Espectáculos

21-04-2022 13:11 - Festival de cine

Experimentos, cruce de géneros e historia en la primera jornada del Bafici

La celebración contó con la presentación de la argentina "Fanny Camina", la alemana-francesa "L'Etat et moi" y la francesa-iraní "A vendredi Robinson" con funciones en cines y reductos del centro porteño para retomar el esplendor cultural de otras épocas.

Telam SE
21-04-2022 | 13:11
Por Hugo Sánchez y Agustín Argento

Pelcula francesairanA vendredi Robinson
Película francesa-iraní"A vendredi Robinson".


La primera jornada de la Competencia Internacional del Festival Internacional de Cine de Buenos Aires (Bafici) tuvo tres cintas que, como coincidencia, mostraron el cruce de géneros tanto en pantalla como en libretos en una revisión de la historia, con la presentación de la argentina "Fanny Camina", la alemana-francesa "L'Etat et moi" (El Estado y yo) y la francesa-iraní "A vendredi Robinson" (Hasta el viernes Robinson).

Se trata de la edición número 23 de un Bafici que, tras un año 2021 virtual y la suspensión en 2020, recupera la presencialidad con funciones en cines y reductos del centro porteño en un intento por retomar el esplendor cultural de otras épocas en una zona que supo estar despierta las 24 horas y que en la noche del pasado miércoles mostraba a grupos de jóvenes yendo a las pizzerías entre función y función.

En cuanto a lo estrictamente cinematográfico, la cinta nacional presentada en la víspera es una revisión, a modo de ensayo, de la vida de la actriz Fanny Navarro, fanática del Peronismo caída en desgracia, realizada por el dramaturgo Alfredo Arias -en lo que es su tercer filme en 40 años- e Ignacio Masllorens, quien cuenta con dos documentales, unos cuantos cortos y una extensa trayectoria como director de fotografía.

Filmada en su mayor parte en blanco y negro, con un ritmo, música y montaje que remiten a "Invasión", de Hugo Santiago (no sería casualidad que Masllorenes hiciera un documental sobre el cineasta), "Fanny Camina" presenta al personaje del título (encarnada por Alejandra Radano) deambulando por la ciudad mientras se debate entre meterse en política o mantenerse al margen y dedicarse de lleno a la actuación.

Pelcula alemanafrancesa L
Película alemana-francesa "L

Las actuaciones resultan un tanto ampulosas, con diálogos exagerados y de ribetes anacrónicos, algo que seguramente fue buscado adrede al ubicar a Navarro en una Buenos Aires actual, metrópolis que se transforma en un personaje más en el guion que nació de las manos de Arias, con un trabajo sobresaliente en el teatro, disciplina donde justamente se inició este proyecto.

El ensayo no solamente es biográfico. También es una revisión sobre las consecuencias que puede traer el fanatismo, tanto de los antiperonistas como de los peronistas que ciegamente seguían al líder. Arias y Masllorens ponen en pantalla, una y otra vez, discursos de Eva Duarte en ese sentido.

"Fanny Camina" se puede ver este jueves a las 12.30 en el Cine Gaumont, el miércoles 27 a las 18.25 en el Centro Cultural 25 de Mayo, con entrada libre y gratuita, y hasta este sábado sin costo a través de la página Vivamos Cultura.

Producciones extranjeras


Por su parte, las dos películas extranjeras en la Competencia Internacional, "À vendredi, Robinson", coproducción entre Francia e Irán, y "L'Etat et moi", de Alemania y Francia, son dos títulos que hacen honor a un festival de cine independiente con propuestas arduas y bastante crípticas, pero también divertidas y rabiosamente cinéfilas, que exigen un importante compromiso de parte del espectador, incluso para los más sofisticados.

"À vendredi, Robinson", dirigida por Mitra Farahani -que entre otros trabajos fue productora de "Adiós al lenguaje" y "El libro de imágenes" de Jean-Luc Godard-, es un documental enfocado en el encuentro que no fue entre Ebrahim Golestan, un viejo director del nuevo cine iraní de los 60 y actual escritor en funciones aún con sus casi 100 años, y Godard, el cineasta vivo más venerado del presente.

Pelcula argentina Fanny Camina
Película argentina "Fanny Camina".

Si estos dos formidables artistas no confluyeron cuando debían, es decir en su juventud, el encuentro se da ahora pero a través de mails, que puntualmente se envían y reciben todos los viernes. Golestan es el producto de la milenaria cultura persa, con su escritura en farsi y la literatura como el origen de todo, que fricciona con la mirada del mundo de Godard, desde Occidente y con el cine entendido como una batalla de imágenes y sentidos, un cineasta que desde siempre desprecia la linealidad y reescribe continuamente la historia del cine.

"À vendredi, Robinson"


La película muestra a estos dos ancianos con sus años a cuestas, la cotidianidad de sus manías y el humor que los mantiene vitales. Así, Farahani registra la asimetría de la comunicación entre ambos, en donde a una reflexión de Golestan es contestada por Godard con una imagen de la obra "Desnudo azul" del pintor Henri Matisse, y en otro mail llega un video propio de la plataforma TikTok de un delfín con un perro a cuestas.

Con una puesta por momentos fantasmal que no hace más que resaltar a los protagonistas con una vida a cuestas, la directora fuerza un encuentro con una imagen proyectada en la casa de Golestan del director francés desde su residencia en Suiza, un encuentro imposible pero que según el relato, de haberse producido realmente habría puesto a la obra de Golestan en pie de igualdad y trascendencia para el mundo.

"L'Etat et moi"


Más liviana pero también compleja de abordar, la película del alemán Max Linz, apuesta a lo lúdico, la puesta teatral y el artificio casi extremo, con una protagonista que se desdobla en diferentes personajes masculinos que trascienden épocas, lugares y es el vehículo de varias ironías de la película, que a través de la mirada sobre el sistema judicial alemán cuestiona la burocracia, la "tolerancia" vigente, la corrección política y sobre todo el esmerilado a través del tiempo de las ideas que intentaron cambiar al mundo.

Sophie Rois es una jueza comprensiva que administra justicia con un puñado de disparatados colaboradores, pero también es asombrosamente parecida a un compositor de la Comuna de París, que puso en jaque al poder en 1871. El parecido se explicita porque sin ninguna explicación el músico termina en el presente, lo que da pie a una serie de malos entendidos, juegos de palabra en alemán y el despliegue de la comedia física y alocada.

En un principio arduo, con una propuesta de la que es difícil de calificar, si se le da una oportunidad el filme de Linz -que ya participó de la Competencia Internacional del Bafici 2019 con "Music and Apocalypse"- termina atrapando, con su particular fusión de cuestionamientos, humor, mirada histórica y la suerte de un puñado de personajes desopilantes y queribles.

También te puede interesar