Policiales

20-09-2022 15:16 - Femicidio en Tres de Febrero

Asesinó a tiros a su ex y se suicidó: "Dolido pero no vencido", había publicado en las redes

El atacante, identificado como Hugo Antonio Marchi, ingresó a la panadería donde trabajaba Verónica Villalba y la ejecutó. Cuando llegaron los médicos constataron que el femicida se había quitado la vida.

Telam SE
20-09-2022 | 15:16
La polica en el lugar del femicidio Foto Gustavo Amarelle
La policía en el lugar del femicidio. Foto Gustavo Amarelle.

Una mujer fue asesinada el pasado lunes de dos disparos en el interior de la panadería donde trabajaba, en la localidad bonaerense de Loma Hermosa, al ser atacada por su expareja, quien luego se suicidó, informaron fuentes policiales y judiciales.

"Dolido pero no vencido" y "la venganza se sirve en plato frío", fueron algunos de los posteos que Hugo Antonio Marchi (65) realizó en el último tiempo en sus redes, tras separarse de Verónica Esther Villalba (52), quien en cambio publicaba "felizmente soltera" en su descripción de Facebook.

El femicidio ocurrió cerca de las 6.20 en la panadería "Martín Fierro", ubicada en la calle Morganti 9200, esquina Florida, de esa localidad del partido de Tres de Febrero, y la víctima fue identificada como Verónica Esther Villalba.

Según puede observarse en las imágenes que se viralizaron este mediodía, el hombre ingresó al local y sorprendió a Villalba, quien ya estaba trabajando, le dejó sobre el mostrador un sobre de papel madera en el que aparentemente estaba el Formulario 08 para la transferencia de un auto.

Tras un breve intercambio, la mujer toma el sobre y se retira del salón, mientras el hombre agarra el arma de fuego que se le acababa de caer y comienza a perseguirla.

Finalmente, en otro salón es donde Marchi asesina de al menos cuatro balazos a Villalba delante de al menos un empleado y, luego, se suicida disparándose en la cabeza.

Precisamente este empleado se transformó en testigo clave para los investigadores y fue quien le contó a la policía la secuencia del femicida y hasta explicó que el agresor lo amenazó a él con matarlo para que se fuera del local.

Rápidamente, los vecinos solicitaron una ambulancia del Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME) y un médico constató que tanto la mujer que trabajaba en la panadería como el hombre que irrumpió ya se encontraban muertos.

De los peritajes preliminares realizados por personal de la comisaría 5ta. de Tres de Febrero, bajo las órdenes de la fiscal Marcela Costa, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6 de San Martín, surgió que la mujer recibió cuatro disparos, dos de ellos en la zona izquierda de la cabeza y el resto en el pecho.

En tanto, Marchi se suicidó con un tiro del lado derecho de la cabeza y junto a su cuerpo se halló un revólver calibre .38 que utilizó para cometer el femicidio.

Los efectivos policiales encontraron los cuerpos en la panadera donde trabajaba la vctima Foto Gustavo Amarelle
Los efectivos policiales encontraron los cuerpos en la panadería donde trabajaba la víctima. Foto Gustavo Amarelle.

Los testigos indicaron que Villalba y Marchi habían sido pareja hasta mediados de agosto pasado y que el hombre arribó a la panadería a bordo de un vehículo Ford Focus propiedad de la mujer.

"No existen denuncias previas en sede penal ni en el fuero de familia", dijo a Télam una fuente judicial.

No obstante sí existían mensajes intimidatorios publicados por el femicida en las las redes sociales, en los que demostraba que no aceptaba el fin de la relación.

En las redes

El 14 de agosto pasado, cuando Villalba posteó en su estado de Facebook "felizmente soltera", Marchi publicó: "Dolido pero no vencido", y 72 horas después, escribió: "La venganza se sirve en plato frío".

Marina, compañera de trabajo de la mujer asesinada, contó hoy al canal C5N que Marchi "la acosaba con mensajes para volver porque hacía un mes que se habían separado" y él "no podía aceptar la separación".

"Hasta el domingo me mostró que él le decía que la amaba y que quería volver. Ella no quería saber más nada. Quería terminar el trámite (transferencia) del auto, que era de él pero estaba al nombre de ella", dijo Marina en relación al Ford Focus con el cual llegó Marchi a la panadería para cometer el femicidio.

La empleada agregó que la víctima tenía una hija de una anterior pareja y dijo que era "una excelente persona, muy solidaria y re buena".

Por su parte Lucía, dueña de la panadería, contó que dos minutos después de que ingresara Villalba a trabajar lo hizo su expareja, quien sacó el arma, momento en que la víctima intentó correr para el fondo para escapar, aunque fue asesinada.

"Continuamente le mandaba mensajes y decía que se iba a matar él. Yo le dije hace dos semanas que por qué no lo denunciaba y ella decía que como él nunca le había pegado ni nada, no le iban a dar bolilla", añadió Lucía en declaraciones al canal Crónica TV.

El femicidio ocurri cerca de las 620 Foto Gustavo Amarelle
El femicidio ocurrió cerca de las 6.20. Foto Gustavo Amarelle.

Por su parte Silvia, vecina y clienta de la panadería, relató que escuchó los gritos del empleado compañero de Villalba cuando pedía ayuda.

La vecina detalló que la víctima le dijo que se había separado luego de nueve años de relación y que la expareja "la hostigaba y le hacía daño psicológico".

"Que las chicas que pasen por esto hablen, que no haya más Vero", pidió ante las cámaras del canal Todo Noticias.

Al tomar conocimiento del femicidio y suicidio, la fiscal Costas se dirigió al lugar y solicitó que la Policía Científica lleve a cabo las primeras pericias mientras se le tomaba declaración al empleado de la panadería que estuvo presente al momento de los hechos.

Foto Gustavo Amarelle
Foto Gustavo Amarelle.

  • Atención, contención y asesoramiento en situaciones de violencia de género

  • Por llamada gratuita las 24 hs Línea 144
  • Por WhatsApp +5491127716463
  • Por mail a linea144@mingeneros.gob.ar
  • Descargando la app

Amenazas, cambio de cerradura y exhibición de armas, la previa al femicidio en la panadería

La empleadora de la mujer asesinada hoy en una panadería de la localidad bonaerense de Loma Hermosa detalló que en los días previos al hecho el femicida acosaba a la víctima con mensajes telefónicos para reanudar la relación, lo que llevó a que su empleada cambiara la cerradura de su casa, y recordó que tiempo atrás vio al agresor armado.

En declaraciones a la prensa, Lucía, la dueña de la panadería donde ocurrió el femicidio seguido de suicidio dijo que conocía a Esther Villalba desde hacía 17 años, aunque trabajaba para ella desde hacía siete, y que también había visto varias veces a quien había sido su pareja, Hugo Antonio Machi.

"Verónica ingresó a eso de las 6.20 y a los dos minutos entró él, se ponen a hablar en el mostrador, él se da vuelta, ahí saca el arma y la empieza a correr para el fondo. Ahí le tira dos disparos y apunta a un compañero mío para tirarle también porque la quiso defender, entonces ahí él viene afuera a pedir ayuda", relató la dueña del comercio sobre la secuencia del femicidio y suicidio.

Lucía dijo que si bien Marchi "no le pegaba ni nada", hacía un mes y medio que se habían separado y él "continuamente la vivía llamando, escribiendo cosas".

"El domingo, cuando nos íbamos juntas, me dice 'me sigue llamando y me sigue mandando mensajes'. Yo le digo, 'bueno, no le contestes nada'. Yo sabía que por ahí no le pegaba pero no la dejaba ni que se pinte las uñas, todo le molestaba", contó la testigo sobre el atacante.

"Vero creía que él no le iba a hacer nada a ella... nada más decía continuamente que él se iba a matar", prosiguió la dueña del comercio, quien recordó que un día viajó en el auto con la pareja y Marchi le mostró que tenía un arma,

"'Mirá que ahí tengo el arma, así que ojo', me dijo. Él no quería que me relacionara mucho con ella", añadió.

Lucía dijo que a pesar de su consejo para que lo denunciara, Villalba decía que no porque pensaba que como no había antecedentes de violencia física "no le iban a dar bolilla".

"Para ella ya era definitivo el fin de la relación, no iba a volver con él. Hace tres semanas se vieron en San Martín porque ella supuestamente le iba a firmar el 08 (de el auto de él que estaba a su nombre) pero él no llevó el papel y le dijo que se iba a tirar abajo de un colectivo", contó Lucía al recordar los comentarios de la víctima.

La empleadora agregó que el pasado domingo fue el último día que vio a Esther y que le aconsejó que cambiara las llaves de la casa porque él tenía unas que le había quitado, lo que finalmente hizo.

"Él era como un enfermo, y se lo dije a ella, 'Vero, eso no es normal'", concluyó Lucía.

Newsletter

También te puede interesar