Sociedad

07-04-2022 12:44 - El mundo a un clic

Hace diez años Facebook compró Instagram e inició su imperio de redes sociales

El 9 de abril de 2012, Facebook comenzó a construir su gran ecosistema de redes sociales. Primero fue por Instagram, después por Whatsapp, y en 2021 cambió su nombre a “Meta” para dejar de ser una compañía propietaria de redes sociales y convertirse en una empresa del metaverso. ¿Cuáles son los desafíos para la comunicación del futuro? Si la tendencia a la concentración se mantiene en el metaverso, ¿existe riesgo de que las nuevas formas de comunicación se monopolicen?

Telam SE
07-04-2022 | 12:44

El mundo a un clic

VER VIDEO



“Trabajaremos con Facebook para evolucionar Instagram y construir la red”, declaró el cofundador de Instagram, Kevin Systrom, tras vender su red social a Mark Zuckerberg por “mil millones de dólares en una combinación de efectivo y acciones de Facebook”, según dio a conocer la empresa en un comunicado oficial. Con apenas seis años de historia (Facebook se lanzó en 2004 pero no fue hasta el año 2006 que dio acceso al público general), Zuckerberg estaba haciendo la primera de varias operaciones para construir su monopolio de redes sociales.

En 2006, Facebook solo estaba disponible en inglés, su uso se concentraba en Estados Unidos, Canadá y Reino Unido, y registraba 64 millones de usuarios. En 2007, lanzaron la aplicación para celulares, y a la posibilidad de compartir fotos en la plataforma, sumaron la de publicar videos. En 2008, introdujeron a la red social el botón “Me gusta” y dieron origen a una acción que se volvería estructural en la interacción de las redes sociales.

Un año antes, Microsoft, la compañía tecnológica de Bill Gates, compró una porción de Facebook (el 1,6% de la red social por 240 millones de dólares) con la condición de que la plataforma permitiera anuncios publicitarios, lo que se volvería la mayor fuente de ingresos de la red social. Para entonces, Facebook pasó a valer 15.000 millones de dólares y Mark Zuckerberg se convirtió en el “primer millennial multimillonario del mundo”, según la revista Forbes.

En 2012, Facebook superó la barrera idiomática y se convirtió en la red social más grande del mundo. Había alcanzado los mil millones de usuarios y aunque no era una plataforma creada específicamente para compartir imágenes, las personas subían "en promedio, más de 250 millones de fotos por día a la red social”, de acuerdo con la declaración de registro (Formulario S-1) que Facebook presentó aquel año ante la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos. Si los usuarios publicaban más de 10 millones de fotos por hora, 173 mil imágenes por minuto o lo que es lo mismo, casi 3 mil fotografías por segundo ¿Por qué no adquirir Instagram, una red social centrada exclusivamente en la imagen?

La historia de Instagram empieza en 2010, cuando el proyecto todavía se llamaba Burbn. Sus creadores, dos informáticos interesados en la fotografía, Kevin Systrom y Mike Krieger, advirtieron que las cámaras de los teléfonos celulares estaban mejorando y encontraron una oportunidad en el mercado de la fotografía móvil. La principal característica de esta plataforma fue el formato cuadrado de sus imágenes en referencia a las antiguas cámaras de fotos, que se convertiría en el logo de la empresa.

La idea original fue crear una plataforma para subir fotografías que se sacaban únicamente con los teléfonos iPhone. De hecho, la aplicación se desarrolló primero para el sistema operativo iOS y se lanzó en el Store de Apple, el 6 de octubre de 2010, bajo el nombre “Instagram”. En su primera semana de vida, la nueva red social registró 200 mil usuarios y para abril de 2012, ya contaba con más de 12 millones personas registradas que publicaban más de 860 mil fotos diarias. Seis días antes de que Zuckerberg adquiriera Instagram, la red social dio el gran salto a Android.

Unas 1.000 millones de personas usan actualmente Instagram cada mes, según datos de Statista. Es la tercera red social más utilizada después de Facebook, que sigue a la cabeza con aproximadamente 2.900 millones de personas activas, y Whatsapp, la aplicación de mensajería instantánea que, dominado el mundo de la imagen, Zuckerberg compró en febrero de 2014.

Whatsapp surgió en 2009, antes de la expansión de los teléfonos inteligentes, y para 2014 ya tenía 450 millones de usuarios. Brian Acton y Jan Koum, dos ex trabajadores de Yahoo!, desarrollaron el servicio de mensajería instantánea que reemplazó los mensajes de texto pago o SMS. Para expandir su presencia en los dispositivos móviles y mantener su negocio, Facebook realizó en 2014 “la compra tecnológica más cara de la historia”, según el propio Zuckerberg, unos 19.000 millones de dólares en total.

El 28 de octubre del año pasado, desde la casa matriz de la compañía, Zuckerberg anunció el cambio de nombre de su empresa a “Meta”. Para algunos, el cambio se debe a la mala reputación que Facebook cosechó a partir de las denuncias sobre el uso indebido de datos y la deficiente protección de la privacidad de sus usuarios. Pero el CEO de la compañía, afirmó que “Meta" representa mejor las actividades que ahora realiza su empresa. Facebook pasó a ser una red social más, y “Meta” se constituyó como una empresa del Metaverso, un universo inmersivo de espacios virtuales y tridimensionales que marca el sendero que tomarán las redes sociales.

Pero ¿qué desafíos implica para el futuro de la comunicación? ¿La concentración puede ser un problema heredado en el metaverso? ¿“Meta” puede monopolizarlo? Con la compra de empresas emergentes como Instagram, y consolidadas como WhatsApp, Zuckerberg ha logrado construir su posición dominante en el mercado de las redes sociales durante la última década. Los críticos lo acusaron de utilizar “su poder de monopolio para aplastar a rivales más pequeños y acabar con la competencia”, y ahora temen que utilice las mismas tácticas en el metaverso.

El metaverso es una parte importante del futuro de la comunicación, pero todavía incipiente. Se encuentra en las primeras etapas de desarrollo de hardware y software, y “Meta” viene ganando terreno con sus visores de realidad virtual “Oculus”, y con su plataforma virtual “Horizon'. Las acusaciones de que está monopolizando el metaverso son difíciles de probar pero lo seguro es que si el metaverso funciona, se iniciará una nueva era de dominio, en la que Zuckerberg ampliará su influencia hacia nuevas formas de comunicación.

También te puede interesar