ARCHIVOS SECRETOS
LA MENTIRA PLANIFICADA

Política

23-03-2022 18:52 -

Archivos secretos: la mentira planificada

Telam SE
23-03-2022 | 18:52

Los documentos que confirman la complicidad de sectores de la prensa internacional con la dictadura cívico militar de la Argentina

“Lo que ustedes llaman aciertos son errores,
los que reconocen como errores son crímenes
y lo que omiten son calamidades”.
Rodolfo Walsh, 24 de marzo de 1977

La burocracia del terrorismo de Estado dejó impresas las huellas de sus atrocidades. En este caso, Télam presenta ocho carpetas con información nunca antes revelada, que exponen una de las obsesiones del régimen criminal que tomó el poder el 24 de marzo de 1976: su intento por contrarrestar en el plano internacional lo que la Junta militar definió como una campaña “antiargentina”, que fue en verdad la sucesión de denuncias en el país - pero sobre todo en el exterior - sobre las torturas y desapariciones de miles de personas en los campos de extermino que la dictadura desplegó a lo largo de la Argentina.

El régimen militar diseñó una acción de contrainformación y propaganda que contó con el asesoramiento de la influyente agencia multinacional de comunicación Burson-Marsteller, y que tuvo en el Ministerio de Relaciones Exteriores el órgano desde donde se articuló el plan del gobierno genocida para intentar neutralizar las críticas que recibía en el mundo por su sistemática violación a los derechos humanos.

En los subsuelos del Palacio San Martín funcionaba la Dirección de Prensa de la Cancillería, un ministerio que quedó bajo la órbita de la Armada comandada por Emilio Massera. Cada jornada, eran trasladadas desde la ESMA personas que estaban detenidas desaparecidas para trabajar en la confección de los archivos y el seguimiento internacional de las noticias que se publicaban sobre la Argentina. Un trabajo esclavo que fue denunciado ante la Justicia, en 1985, con las declaraciones de sobrevivientes en el Juicio a las Juntas.

Los ocho legajos que se detallan en esta investigación integraron ese archivo del horror con el que el régimen castrense sistematizó la planificación de la mentira. Los folios de las carpetas indican que fueron cientos los archivos confeccionados que aún no vieron la luz y que quizá nunca se logren encontrar. Pero existieron, como dan testimonio los documentos presentados en exclusiva por Télam.


Paso a paso
 

El punto de partida de la investigación fue el momento en que el periodista Enrique Vázquez recibió un paquete de carpetas que habían permanecido, durante años, en un cajón del estudio jurídico de un abogado vinculado a los derechos humanos. Legajos secretos que el letrado había recibido de manos de un empleado de Cancillería, que los había rescatado de un volquete en el momento en que estaban desmontando el archivo del Ministerio de Relaciones Exteriores, sobre el final de la dictadura. Al morir el abogado, una secretaria del estudio entregó el material al periodista. Y luego, Vázquez se contactó con Télam para hacerlo público.

Así comenzó un trabajo conjunto entre el periodista y distintas áreas de la agencia. Vázquez fue el autor de los textos que describen los contenidos de cada uno de los ocho legajos que, ocultos por más de 40 años, exponen las maniobras de propaganda diagramadas por la Secretaría de Información Pública del régimen genocida.

Su trabajo fue complementado con una contextualización histórica, en la que se subrayaron acciones del terrorismo de Estado y de la resistencia al régimen que tuvieron impacto internacional, como fue la desaparición y asesinato del periodista y escritor Rodolfo Walsh, el secuestro del periodista Jacobo Timerman, y los asesinatos de las fundadoras de Madres de Plaza de Mayo Azucena Villaflor de De Vincenti, Esther Ballestrino de Careaga y María Ponce de Bianco, y de las monjas francesas Alice Domon y Léonie Duquet. También se recordó el Mundial de Fútbol de 1978, un evento que dirigió las miradas del mundo sobre la Argentina. En ese marco, una de las maniobras de la dictadura cívico militar fue invitar al país a periodistas de países en los que había presencia de exiliados argentinos y denuncias por las violaciones a los derechos humanos de la dictadura argentina.

En cada uno de estos ocho legajos -que Enrique Vázquez entregará a Memoria Abierta- se mantuvieron ocultos algunos de los periodistas y medios de comunicación que fueron utilizados en la operación propagandística.

Durante años permaneció oculta una parte central de la planificación de la mentira. Hasta hoy.


Ver intro

Telam SE

origen: Estados Unidos

1979 Gene Mueller

Los militares mordieron el anzuelo

Por Enrique Vázquez


De todas las visitas con pasajes en primera y alojamiento en hoteles de 5 estrellas que organizó la Cancillería de Massera, esta es la más curiosa, o la menos comprensible. En cualquier caso, corresponde reconocer la habilidad del protagonista, Gene Mueller, para pasarla bien a costa de otros.

En 1979, año de su viaje a la Argentina invitado por el gobierno militar, Mueller se desempeñaba como columnista de la sección “aire libre” del vespertino The Washington Star, un diario en franca decadencia, a tal punto que dejó de aparecer apenas 2 años después.  

Identikit ideológico de Gene Mueller by Télam on Scribd

El agregado de “inteligencia” de la embajada argentina en la capital norteamericana elaboró un tosco perfil de Mueller, al que retrata como votante republicano “porque odia a Carter”, pero lo cierto es que, a los efectos propagandísticos buscado por los militares, el invitado podría haber sido tanto conservador como progresista, de izquierda o de derecha, porque lo único que le interesaba de la Argentina era cazar y pescar. De hecho, así como otros invitados solicitaron que les garantizaran entrevistas con Videla o sus ministros, este fulano sólo pidió que le aseguraran una semana de pesca en el Paraná, a la altura de Corrientes.

En Paso de los Libres acertó una redoblona al entrar en contacto con otro pescador, Alberto Cibils, socio del astillero Frers & Cibils y también aficionado a matar animales por placer. Cuando terminó la semana de pesca del dorado en Corrientes, Mueller volvió a Buenos Aires sólo para tomar un avión rumbo a Bariloche, donde Cibils lo alojó a su costa en el hotel Llao Llao. Durante la semana siguiente, cambiaron la caña por el fusil para emprender juntos entretenidas jornadas de caza.

El Tigre del Ro fue una de las apasionantes notas sobre pesca que Mueller escribi tras su paso por Argentina
"El Tigre del Río", fue una de las apasionantes notas sobre pesca que Mueller escribió tras su paso por Argentina.


De regreso a Estados Unidos, Mueller publicó 4 notas sobre la Argentina: 2 de ellas sobre la pesca del dorado, “El tigre del río”; otra sobre la región cordillerana de la Patagonia norte, a la que llamó “Un balcón al paraíso”, y la restante sobre el fenómeno popular del soccer, deporte que comenzaba a interesar muy lentamente al público norteamericano.

Cuesta imaginar las razones que pudo haber tenido el embajador Jorge Aja Espil para recomendar el nombre de Gene Mueller en respuesta a la solicitud de “listas de periodistas afines” formulada por la Cancillería. Como residente en Washington, Aja Espil no podía ignorar la escasa influencia del Star ni el área específica que cubrían las columnas de Mueller. Sin embargo, no sólo promovió su nombre, sino que hasta adelantó el costo de los pasajes hacia y desde Buenos Aires por la compañía Braniff.

Cable secreto 2305 fechado en Washington y firmado por el embajador Jorge Aja Espil El diplomtico informa que ya se abonado el costo del pasaje del periodista
Cable secreto 2305, fechado en Washington y firmado por el embajador Jorge Aja Espil. El diplomático informa que ya se abonado el costo del pasaje del periodista.


Tras la quiebra del Star, Mueller deambuló por diversos medios de la capital estadounidense, y ya en este siglo, en 2005, tuvo un jocoso entredicho con la organización PETA (People for the Ethical Treatment of Animals). En el llamado "April Fool", que equivale a nuestro “Día de los Inocentes”, PETA difundió un comunicado bajo el título "Un nuevo estudio relaciona la caza con el tamaño pequeño del pene", sobre la base de un supuesto trabajo de la "Organización de Investigación de Trastornos de los Genitales Masculinos Diminutos". Mueller, que estaba a cargo de la sección Caza y Pesca del Washington Times, reaccionó con ferocidad, alegando, entre otras cosas, que su hermano Lou estaba muy bien dotado y sin embargo era un eximio cazador. Semejante estupidez fue recogida inmediatamente por el diario más importante de la ciudad, el Post, que hizo escarnio con el “argumento” de Mueller, a esa altura ya convertido en un viejo gruñón.

Pero que a los milicos argentinos les sacó 2 semanas de juerga con pasajes en primera y a cambio de nada, no puede caber ni la menor duda.

Aquí está la carpeta Nº 270 para atestiguarlo.


Cronología
Cronología