Sociedad

24-03-2022 13:56 - El mundo a un clic

La guerra de Ucrania a través de TikTok

Videos breves en primera persona, retos virales, filtros y efectos musicales. TikTok está viviendo su primer gran conflicto bélico y su lenguaje parece modelar la forma en que ciudadanos ucranianos comunican al mundo la invasión rusa ¿Cómo se cuenta la guerra en TikTok y por qué no podemos dejar de mirar la pantalla del celular?

Telam SE
24-03-2022 | 13:56

El mundo a un clic

VER VIDEO



Un soldado ucraniano baila frente al celular durante el ataque ruso. Una influencer se graba en un tanque de guerra para explicar a sus seguidores cómo se maneja. Otra tiktoker musicaliza su vida en un búnker subterráneo entre calles vacías y edificios destruidos. Mientras algunos ciudadanos ucranianos decidieron usar armas para defender a su país, otros eligieron mostrar con sus teléfonos celulares, en primera persona y en tiempo real, cómo es vivir en un país en guerra.

“Cuando publiqué el primer video, un par de horas después, tenía 20.000 visitas, una cantidad increíble”, explica durante una entrevista Marta Vasyuta, una tiktoker ucraniana de 20 años que, como muchos otros creadores de contenido, se propuso compartir sus videos sobre la guerra en Ucrania a través de la red social. “Cuando alcanzó los 20 millones de vistas, pensé, ‘esa es la mitad de la población de mi país’, así que decidí hacer este trabajo de medios”, resume.

Desde hace por lo menos una década, los conflictos armados existen también en el espacio digital. Durante los levantamientos de la Primavera Árabe y la guerra civil siria de 2010 y 2011, Twitter y Facebook se utilizaron como canales para organizar, capturar y transmitir imágenes de las protestas. Pero TikTok, que para finales de 2020 ya registraba más de mil millones de usuarios mensuales activos en el mundo según datos de Statista, es a la vez heredera y precursora de muchas de las herramientas, recursos y códigos que hoy configuran el lenguaje de las redes sociales.

La historia de TikTok es la historia de otras dos aplicaciones casi idénticas: Douyin y Musical.ly, ambas de la empresa china Bytedance. Douyin es el nombre original de la red social que fuera de China se conoció como TikTok; y Musical.ly es una aplicación de videos cortos que Bytedance compró en 2017 para fusionarla un año después con Douyin, y conquistar el mercado multimedia bajo el nombre de TikTok. Así, la nueva red social no sólo heredó millones de usuarios sino también los elementos más populares de ambas plataformas: la posibilidad de crear contenido audiovisual con una aplicación móvil que se centra en la grabación y edición de videos.

TikTok y sus usuarios -que duplicaron su actividad durante 2020, en contexto de pandemia, según informes de WARC Data- impulsaron una serie de dinámicas que el consultor político Antoni Gutiérrez Rubi, sistematizó. Entre otros, la creatividad en la manera de mostrar los contenidos; la conexión con la ciudadanía a través de la difusión de causas; el uso de códigos comunes con los usuarios de la red, que en su mayoría son jóvenes de entre 16 y 24 años; la ausencia de control o moderación en los contenidos que se publican; el uso de la emocionalidad, la música y la parodia como pieza central en la comunicación; y el atractivo de lo amateur, lo natural y anónimo de sus usuarios.

En el frente, en las ciudades bombardeadas y en las rutas que los llevan a refugio en países vecinos, los usuarios de TikTok, devenidos en cronistas de guerra, muestran al mundo videos que son bromas en redes sociales y registros de la guerra al mismo tiempo. “Hay una cuestión de valor social, de estar en el centro de los acontecimientos”, explica a Télam Lucas Malaspina, consultor en comunicación política y digital. “Más allá de que sea parte de una intervención política y bélica para defender su lugar, también está la posibilidad de aprovecharlo. Estar en el centro de la escena en el mundo en el que estamos, que es predominantemente digital, es algo para aprovechar”, subraya Malaspina.

Alina Volik es otra influencer ucraniana de 18 años, que alcanzó los 76 mil seguidores en TikTok cuando comenzó a compartir contenido relacionado con la guerra. “Estaba todo el día viendo noticias sin poder dejar el móvil y decidí hacer mi vídeo, mostrarle a la gente cómo es vivir en Ucrania”, cuenta a un medio internacional. “Las fotos que edité en mi video como las de la mochila de emergencia, al principio solo las hacía para el recuerdo, sin intención de publicarlas, pero las acabé recopilando en un vídeo que ahora tiene 14 millones de vistas en TikTok”, agrega.

En un comunicado de junio de 2020, TikTok explicó cómo funciona su sistema de recomendación de contenido, lo que comúnmente llamamos el “algoritmo''. De acuerdo con la compañía, al abrir la aplicación de TikTok, los usuarios acceden a la sección llamada “Para ti” donde encuentran una serie de videos grabados por otros usuarios que la plataforma elige mostrarles. Este apartado es único para cada usuario porque está personalizado “según sus intereses”, explica el comunicado.

Pero ¿cómo se identifican esos intereses y qué indicadores tienen mayor peso en la selección de videos? Según TikTok, su sistema de recomendación -como el de muchas otras redes sociales y plataformas digitales- analiza la actividad de sus usuarios. Desde interacciones, seguimientos, “me gusta”, contenidos compartidos y comentados,  hasta datos de configuración como el idioma, ubicación y tipo de dispositivo del usuario. Pero, fundamentalmente, TikTok registra el tiempo que un usuario destina a mirar un video.

“El algoritmo de TikTok es mucho más agresivo”, señala Malaspina, “no se interesa tanto por lo que uno likea o sigue, sino por dónde está la atención. Es un algoritmo más eficiente en la atención del usuario”, resume y agrega que también los usuarios, bajo la lógica ‘comparto, luego existo’, saben que si están en el centro de un acontecimiento social, pueden tener mucho más valor en la red. Este factor, confiesa TikTok en su comunicado, es “un fuerte indicador de interés” y “recibirá mayor peso que un indicador débil, como si el espectador y el creador del video se encuentran en el mismo país”.

Esta característica, sumada a la posibilidad que ofrece TikTok de compartir un video por fuera de la plataforma -en Instagram, Whatsapp e, incluso, portales de noticias-  determina que los contenidos se vuelvan virales. “Está pensado para arrollar con todo, y es tanta la confianza que TikTok tiene en su algoritmo y en las capacidades de su herramienta de edición, que no tiene problema en que eso se transforme en contenido de otras plataformas”, explica Malaspina, “TikTok ya ganó la batalla y está imponiendo el modelo que otros intentan copiar”.

Para dimensionar, solamente durante el primer mes de conflicto, el hashtag #Ukraine reunió 30,5B de visualizaciones en TikTok. Es decir, los videos que incluyeron esa etiqueta fueron vistos en más de 30.000 millones de ocasiones. Las cifras de la propia red social indican que la atención del mundo está en Ucrania.

Después que el parlamento ruso aprobara imponer penas de prisión a los acusados de publicar noticias falsas, TikTok suspendió la creación de videos y transmisiones en vivo en Rusia. Y los ciudadanos ucranianos se hicieron, de manera casi exclusiva, de una poderosa herramienta de difusión de su causa. De la misma manera, “lo entendieron figuras más relevantes como el propio Zelenski -presidente de Ucrania, ex actor y hábil usuario de redes sociales- que si bien no usa Tik Tok sí se comprometió a contar (lo que sucede) en primera persona”, agrega Malaspina.

La guerra parece ser un contenido más que circula por todas las plataformas digitales a la vez. Puede suceder o anteceder a una receta de cocina, a la gracia de un gato o al impacto de un misil. El dedo puede scrollear  (desplazar verticalmente) la pantalla del celular infinitamente por una avalancha de contenidos recomendados, pero un video que habla el mismo idioma que sus usuarios puede ser lo suficientemente potente para llamar la atención de una mente desconcentrada.

También te puede interesar