Economía

23-07-2022 16:21 - entrevista

Todesca Bocco señaló avances en Mercosur y afirmó: "La integración es un hecho, no lo era hace 30 años"

La secretaria de Relaciones Económicas Internacionales reseñó los avances de la sexagésima cumbre del bloque regional que se llevó a cabo el 20 y 21 de julio en la ciudad de Luque, Paraguay, de la que participó como parte de la delegación argentina.

Por Marcelo Batiz enviado especial
Por Marcelo Batiz, enviado especial
23-07-2022 | 16:21
Cecilia Todesca Bocco destac la importancia histrica del Mercosur a lo largo de sus 31 aos de existencia
Cecilia Todesca Bocco destacó la importancia histórica del Mercosur a lo largo de sus 31 años de existencia.

La secretaria de Relaciones Económicas Internacionales, Cecilia Todesca Bocco, destacó la importancia histórica del Mercosur a lo largo de sus 31 años de existencia, a partir de la firma del Tratado de Asunción el 26 de marzo de 1991, y puso al respecto ejemplos concretos de los avances para la economía y la ciudadanía de los cuatros países miembros.

En una entrevista concedida a Télam, la funcionaria de la Cancillería reseñó los avances de la sexagésima cumbre del bloque regional que se llevó a cabo el 20 y 21 de julio en la ciudad de Luque, Paraguay, de la que participó como parte de la delegación argentina.

Télam: ¿Cómo sintetizaría el sentido de esta cumbre que tuvo lugar en Luque?

Cecilia Todesca Bocco: Fue una cumbre muy importante, la primera presencial después del impacto de la pandemia. Justo le tocó la Presidencia Pro Tempore a Paraguay, que también tuvo el desafío del primer semestre de 2020, cuando se hizo por primera vez mediante mecanismos virtuales. Recuperar la presencia de los ministros, los cancilleres y también los presidentes es muy importante para las cosas que tenemos que discutir.

Hemos podido pasar a otra etapa de la pandemia, con la gente vacunada podemos movernos con menores riesgos.

En términos de resultados, hay dos comunicados, uno de los Estados parte del Mercosur y un segundo con los Estados asociados. Y dos declaraciones: una sobre seguridad alimentaria y sustentabilidad y otra recuperación económica y social.

Específicamente, uno de los logros alcanzados en estos seis meses es lo que llamamos la "mercosurización" de la rebaja del 10% del AEC. Los países del Mercosur tienen como política que los une los aranceles que le ponen a los países extrazona. Lo que se negoció, durante un tiempo largo, es esta reducción del 10% en determinados aranceles. Pero tenemos un conjunto de los denominados "sensibles" que no están incorporados. Cada país tiene ahí un conjunto de bienes, por lo general industriales en los que nos importa sostener los aranceles como están.

T: ¿Cómo tomaron que Brasil haya tomado esa decisión por anticipado, de manera unilateral, y luego fuera tema de negociación de todo el bloque?

CTB: La decisión fue unilateral, pero también conversada. Estamos en una coyuntura, a partir de la pandemia, la etapa de salida y la irrupción de un comercio internacional con una acelerada de precios debida a la guerra en Ucrania. Los países tienen un aumento de la inflación, les preocupa y distintas estrategias para combatirla.

En opinión de las autoridades de Brasil, la baja de los aranceles era una parte de su política anti inflacionaria. Brasil conversó con nosotros y con el resto de los miembros del Mercosur y avisó que necesitaba avanzar con esta baja del AEC. Lo que nosotros pedimos –y es lo que se logró ahora- es que estemos todos juntos en esa baja del 10%. Sobre todo, porque fue una deliberación muy trabajada, la propuesta original de Brasil era una rebaja del 50%, Luego de todas las negociaciones llegamos a este 10%. Ellos, después, tomaron la decisión de ir por otro 10%, que lo tienen temporario hasta diciembre de 2023 y que también fue conversado.

Para que los socios del Mercosur puedan seguir juntos, hace falta cierto grado de flexibilidad. Primero porque los ciclos económicos no son exactamente iguales; segundo, porque a los gobiernos los vota la gente, tienen un mandato, una plataforma electoral y en consecuencia cierto margen para hacer las cosas.

Hay cosas que se pueden hacer dentro del Mercosur. La de Brasil era una medida temporal, basada en la emergencia y pudimos entender sus argumentos, quizás podamos tener una lectura.

T: A los efectos prácticos, ¿cómo impactará esta rebaja arancelaria en la economía argentina?

CTB: Con esta rebaja, deberíamos tener cierta baja en el precio de algunos insumos importados, pero reitero que siguen resguardados los productos sensibles, protegiendo no sólo nuestra industria nacional sino también la regional. Son los aranceles que le ponemos a los productos extrazona.

T: El canciller de Uruguay, Francisco Bustillo, planteó críticas al desempeño del Mercosur a lo largo de tres décadas.

CTB: Cada país puede tener sus opiniones y el canciller también. Yo no tengo la misma lectura. Hay una integración que hacen la gente y las empresas, que tiene que ver con la cultura, la comida, los idiomas, que es independiente de lo que firmemos o dejemos de firmar. La gente se mueve, se casa, se pelea, se enamora, vende de un lado y del otro, va, viene.

La integración del Mercosur es un hecho y no lo era así hace treinta años. Hoy se puede viajar en avión o colectivo a cualquier país de bloque sólo con el DNI. También tenemos ahora la firma digital, que se puede usar para firmar un convenio de alquiler con Uruguay, por ejemplo. Estamos tratando de hacer lo mismo con Chile. Cualquiera puede darse cuenta lo que implica eso en la rebaja de costos. Entonces, no es verdad que el Mercosur no hay avanzado.

La crítica que es cierta es que cuando el Mercosur se lanzó, el comercio intrazona aumentó mucho y después cayó. Hay períodos en los que vuelve a crecer, como durante el kirchnerismo. Y el comercio intrazona se redujo porque en los últimos tiempos hubo una primarización de nuestras exportaciones al resto del mundo. Y dentro del Mercosur comerciamos más manufacturas industriales, a diferencia de las commodities que dominan nuestras exportaciones extrazona. Cuando hay boom de commodities, lógicamente suben las exportaciones al resto del mundo.

No comparto la idea de que el Mercosur no avanzó y que en treinta años no pasó nada. Podríamos hacer mucho más, sí, pero con más integración. Es lo que el canciller Santiago Cafiero dijo, cuando citó en su discurso la frase de Augusto Roa Bastos: "Lo que llamamos destino es lo que nosotros hacemos de nuestra vida". Colectivamente, somos lo que podemos construir entre nosotros.

La Argentina tiene la visión que siempre tuvo, que tuvieron los que crearon el Mercosur, pero más que nunca ahora. Hoy el mundo habla de las cadenas regionales de valor para asegurar la producción. La Argentina tiene cuatro vacunas producidas 100% en el país con distinto grado de avance. Podríamos ser proveedores junto a Brasil de vacunas producidas totalmente en el Mercosur.

Dos maneras de negociación: todo el bloque con Singapur, Uruguay con China

La negociación de un país del Mercosur de manera individual no está permitida en la normativa del bloque que tiene su "sentido de ser" desde su fundación en 1991 "y mucho más ahora", remarcó la secretaria de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, Cecilia Todesca Bocco.

En una entrevista con Télam, Todesca Bocco distinguió las dos maneras de negociación y al respecto puso como ejemplo el acuerdo con Singapur alcanzado por "los cuatro países juntos", a diferencia de la decisión de Uruguay de hacerlo con China en forma individual.

Télam: La flexibilidad que el Mercosur le permitió a Brasil en adelantarse a la rebaja del Arancel Externo Común, ¿no se puede extender a la propuesta de Uruguay de negociar individualmente un acuerdo de libre comercio con China?

Cecilia Todesca Bocco: Esa propuesta es distinta. Uruguay ha estado planteando que quiere acelerar las negociaciones con terceros países, es decir firmar acuerdos de libre comercio de última generación, que no sólo incluyen bienes sino también servicios, propiedad intelectual, compras, etc. Los famosos TLC no son sólo aranceles entre bienes, incluyen un montón de cosas más.

Respecto de eso creemos que sí se tiene que avanzar, pero tenemos que negociar de modo tal de vender más, que es exactamente lo que los otros países quieren hacer con nosotros. Como el perfil exportador del Mercosur está muy sesgado a commodities y dentro de ellas a los alimentos, muchas veces pasa que en los TLC se baja la protección en el sector industrial pero no se logra el mismo ingreso de nuestros productos. Y como son alimentos, empiezan a aplicarse las barreras arancelarias, para-arancelarias, de protección del ambiente, etc.

La posición de la Argentina siempre fue la misma: estamos dispuestos a negociar, pero representando los intereses de nuestras empresas y nuestro perfil exportador.

T: En ese sentido, ¿Qué importancia tiene el acuerdo del Mercosur con Singapur?

CTB: Es interesante, porque negociamos algo que nos parece que puede ser bueno para la economía argentina. Singapur es un país pequeño, con siete millones de habitantes, está en la Asean, en el sudeste de Asia. Es un polo tecnológico, logístico, financiero, tiene aranceles muy bajos. Pudimos negociar a pesar de ello la rebaja de algunos aranceles.

Nos parece que puede ser un punto de conectividad interesante con el resto de Asia. Singapur importa todos los alimentos que consume. ¿Y cómo negociamos? Los cuatro países juntos, y arribamos a un resultado. Desde ese punto de vista también es importante, porque demuestra que el Mercosur puede negociar acuerdos.

Distinto es lo que plantea Uruguay respecto de los anuncios que ha hecho su presidente (Luis Lacalle Pou) y lo que manifestó su canciller (Francisco Bustillo). Negociar bilateralmente no está permitido según las normas del Mercosur, no es lo que lo dice la Argentina, o que no nos parece bien porque es Uruguay o es China. No importa quién sea, no es el mecanismo. Con la Argentina o cualquier otro país sería exactamente lo mismo.

Es como dijo el miércoles nuestro canciller (Santiago Cafiero): volvemos sobre la reglamentación del Mercosur porque tiene un sentido de ser, si lo tuvo hace 30 años cuando nos juntamos, la tiene mucho más ahora.

Hoy están en discusión las cadenas globales de valor, tanto por cuestiones de seguridad sanitaria como alimentaria o energética. Y la integración regional, entendida como la posibilidad de producir y comerciar con distancias más cortas, sin disrupciones que te dejen sin insumos o maquinarias, vacunas o lo que fuera, hacen del Mercosur una plataforma muy interesante y que nosotros tenemos que proteger, potenciándola. Somos más fuertes con Mercosur y más débiles sin Mercosur.

El Mercosur es, además, una región de paz, productora de alimentos, de energía, con ciencia y tecnología y capacidades industriales. Y un mercado muy apetecible. Para nosotros lo que hay que hacer es profundizar la política industrial y política social. Vamos a generar un montón de empleo y de comercio entre los países. Eso después se reproduce, en un ciclo virtuoso. Por eso es importante la integración entre nosotros y negociar conjuntamente con terceros.

Inflación e integración física, otros de los temas abordados por el Mercosur

La coordinación de políticas macroeconómicas para hacer frente a la aceleración de la inflación, las obras de infraestructura para profundizar la integración física y la posibilidad de ampliar el bloque con la incorporación de nuevos socios plenos, fueron otros de los temas que formaron parte de la agenda de la última Cumbre del Mercosur que se llevó a cabo esta semana en la ciudad paraguaya de Luque.

Télam habló sobre esos aspectos con la secretaria de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, Cecilia Todesca Bocco, que formó parte de la comitiva argentina que deliberó en la primera cumbre presencial luego de la irrupción de la pandemia.

Télam: Antes de la reunión de cancilleres, el miércoles los funcionarios de los ministerios de Economía y los bancos centrales analizaron la situación inflacionaria en los países de la región. ¿Qué resolvieron?

Cecilia Todesca Bocco: Hay un Grupo de Monitoreo Macroeconómico (GMM) en el que los países, así como discutimos la integración, también lo hacemos con cuestiones fiscales y monetarias. Lo del miércoles a la mañana fue una reunión cerrada, en la que se repasó el estado de situación de cada país desde las dos perspectivas: la política fiscal y la monetaria, así como la integración de ambas.

Se analizaron las proyecciones de crecimiento para este año, las dificultades con la inflación, qué pasa al respecto en cada país en la pandemia, la pospandemia y ahora la guerra, con los aumentos de precios de alimentos y combustibles y cómo todos esos factores iban a impactar en el crecimiento.

En el 2022 el Mercosur va a ser una zona que crece. En la Argentina, los datos del EMAE de mayo muestran que vamos bien en ese sentido, estamos con una proyección de crecimiento arriba del 4%, que es un muy buen número.

Las exportaciones de junio son récord, es verdad que hay un efecto precios, pero también un aumento en las cantidades. Las exportaciones de MOI de junio son las más altas para el mes desde 2013. Bastante se ha dicho del récord de las importaciones, muy influenciado por el precio de la energía (que explica el 45% del aumento de las importaciones de junio) y de algunos insumos, particularmente fertilizantes. Cuando hablamos del impacto de los precios de la energía no estamos hablando por hablar, es algo que se nota y es una preocupación que compartimos con otros países.

T: Otro de los temas tratados en la Cumbre fue el de la integración física, en un bloque con un territorio de casi 15 millones de kilómetros cuadrados.

CTB: Fue una propuesta de la Presidencia Pro Tempore paraguaya, de formar un subgrupo de infraestructura. Hay una gran cantidad de proyectos, tanto para el desplazamiento de personas como de producción. Cuando (Santiago) Cafiero asumió en la Cancillería, una de las primeras cosas que me pidió fue ponernos al día con el Focem (Fondo para la Convergencia Estructural del Mercosur). En él, los países ponen recursos que se distribuyen con el objetivo de reducir las brechas de infraestructura, con él se benefician los países más pequeños del bloque. La Argentina se puso al día a principios de 2022, nos parece un buen instrumento para profundizar la integración.

T: ¿Se habló de la ampliación del Mercosur? Desde hace tiempo que hay Estados asociados e incluso Venezuela formó parte del bloque en la década pasada.

CTB: Sí, Bolivia está cerca de sumarse y con el resto de los países siempre hay que tener conversaciones abiertas. Hay que tener en cuenta la situación de cada país, qué márgenes tiene para aprobar las condiciones que implican sumarse al bloque. Esto es como un club, cuando uno entra tiene que aprender y cumplir el reglamento.

Con Chile siempre tuvimos buen nivel de diálogo, más allá de las diferencias de perspectiva. En estos momentos, tenemos un muy buen diálogo con (el presidente Gabriel) Boric y su equipo, que tiene que ver con la política industrial, el desarrollo científico-tecnológico. Además, tenemos mucho comercio con Chile y un superávit importante. Son nuestros vecinos, no podemos estar sin ellos.

Con Venezuela tenemos buen diálogo, ellos tienen que querer ser parte y aprobar la normativa Mercosur. Ahora tenemos nuevo embajador (Oscar Laborde) y seguramente habrá avances en ese sentido.

Newsletter

También te puede interesar