Internacional

10-09-2022 16:02 - Reino Unido

Carlos III fue proclamado oficialmente como el nuevo rey de Reino Unido

"El reinado de mi madre fue inigualable por su duración, dedicación y devoción", afirmó el flamante monarca en el Palacio de Saint James del centro Londres. Su hijo mayor Guillermo, de 40 años, es desde el viernes el nuevo príncipe de Gales.

Por Corresponsal
Por Corresponsal
10-09-2022 | 16:02
El nuevo rey prest juramento y rindi homenaje a la Isabel II comprometindose a seguir su ejemplo Foto AFP
El nuevo rey prestó juramento y rindió homenaje a la Isabel II, comprometiéndose a seguir su ejemplo / Foto: AFP.

Carlos III, de 73 años, fue proclamado este sábado oficialmente como rey del Reino Unido en una ceremonia llena de simbolismos en el Palacio de Saint James en el centro Londres que marcó el comienzo de una nueva era en la historia del país tras las siete décadas como monarca de Isabel II.

El hasta hace poco heredero de la corona británica se convirtió en soberano el jueves en el momento en que murió su madre de 96 años, pero fue proclamado oficialmente por un cuerpo ceremonial conocido como el Consejo de Adhesión.

Durante la ceremonia, por primera vez televisada, las banderas volvieron a ondear en lo alto y estarán así hasta el domingo, cuando pasarán nuevamente a posar a media asta en señal de duelo por la muerte de Isabel II.

"El príncipe Carlos Felipe Arturo Jorge se convierte ahora, por la muerte de nuestra señora soberana de feliz memoria, en nuestro rey Carlos III... ¡Dios salve al rey!"proclama del Consejo de Adhesión

Fue decisión del nuevo rey permitir cámaras de televisión en el Consejo de Adhesión para que el acto sea público y se vean todos los procedimientos.

"El príncipe Carlos Felipe Arturo Jorge se convierte ahora, por la muerte de nuestra señora soberana de feliz memoria, en nuestro rey Carlos III... ¡Dios salve al rey!", proclamó el consejo antes de que el propio monarca fuese llamado a la sala.

El nuevo rey prestó juramento y rindió homenaje a la Isabel II, comprometiéndose a seguir su ejemplo.


"El reinado de mi madre fue inigualable por su duración, dedicación y devoción (...) Soy profundamente consciente de esta gran herencia y de los deberes y pesadas responsabilidades de la soberanía, que ahora se me transmite", afirmó el nuevo líder de la corona británica, en un breve discurso.

"Sé cuán profundamente usted, la nación entera y creo que podría decir que el mundo entero, simpatiza conmigo por la pérdida irreparable que todos hemos sufrido", dijo el flamante monarca.

Allí mismo, Carlos III también aprobó una orden para que el día del funeral de su madre sea feriado. Poco después, la casa real confirmó que será el lunes 19 de septiembre, al final de los 10 días del luto.

Además, reiteró que renunciaría a sus ingresos a cambio de obtener la subvención soberana.

La histórica ceremonia reunió a seis ex primeros ministros del Reino Unido, entre ellos, Boris Johnson, Theresa May, David Cameron, Gordon Brown, Tony Blair y John Major.

Al consejo asistieron miembros del Consejo Privado compuesto por un grupo de políticos de alto nivel que asesoran formalmente al monarca, el alcalde de Londres, Sadiq Khan y jueces y funcionarios de alto rango.

En la reunión, la presidente del Consejo Privado, la diputada Penny Mordaunt, anunció la muerte de la monarca británica y leyó una proclamación en voz alta que tradicionalmente incluye una serie de oraciones y promesas, encomiando al monarca anterior y prometiendo apoyo al nuevo.

La histórica ceremonia reunió a seis ex primeros ministros del Reino Unido, entre ellos, Boris Johnson, Theresa May, David Cameron, Gordon Brown, Tony Blair y John Major.

Una multitud que se congreg para seguir la ceremonia de cerca cant God save the King Dios salve al rey
Una multitud que se congregó para seguir la ceremonia de cerca cantó "God save the King" (Dios salve al rey).

También estuvo presente la primera ministra Liz Truss, el líder laborista Keir Starmer y la primera ministra de Escocia Nicola Sturgeon, entre otros funcionarios, como los altos comisionados de los 14 países de la Commonwealth, la Mancomunidad de Naciones, de la que Carlos III se convirtió ahora en jefe de Estado.

A la ceremonia se unió Camilla, la reina Consorte y el príncipe de Guillermo de Gales y otros 250 dignatarios, que firmaron la proclamación del rey.


Una multitud siguió la ceremonia

Afuera del Palacio Saint James y al ritmo de las trompetas, una multitud que se congregó para seguir la ceremonia de cerca cantó "God save the King" (Dios salve al rey), el himno que por primera vez en 70 años tiene la palabra "rey" en lugar de "reina" en sus estrofas.


Por otro lado, se realizaron disparos de armas en Hyde Park y la Torre de Londres, dos lugares emblemáticos de la capital británica, mientras se leyó la proclamación.

Tras la primera ceremonia hubo una segunda que se realizó en la "City de Londres" (el corazón financiero de la ciudad), donde se leyó otra proclamación desde los escalones del emblemático edificio Royal Exchange.

Allí desfilaron representantes de su gobierno local ataviados con sus coloridos uniformes medievales y cargando un cetro de oro y una pesada espada como símbolos de poder.

Los miembros del Parlamento también le juraron lealtad al nuevo monarca, durante una sesión excepcional realizada este sábado en la que participó Truss.

Al finalizar, el nuevo rey regresó al Palacio de Buckingham, donde fue aplaudido por una multitud que lo vio llegar en su Rolls Royce, sonriendo y saludando.

El nuevo rey regres al Palacio de Buckingham donde fue aplaudido por una multitud que lo vio llegar en su Rolls Royce sonriendo y saludando
El nuevo rey regresó al Palacio de Buckingham, donde fue aplaudido por una multitud que lo vio llegar en su Rolls Royce, sonriendo y saludando.

Mientras tanto, cientos de miles de personas continúan dejando flores y otros tributos en las puertas de hierro forjado en Buckingham, que son recogidas todos los días por los servicios de limpieza.

Ningún soberano británico esperó tanto para subir al trono y Carlos III deberá esperar un poco más para su ceremonia de coronación, en cuya fecha no piensa aún nadie: su propia madre aguardó más de un año tras convertirse en reina.

El nuevo rey anunció este viernes el nombramiento de su hijo mayor Guillermo, de 40 años, como nuevo príncipe de Gales.

A su vez, confirmó a su esposa Catalina como la princesa de Gales, título no utilizado desde 1997 con la muerte de Lady Di.

Guillermo, príncipe heredero, estuvo junto a su hermano Enrique y sus respectivas esposas, Catalina y Meghan, en el castillo de Windsor, donde saludaron a la multitud que se congregó en el lugar para homenajear a Isabel II.

Los hijos del nuevo rey Carlos III y la difunta Diana mantienen una relación distante desde que Enrique y Meghan decidieron retirarse de la monarquía en 2020 para instalarse en Estados Unidos.

Pero la ruptura se consumó en marzo de 2021, cuando los duques de Sussex confiaron, en una explosiva entrevista en la televisión estadounidense, que Catalina hizo llorar a Meghan y acusaron a la familia real de racismo.

Desde entonces, Enrique mantenía relaciones tensas con su hermano Guillermo y con su padre, que el viernes expresó no obstante su "amor" por él y su esposa Meghan en su primer discurso televisado como rey.

Cientos de miles de personas continan dejando flores y otros tributos Foto AFP
Cientos de miles de personas continúan dejando flores y otros tributos / Foto: AFP.

El domingo, el féretro de la reina Isabel II se trasladará del castillo de Balmoral al Palacio de Holyroodhouse, la residencia oficial de los monarcas en Edimburgo, y un día después a la cercana catedral de Saint Giles.

Su último viaje a Londres está previsto el martes por avión, para varios días de homenaje público y el funeral de Estado en la Abadía de Westminster con dignatarios de todo el mundo, entre ellos el presidente estadounidense Joe Biden.

El funeral de la reina Isabel II será el 19 de septiembre en Londres

El funeral de Estado de la reina británica Isabel II, que falleció el jueves a los 96 años, se llevará a cabo el 19 de septiembre en Londres, según confirmó el palacio real.

La ceremonia se celebrará a las 11 (7 de la Argentina) en la Abadía de Westminster y será el cierre de los diez días de luto decretados tras la muerte de la monarca el jueves en el castillo de Balmoral, su residencia de verano en Escocia.

En la histórica iglesia se suele llevar a cabo la coronación de los reyes y reinas británicos y fue también donde Isabel II se casó con el príncipe Felipe en 1947.

Según la orden firmada por el nuevo rey Carlos III, que fue proclamado oficialmente como nuevo monarca británico, el día del funeral de su madre será feriado.

El féretro se trasladará este domingo desde el castillo de Balmoral al Palacio de Holyroodhouse, la residencia oficial de los monarcas en Edimburgo, y un día después a la cercana catedral de Saint Giles.

El martes está previsto que viaje a Londres por avión para varios días de homenaje público y para el funeral, al que se esperan dignatarios de todo el mundo, como el presidente estadounidense, Joe Biden.

Las autoridades estiman que más de un millón de personas desfilarán ante el féretro de la difunta reina en Westminster Hall, el edificio más antiguo del complejo del Parlamento británico.

Una multitud celebró la proclamación del rey Carlos III frente al Palacio St. James

El espíritu festivo contrastaba con la tristeza expresada por las miles de personas que se acercaron en los últimos días al Palacio de Buckingham para rendir homenaje a Isabell II, que falleció el jueves a los 96 años.

Muchos llegaron a St. James con sus hijos pequeños, sus mascotas y bicicletas y durante más de dos horas esperaron fuera del histórico recinto con la expectativa de ver al nuevo monarca junto a cientos de periodistas de todo el mundo.

Al grito de "hip, hip, hurra", el público acompañó los vitoreos de los soldados que se escuchaban desde el interior del patio del palacio cuando Carlos ya había sido proclamado rey.

También acompañaron cantando el icónico himno "Dios salve al Rey", en lugar del "Dios salve a la reina" que prevaleció en las últimas siete décadas del reinado de Isabel II.

"Estoy muy emocionada. Casi no puedo hablar. Ella era nuestra jefa de Estado y con este cambio no sabemos qué va a suceder. Ahora tenemos al rey Carlos en el país y creo que es lo que más le preocupa a la gente", dijo Sandra, una vecina del barrio St. James, de 71 años, en diálogo con Télam.

"Siento que el nuevo rey recién ahora está listo para esto. Probablemente antes no, pero ahora es el momento adecuado. Fue una sucesión natural, no es que la reina abdicó", subrayó.

Esta londinense, que destacó que la reina fue parte de toda su vida, dijo que se alegraba por el príncipe Guillermo, heredero al trono, porque tendrá más tiempo para estar con sus hijos en vez de saltar sobre su padre en la sucesión. "Creo que es lo correcto", afirmó.

"Es irónico que haya tomado su rol al mismo tiempo que la nueva primera ministra", comentó otro de los presentes, que en ese momento seguía desde la calle la ceremonia de proclamación con su teléfono celular, sobre la coincidencia de que la nueva premier Liz Truss asumiera esta semana el cargo.

"Lo va a tener duro, y creo que la gente se va a empezar a preguntar si realmente necesitamos una familia real. Creo que mucha gente de 'la Commonwealth' va a tomar esta oportunidad para dar un paso atrás, aunque creo que siempre deberíamos tener una familia real", acotó James, de unos 35 años, del barrio de Fulham, en el sudoeste de Londres.

En ese sentido dijo que cree que la dupla de la primera ministra y el nuevo rey van a trabajar muy bien juntos.

"Yo creo que el rey Carlos, nunca va a poder llegar al nivel de la reina. Está en sus setentas en este momento. No va a ser lo mismo. Ella ha sacado mucho a flote desde el comienzo. Por eso creo que tiene un trabajo difícil", opinó, también en diálogo con Télam, Tina Louise, pareja de James.

A Robert y su esposa, cuyas edades oscilan entre los 75 u 80 años y esperaban atentos la salida del nuevo monarca, los conmovió e impresionó a la vez que poco después de perder a su madre, de la que era muy cercano, Carlos III estuviera allí siendo proclamado como el nuevo rey.

"Yo era un fiel seguidor de la reina y siento mucho su pérdida, pero creo que Carlos será un buen rey. Confío en que ella sabía que él estaba preparado para este momento. Sí, estoy seguro", expresó sin titubear.

También afirmó que Camila será una muy buena reina consorte.

Newsletter

También te puede interesar