Internacional

14-02-2022 13:04 - Conflicto internacional

El G7 reiteró su apoyo a Ucrania y advirtió a Rusia que impondrá sanciones "con consecuencias masivas"

Los ministros de Finanzas de los siete países más desarrollados afirmaron: "Estamos preparados para actuar con un mayor respaldo económico y financiero en Ucrania de una forma fuertemente coordinada y en un plazo muy breve".

Telam SE
14-02-2022 | 13:04
Los responsables de Economa de Estados Unidos Canad Japn Reino Unido Alemania Francia e Italia subrayaron su compromiso para intervenir en ayuda de Kiev Foto AFP
Los responsables de Economía de Estados Unidos, Canadá, Japón, Reino Unido, Alemania, Francia e Italia subrayaron su compromiso para intervenir en ayuda de Kiev. Foto: AFP

El G7 reiteró este lunes su apoyo económico a Ucrania y su capacidad para "actuar con rapidez" ante el "continuo despliegue militar ruso en la frontera", mientras el canciller alemán, Olaf Scholz, sigue apostando a la vía diplomática y viajó a Kiev para dar la solidaridad y el apoyo de Alemania a la exrepública soviética.

"Estamos preparados para actuar con un mayor respaldo económico y financiero en Ucrania de una forma fuertemente coordinada y en un plazo muy breve", afirmaron los ministros de Finanzas del G7  (los siete países occidentales más desarrollados) en un comunicado difundido este lunes y recogido por las agencias de noticias Sputnik y AFP.


Los responsables de Economía de Estados Unidos, Canadá, Japón, Reino Unido, Alemania, Francia e Italia subrayaron su compromiso para intervenir en ayuda de Kiev al tiempo que respaldan los esfuerzos para "identificar una vía diplomática hacia la desescalada".

Los ministros advierten además que las sanciones colectivas del bloque "tendrán consecuencias masivas e inmediatas para la economía rusa".

Ucrania recibió paquetes de ayuda internacional por un valor superior a los 48.000 millones de dólares desde 2014, de acuerdo con estimaciones del G7.

Varios cruces de declaraciones sembraron más dudas sobre una posible solución diplomática del conflicto, luego que que el presidente ucraniano, Volodomir Zelenski, dijera que entrar a formar parte de la OTAN "garantizaría" la seguridad de Ucrania

A contramano de esas declaraciones y en línea con lo sostenido por Moscú desde el inicio del conflicto, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo que si Kiev renuncia a su política de ingreso en la Alianza Atlántica, las preocupaciones de Rusia por su seguridad quedarían resueltas.

A la vez, el portavoz se mostró escéptico ante las declaraciones del embajador ucraniano en el Reino Unido, Vadim Pristaiko, de que Ucrania podría abandonar sus aspiraciones a la OTAN para "evitar la guerra", teniendo en cuenta que más tarde la Cancillería de Ucrania aseguró que las palabras del diplomático fueron "sacadas de contexto".

Por su parte, el alemán Scholz declaró camino a Kiev que espera ver señales que apunten a que Rusia reduzca las tensiones. "Urgentemente esperamos señales de una desescalada de tensiones por parte de Moscú. Una mayor agresión bélica tendrá graves consecuencias para Rusia", dijo Scholz, citado por su servicio de prensa.

El líder alemán viajará este martes a Moscú, donde tiene previsto reunirse con el presidente ruso, Vladímir Putin, para exigir al Kremlin una "urgente señal" de distensión.

El canciller germano dijo el domingo en Berlín que en su viaje a Kiev y Moscú quiere "aprovechar para ver cómo podemos garantizar la paz en Europa".

Varios medios ucranianos especulaban este lunes sobre si a Scholz le espera una recepción fría en Kiev, producto de la negativa de Alemania de proporcionar a Ucrania armas como sí hacen otros países europeos.

Ucrania exigió una reunión urgente con Rusia y los países de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), tras acusar a Moscú de no compartir informaciones sobre sus masivos desplazamientos de tropas en la frontera ucraniana.

Las tensiones en torno a Ucrania se fueron agravando en los últimos meses por la acumulación de tropas rusas cerca de la frontera ucraniana, que Occidente interpreta como preparativos para una posible invasión.

Rusia rechaza esas sospechas, defiende el derecho a mover fuerzas dentro de su propio territorio según lo estime conveniente y acusa a la OTAN de buscar pretextos para emplazar más equipamiento militar cerca de las fronteras rusas.

Según el canciller ruso, Serguei Lavrov, Occidente desata la "histeria" para encubrir el sabotaje por parte de Ucrania de los Acuerdos de Minsk, que sientan las bases para una solución política del conflicto armado interno en Donbáss.

Críticas a la retirada de observadores de los EE.UU. de Ucrania

La retirada de los empleados estadounidenses y británicos de la Misión Especial de Observación de la OSCE en el este de Ucrania crea potencial para la manipulación de la información, afirmó la canciller de la autoproclamada República Popular de Donetsk (RPD), Natalia Nikonórova.

"Estos países (EEUU y el Reino Unido) dicen a sus observadores que salgan (...) es decir que ahora estos países se encuentran (...) en una situación en que pueden declarar que no tienen información o que la información no es confiable", dijo a la cadena Rossiya 24, citada por la agencia Sputnik, e indicó que este hecho crea "un campo para manipulación de la información".

La canciller de la RPD, escindida en 2014, subrayó que es probable que la decisión de EEUU y el Reino Unido fuera estratégica y agregó que de tal manera Washington y Londres crean "un hogar de tensiones" en torno a Ucrania.

No obstante, destacó que la salida de los observadores estadounidenses y británicos no es una catástrofe porque serán reemplazados por los de otros países.

Según informó anteriormente a Sputnik el diputado Vladislav Berdichevski de la RPD, los miembros estadounidenses, británicos y daneses de la misión de la OSCE en Ucrania ya habían abandonado el este de Ucrania.

En este contexto, la Cancillería rusa expresó su preocupación por tal decisión e instó a los responsables de la misión a poner fin a los intentos de manipularla.

Las tensiones en torno a Ucrania se fueron agravando en los últimos meses por la acumulación de tropas rusas cerca de la frontera ucraniana, que Occidente interpreta como preparativos para una posible invasión.

Rusia rechaza esas sospechas, defiende el derecho a mover fuerzas dentro de su propio territorio según lo estime conveniente y acusa a la OTAN de buscar pretextos para emplazar más equipamiento militar cerca de las fronteras rusas.

Newsletter

También te puede interesar