal y colaborativa"; y lo que se decanta del cúmulo de afirmaciones es que los NFT aseguran la circulación de las obras.

La feria arteBA tuvo por primera vez obras en NFT con Franco Palioff presentado por Aura VTV, así como el ciclo Explorando el Abismo que reunió proyectos orientados a formatos digitales y NFT. Por su parte, la feria BADA estuvo presente en agosto en La Rural continuando su apuesta al arte digital y recursos surgidos de nuevas tecnologías que atraviesan su propuesta artística a partir del diagnóstico de que "el mercado de los NFT se está consolidando", indicaron.

Y ya en el plano de profundas reflexiones, el Centro Cultural Kirchner (CCK) se hizo eco en mayo con un coloquio, mientras que el Fondo Nacional de las Artes (FNA) abrió el debate en agosto. La agenda del CCK se concentró en "Arte mediático y blockchain NFT: un radar para navegar la actualidad", que versó sobre criptomonedas, NFT y blockchain y el arte en una escena reconfigurada que vende obras digitales a un clic de distancia, únicas, creaciones que hasta no hace tanto no tenían valor en el mercado e impulsan la escasez digital de archivos reproducibles al infinito pero inmutables -gracias a los contratos inteligentes-, lo que habilita un carácter especulativo, explicaba por entonces la académica italiana Cristina Voto. Algo que parece contradictorio al facilitarse la continuidad de un sistema de transacciones vigente aunque los "activos" varíen en estéticas y formatos y la democratización del arte quede en el candelero en un mercado sin fronteras.

Agosto sumó la puesta de la temática con una primera exploración por parte del convocante foro "Arte en código NFT: oportunidades y desafíos para el arte en el espacio digital", organizado por el Fondo Nacional de las Artes (FNA) junto a Meridiano - Cámara Argentina de Galerías de Arte Contemporáneo y la Asociación Amigos del Bellas Artes, una propuesta que se instaló ante "la incidencia de la tecnología en la propiedad y distribución de las obras de arte".


Producción, circulación y propiedad

El espacio de debate del nuevo paradigma de producción y circulación y propiedad de bienes culturales artísticos al que convocaron expertos en tecnología blockchain y NFT, artistas, galeristas, gestores, académicos y periodistas, además de representantes del FNA, dio cuenta del tema que "irrumpió en la escena de las artes visuales en forma precipitada y alcanzó plena vigencia", y que implica, en su surgimiento, ciertos "vacíos legales" de los criptoactivos y derechos de propiedad intelectual, según la evaluación compartida por la presidenta del FNA Diana Saiegh y el galerista Pablo de Sousa.

Entre las apreciaciones del especialista Rey Linares sobre la tecnología que viene desarrollándose desde hace unos cinco años "de forma bastante intensiva en el mundo" están las de portabilidad del arte con "llevar el arte con uno" y la facilidad de la billetera dado que "el arte encontró un canal por medio de los token para comercializarse", mientras que los contratos inteligentes entre privados benefician a autores y galeristas y la tecnología NFT se proyecta como uso masivo, según sus proyecciones.

Entre los artistas, el primer NFT de Marta Minujín, que prepara el festejo por sus 80 años e intervino su icónica foto "El pago de la deuda externa Argentina con maíz" (1985) de la acción realizada junto a Andy Warhol en Nueva York; Liniers subastó conejos; y Nicola Costantino ofreció su primer NFT, "Jardín en La Mayor", todos en la plataforma enigma.art, fundada por los hermanos Facundo y Manuel Migoya y otros. Hace poco, Rocío Abril Carissimo (bbywacha), segundo premio en pintura del último Salón Nacional de Artes Visuales, ofreció su "Venus Marrona" (a 0.2 ETH y un 15% de regalía) en la misma plataforma.

Marta Minujn quien prepara el festejo por sus 80 aos e intervino su icnica foto El pago de la deuda externa Argentina con maz
Marta Minujín, quien prepara el festejo por sus 80 años e intervino su icónica foto "El pago de la deuda externa Argentina con maíz".

Los NFT certifican a las obras de arte como objeto único o bien permiten establecer un número finito de versiones en base a un contrato inteligente convalidado por el sistema de blockchain que valida la trazabilidad del objeto consolidando el impulso tecnológico en estas pampas del criptoarte -en ese devenir desde la criptografía que remarca lo cripto-, pero sin desdeñar el arte analógico que se traduce a 0 y 1 para habitar metaversos y la web 3.0.

Las obras NFT, cuestionamientos y rechazos por su impacto ambiental

La creación de obras de arte NFT asociadas al ecosistema artístico impactan en la crisis y la contaminación del medio ambiente, una agenda acuciante y global, algo que se cuestiona y genera rechazo en algunos ámbitos creativos al momento de hablar de sus posibilidades, ante el impacto ambiental que provoca su usabilidad.

Si bien todo nuevo desarrollo y la opción de crear es una proyección interesante, algo que no está ausente en el debate de los NFT es el problema del impacto ambiental que provocan, lo que fue también planteado durante el foro organizado por el Fondo Nacional de las Artes, pero que no tuvo una respuesta concreta.

Siguiendo las lógicas de consumo energético se torna implícito que no se trata de un sistema "eco friendly" como se explicitan en distintos portales y recogen los medios especializados en arte.

Por ejemplo, el ingeniero y artista turcobritánico Memo Akten señala en la web CryptoArt que la huella de carbono para acuñar un NFT equivale -en promedio en las plataformas- a unos 100 kilogramos de CO2, algo así como 1 o 2 horas de vuelo entre Londres y Frankfurt. Pero, además de la crítica, orienta a los artistas sobre las recomendaciones a tener en cuenta al momento de crear y producir NFT para reducir el impacto.

Y en ese camino de cuidado del medio ambiente, Akten señala que desde mediados de septiembre y con años de retraso, la blockchain Ethereum -lanzada en 2015 y basada en la tecnología de Bitcoin-, actualizó su procedimiento al fusionar dos sistemas de bloques en uno solo. La fusión, conocida como The Merge, reduciría el consumo de energía de Ethereum en un 99,95 por ciento permitiendo escalabilidad, seguridad y sostenibilidad "para construir aplicaciones y organizaciones, tener activos, realizar transacciones y comunicarse sin ser controlada por una autoridad central", cuya unidad es el ETH y es muy utilizada para los NFT.

"El gasto energético de Ethereum será aproximadamente igual al de tener una computadora doméstica para cada nodo de la red", sostienen desde esa blockchain (como se llama a la cadena de bloques que opera con distintos nodos en una gran red que registra y valida las operaciones).

En comparación con los procesos que se desencadenan en torno a los NTF -que se apoyan en la red Ethereum- el consumo de energía no llega al de las plataformas de streaming como Youtube y Netflix o la minería.

En la escena local, la plataforma artbag (BAG), uno de los proyectos recientes de arte digital de exhibición y venta de arte NFT que busca posicionarse en territorio latinoamericano, enfatiza que utilizan el Lazy Minting -aunque no son los únicos- donde el artista no paga por vender su obra y el costo del "minteo" pasa al comprador una vez realizada la venta, promocionando de este modo la no realización de minteos o acuñar el NFT de modo innecesario con lo cual promueven el cuidado del medioambiente.

Pero más allá de estás posibilidades, la crítica instalada en la agenda sobre la crisis del cambio climático va del rechazo a la desconfianza plena ante este tipo de ecosistemas transaccionales, no así al arte digital.

Uno de los puntos auspiciosos de los NFT -con presencia en la industria del espectáculo y entretenimiento- es la potencialidad, y por supuesto los grises legales tanto para derechos de autor y sobre todo en lo económico descentralizado, al igual que las criptodivisas. Pero también la mediación, aunque menor y de otro modo, persiste ante la necesidad de plataformas donde "mintear" y promocionar en el nuevo ecosistema artístico, o la apuesta a metaversos como Decentraland, un mundo virtual con sus reglas y parcelas vendibles, negocios, galerías de arte y embajadas virtuales, y con grandes marcas que apuestan con su presencia ganar seguidores, sin llegar a sumar al numeroso público femenino a sus filas, aún.


También te puede interesar