Espectáculos

10-03-2022 23:34 - Humor para leer y escuchar

Frases que repetimos como loros

Hoy, en exclusivo, desde la vida cotidiana, nuestro enviado especial, Adrián Stoppelman, hace un muy poco pormenorizado análisis de frases hechas que incluyen animales. Léalo, aunque sea a vuelo de pájaro.

Por Adrin Stoppelman
Por Adrián Stoppelman
10-03-2022 | 23:34
Telam SE

Frases que repetimos como loros


El lenguaje oral y escrito es lo que nos diferencia de los otros animales del planeta. Y sin embargo, nuestro lenguaje está lleno de frases en las que involucramos a los animales, y que no tienen ningún sentido, incluso para cualquier animal. Sobre todo cuando te ponés a analizarlas: “A caballo regalado no se le miran los dientes”.

Yo se los miraría. ¿Por qué me regalan un caballo al que no le puedo mirar los dientes? Por no mirar los dientes, fijate lo que les pasó a los de Troya. Y tal vez no tiene dientes por algún problema de salud y el que voy a terminar pagando el pato del veterinario… soy yo.

Ahí tenés otra: “pagar el pato”. Nunca pagué ningún pato. Es más: creo que una sola vez comí pato laqueado en un restaurante chino. Y me invitaron. O sea: ni comiendo un pato, pagué el pato.

Y es un problema que cruza las barreras del idioma. ¿Por qué en castellano se les dice “conejillos de indias” y en inglés se les dice “guinea pigs”, o sea, cerdos de Guinea? ¿En qué quedamos? Los conejillos de indias podrán ser de la India, o de América, pero los cerdos de Guinea… ¡son del África! ¿Será por eso que nunca encuentran un remedio universal? ¡Y todo porque están usando conejillos de Guinea o cerdos de India!

“Quedarse con la parte del león”. ¿De qué parte del león estamos hablando? ¿Y para qué quisiera alguien una parte de un león, a menos que necesite una alfombra y no le importe mucho qué opinen sus amigos ecologistas? En todo caso, ¿no se queda con más parte del león aquel que se queda con TODO el león que con una parte del susodicho felino?

Si. Ya sé. Usted está pensando, con justa razón, que la frase significa “quedarse con la parte más grande de algo”. Pero piense también: el león es el rey de la selva… ¿y el rey se conforma con una parte? ¿Qué clase de león es que no pelea por todo? ¿Es un león miedoso, o de tanto pertenecer a la corona ya se achanchó?

 

Ustedes dirán que yo estoy emperrado en encontrarle la quinta pata al gato de las frases hechas. Es posible, pero no por eso me traten “a cara de perro”. Especifiquen la raza de la cara del perro… aunque todos tengan cara de perro, hay algunos más simpáticos. A mi me asustaría mucho más que me traten a cara de anaconda, a cara de piraña o a cara de “parte del león” viniendo a buscar la parte que le falta.

Siguiendo con los canes: ¿por qué se dice que un mal día es un “día de perros”? ¿Acaso los perros viven vidas miserables, insufribles? Yo conozco un montón de gente que trata a sus perros mejor que a algunos seres humanos. Por eso no entiendo cuando dicen: “Un día de perros”: como si esperar a que te den de morfar, salir a hacer pipí y popó en vereda ajena sin que nadie te multe, ir a buscar el palito o dormir al lado de la estufa fuese un sufrimiento. ¿Sabés la gente que daría lo que no tiene para tener uno de esos “días de perros”?

Lo que habría que decir y sería más ajustado a la realidad es algo así como: “es un día de perros que la pasan habitualmente mal, que son maltratatados o que tienen la mala suerte de que les pongan ropita de crochet”.

Lo mismo que cuando alguien dice: “lo trata como a un perro”. ¿Qué clase de abusos que desconocemos están sufriendo los perros del planeta? Porque parecería que todos los perros son maltratados y tienen días terribles.

Ya sé. Algunos dirán que con las frases de perros, me fue como la mona. ¿A todas las monas les va tan mal? ¿Por qué no se dice “me fue como el mono”? ¿Es que al mono le va mucho mejor que a la mona? Y si a los simios les va tan mal, ¿por qué se dice que tal o cual prenda a alguien le queda “muy mona”? A mí nunca me pareció un buen cumplido, a menos que sea un cumplido entre monos. Pero decirle a un ser humano que algo le queda “muy mono” es lo mismo que un mono le diga a otro: “te queda muy humana esa banana…”

Y ahí es donde te tenés que “tragar el sapo”. Ingesta rara si las hay. Los seres humanos nos atragantamos con huesitos de pollo, migas de pan, piezas de Rasti, pero… ¿conocen a alguien que se haya tragado un sapo? Ni siquiera en el circo hay traga-sapos. Hay tragasables, traga-fuegos, pero no traga sapos. ¿Por qué “tragarse un sapo” significa comerse un garrón?

Es mucho más rico y comestible el garrón, si es que hay que elegir algo para tragarse. Y ya que hay que “tragarse un sapo”, ¿es lo mismo tragarse un sapo que tragarse un sapo de otro pozo? En una de esas es menos malo que el del pozo original…

En fin. Que hasta aquí llegamos con las frases hechas que involucran a los pobres animalitos. Tratemos de erradicarlas de nuestro lenguaje así nadie nos mete gato por liebre ni nos hace derramar lágrimas de cocodrilo y mucho menos tratarnos de burros. Eso si: ojo al piojo, que la semana que viene los espero en este espacio gratuito, apto para ratones.

Por hoy, por si las moscas, listo el pollo y a otra cosa, mariposa.


También te puede interesar