Policiales

30-12-2021 20:51 - CABA

Solicitaron la prisión preventiva para siete policías por encubrir el crimen de Lucas González

El requerimiento recayó sobre el comisario inspector Daniel Santana, el comisario Rodolfo Ozan, el subcomisario Ramón Jesús Chocobar, y los oficiales Sebastián Baidon, Jonathan Alexis Martínez, Ángel Darío Arévalos y Daniel Rubén Espinosa.

Telam SE
30-12-2021 | 20:51
El asesinato de Lucas sucedi el 17 de noviembre cuando la vctima y tres amigos salieron de entrenar del club Barracas Central
El asesinato de Lucas sucedió el 17 de noviembre, cuando la víctima y tres amigos salieron de entrenar del club Barracas Central

El fiscal que investiga el homicidio calificado de Lucas González, el adolescente de 17 años asesinado de un balazo por efectivos de la Policía de la Ciudad en noviembre pasado en el barrio de Barracas, pidió hoy que sean procesados con prisión preventiva siete efectivos de esa fuerza por el encubrimiento del crimen, informaron fuentes judiciales.

El requerimiento del fiscal de instrucción Leonel Gómez Barbella recayó sobre el comisario inspector Daniel Santana, el comisario Rodolfo Ozan, el subcomisario Ramón Jesús Chocobar, y los oficiales Sebastián Baidon, Jonathan Alexis Martínez, Ángel Darío Arévalos y Daniel Rubén Espinosa.

Fuentes judiciales informaron a Télam que Gómez Barbella solicitó al juez de la causa Martín del Viso el procesamiento con prisión preventiva de los siete efectivos de la Policía de la Ciudad por los delitos de falsedad ideológica, privación ilegal de la libertad agravada por abuso funcional y sin las formalidades de la ley, encubrimiento agravado por la condición de funcionarios públicos y por ser el delito precedente especialmente grave e imposición de torturas.

De acuerdo con el Ministerio Público Fiscal (MPF), estos policías, con distintos roles, participaron desde el comienzo en el procedimiento que intentó encubrir el asesinato de González, y en sus respectivas declaraciones indagatorias solo dieron una versión “maquillada y mendaz” acerca de lo ocurrido.

Para el MPF también adulteraron pruebas y distorsionaron los hechos a la hora de informar lo acontecido al personal de la Policía Federal Argentina (PFA) y del Juzgado de Menores 4 que intervinieron en la escena del crimen.

Esta semana, el comisario Santana, el de mayor jerarquía de la Policía de la Ciudad detenido por el crimen de González, aseguró durante su indagatoria que su función en la escena del hecho fue "meramente administrativa", al tiempo que se declaró "inocente" y dijo que no arriesgaría su trabajo por un hecho de esas características.

Mientras que el comisario Ozán dijo ante la Justicia que fue a la escena del hecho "por camaradería y compañerismo", ya que no se trataba de su jurisdicción y que "jamás" dudó de que se había tratado de un "enfrentamiento".

A su vez, el juez del Viso rechazó un pedido de excarcelación realizado por el policía Santana, en una medida adoptada tras un dictamen del fiscal del caso Gómez Barbella.

"La medida coercitiva se presenta al menos por ahora como la más idónea, necesaria e indispensable para lograr la aplicación de la ley, máxime cuando se advierte que Santana fue detenido hace bastante poco, el 26 de diciembre pasado, lo que demuestra que el tiempo de detención no se exhibe desproporcionado según la finalidad a la que propende la encuesta", dijo el juez en su fallo.

Por el homicidio calificado de Lucas y la tentativa de homicidio calificada de sus tres amigos están procesados con prisión preventiva los policías de la Ciudad Juan José Nieva, Fabián López y Gabriel Issasi.

Mientras que por el encubrimiento están también con prisión preventiva los comisarios Juan Romero y Fabián Du Santos, el subcomisario Roberto Inca, el inspector Héctor Cuevas y las oficiales Micaela Fariña y Lorena Miño, quienes afrontan otros cargos como "falsedad ideológica, encubrimiento agravado, privación ilegal de la libertad agravada y vejaciones".

El crimen de Lucas


El asesinato de Lucas (17) sucedió cerca de las 9.30 del 17 de noviembre, cuando la víctima y tres amigos de su misma edad salieron de entrenar del club Barracas Central a bordo del Volkswagen Suran del padre de uno de ellos y fueron interceptados por un auto Nissan Tiida de la Brigada de Investigaciones de la Policía de la Ciudad sin patente ni signos de ser policial, del que bajaron tres efectivos armados y sin identificar.

De acuerdo con las pruebas recabadas, los adolescentes creyeron que eran ladrones que iban a robarles, por lo que huyeron del lugar, momento en que los policías les dispararon desde distintos ángulos.

Al menos cinco tiros dieron en el auto y uno de ellos impactó en la cabeza de Lucas, quien horas más tarde murió.

También te puede interesar