Policiales

27-04-2022 17:31 - Estuvo 5 años prófugo

Preventiva para "El Carnicero" por el crimen de un empresario español en 2017

El procesamiento de Pedro Ramón Fernández Torres (55) fue dictado por la jueza nacional en lo Criminal y Correccional 6, María Alejandra Provítola, en el marco de la continuidad de esta causa que ya tiene como primer condenado a prisión perpetua al otro coautor, el exyerno de la víctima, Santiago Corona (40).

Telam SE
27-04-2022 | 17:31
En la continuidad de la causa que ya tiene un condenado fue imputado Pedro Ramn Fernndez Torres 55 Foto Archivo
En la continuidad de la causa, que ya tiene un condenado, fue imputado Pedro Ramón Fernández Torres (55) / Foto: Archivo.


Un ciudadano paraguayo apodado “El Carnicero” que en febrero fue detenido en su país y luego extraditado tras permanecer cinco años como uno de los prófugos más buscados de Argentina, fue procesado con prisión preventiva por “homicidio agravado por alevosía y por codicia”, como presunto coautor del crimen del empresario español Roberto Fernández Montes, cometido en 2017 en el barrio porteño de Caballito.

El caso tuvo gran repercusión primero porque se difundieron los videos de las cámaras del edificio donde ocurrió el crimen, en los que los dos imputados quedaron filmados bajando el cadáver de la víctima por el ascensor y envuelto en sábanas y un cubrecama, y luego porque “El Carnicero” -apodo de Fernández Torres por su actividad laboral-, logró permanecer cinco años fugitivo en Paraguay, pese a tener un pedido de captura internacional con alerta roja de Interpol.

Fuentes del estudio del abogado Matías Morla, quien actúa como querellante en representación de las hijas de la víctima, indicaron a Télam que tras el procesamiento, la jueza dio por concluida la instrucción y por lo tanto en los próximos días, el penalista presentará el requerimiento de elevación a juicio para que “El Carnicero” sea juzgado en un debate oral.

En su resolución -a la que tuvo acceso Télam-, la jueza le atribuye a Fernández Torres “haber dado muerte junto con Santiago Corona a quien en vida fuera Roberto Fernández Montes” el 21 de enero de 2017 entre las 12.10 y las 13.31, en el interior del departamento de la víctima, ubicado en el 5to. piso de un edificio de la calle Aranguren 36, de Caballito.

Según la magistrada, la muerte “habría sido causada por asfixia mecánica”, fue planeada por ambos “en forma previa, coordinada y premeditada” e incluyó una “emboscada” en la propia casa de la víctima.

Roberto Fernandez Montes asesinado en 2017 Foto Archivo
Roberto Fernandez Montes, asesinado en 2017 / Foto: Archivo.


Provítola también les atribuye a ambos haberse apoderado de “dinero del damnificado” y de haber carbonizado y arrojado el cadáver del empresario español en un descampado de la localidad bonaerense de Cañuelas.

La magistrada señaló en el procesamiento que los videos de las cámaras de seguridad del edificio son “el cuerpo central del resolutorio, pues su valor probatorio es innegable”.

Para la jueza, esos videos “no solo permiten dar cuenta sobre las últimas imágenes de Roberto Fernández Montes con vida, sino que además develan una gran parte del desarrollo de un plan homicida, con el aditamento de facilitar la correcta individualización de sus protagonistas”.

En base a lo que se observa en las filmaciones, la jueza afirma que “es Roberto Fernández Montes quien a las 12.10 subió a su departamento y también es él, quien sin vida, bajó como un ‘bulto’ inerte, envuelto en ropa de cama ensangrentada, a las 13.31 horas por el ascensor cargado por su yerno y su cómplice”.

Santiago Corona y Pedro Ramón Fernández Montes, fueron quienes en ese lapso de tiempo, en el interior de la casa de aquél, en forma violenta le quitaron la vida y después intentaron burdamente limpiar la escena del crimen”, agregó.

Además, mencionó que los propios familiares de “El Carnicero” reconocieron a Fernández Torres en esos videos que se difundieron por varios medios de comunicación y el hecho de que el auto incinerado donde fue trasladado el cadáver de la víctima, apareció “a pocos metros de la casa” del imputado, en el partido bonaerense de Esteban Echeverría.

A la hora de calificar el hecho, Provítola le imputó a imputado un homicidio doblemente agravado, primero por la figura de la “alevosía”, al entender que es el típico crimen cometido por el “cobarde y traidor” donde se configuró además un estado de indefensión de la víctima.

Pero además empleó como segundo agravante el de la “codicia”, establecido en el inciso 4to. del artículo 80 del Código Penal.

“El motivo último del homicidio, evidentemente tuvo que ver con la codicia”, dijo la jueza y al respecto mencionó los 20.000 dólares hallados en el auto del ya condenado Corona que se creen robaron de la casa y el hecho de que el exyerno “buscaba evitar el pago de las deudas” que había generado cuando estafó a su suegro trabajando en la empresa de construcción de la víctima.

Al dictar la prisión preventiva, la jueza tuvo en cuenta que existen tanto riesgo de fuga como de entorpecimiento de la investigación y resaltó los cinco años que Fernández Torres estuvo prófugo y “sus desarrolladas cualidades para el ocultamiento” y “la facilidad demostrada para egresar de territorio nacional”.

Por último, además de dictarle el procesamiento y la prisión preventiva, la jueza embargó al imputado paraguayo en la suma de 10.100.000 pesos.

Fernández Montes (67), nacido en España, fue visto con vida por última vez el 21 de enero de 2017, cuando salió de su casa para ir a su trabajo.

Primero sus hijas denunciaron su desaparición como una búsqueda de paradero, pero al revisar los videos de las cámaras del edificio, se descubrió que su yerno Corona y un cómplice luego identificado como “El Carnicero” Fernández Torres, lo asesinaron en el departamento y bajaron por el ascensor con el con cadáver envuelto en sábanas y cargándolo hasta el baúl del auto que usaba la víctima, un Suzuki Fun negro.

El auto apareció incendiado el 23 de enero en el partido de Esteban Echeverría, mientras que el cadáver carbonizado y seccionado en dos partes fue hallado al día siguiente en un camino vecinal llamado "Los Pozos" de Cañuelas.

También te puede interesar