Internacional

14-01-2022 09:52 - pandemia

Ómicron y la nieve empujan el desabastecimiento en los supermercados de EEUU

La gran cantidad de personas contagiadas o aisladas a lo largo de la cadena de producción interrumpe por completo el sistema de suministro de alimentos y productos básicos, una situación que se potencia por las inclemencias climáticas en algunos estados.

Telam SE
14-01-2022 | 09:52
El desabastecimiento se siente en los supermercados
El desabastecimiento se siente en los supermercados.

La crisis de abastecimiento que golpea a Estados Unidos en las últimas semanas se agudizó con la propagación vertiginosa de la variante Ómicron de coronavirus, las bajísimas temperaturas y las tormentas de nieve que azotan el noreste del país desde comienzos de 2022, informó la prensa local este viernes.

La escasez fue una característica recurrente de la pandemia de Covid-19 en el país, al principio con la falta de papel higiénico, pero últimamente se agotó una gama más amplia de artículos, informó el Digital Journal.

La situación fue reflejada en las redes sociales, inundadas por imágenes que muestran góndolas vacías.

La pandemia continúa afectando las cadenas de suministro y muchos supermercados en Estados Unidos enfrentan escasez de productos.

Los clientes se quejan de la falta de frutas y verduras y otros productos básicos.como miel, huevos, leche y carne.

En Washington y en los estados vecinos, Maryland y Virginia, la nieve agudizó este problema de desabastecimiento recurrente desde el inicio de la pandemia.

"No hay suficientes camioneros y como están sujetos a regulaciones estrictas en cuanto a horas de trabajo y descanso, dicen 'vamos a parar', bueno, pues paran y no nos abastecen", explicó un empleado del supermercado Giant de Bethesda.

"La variante Ómicron es tan contagiosa que tiene un impacto casi simultáneo en todo Estados Unidos", subrayó Patrick Penfield, de la universidad de Syracuse.

Una multitud de empleados a lo largo de la cadena de producción de alimentos están enfermos o en cuarentena, lo que interrumpe por completo la cadena de suministro.

"No podemos producir tantos alimentos como necesitamos. No hay suficientes personas para entregar los alimentos, e incluso cuando los alimentos se entregan en el supermercado, no hay nadie para descargarlos o colocarlos en los estantes", indicó Penfield.

El fenómeno está muy extendido en todo el país, pero es más significativo en las regiones que también se enfrentan al mal tiempo, como Washington.

La Federación Nacional de Comercio (NGA), que representa a los comerciantes independientes en el sector minorista de alimentos, también señaló que la escasez de mano de obra continúa "a nivel nacional, ejerciendo presión sobre las industrias esenciales, como los supermercados y la industria alimentaria en general".

En una encuesta reciente de sus 1.500 miembros, varios de ellos "informaron haber operado sus tiendas a menos del 50% de su capacidad laboral normal, por períodos breves, en el punto álgido de la ola" de contaminación.

Además, la federación advirtió a los consumidores que aún deben esperar "interrupciones esporádicas" como vino sucediendo durante un año y medio. 

También te puede interesar