Espectáculos

23-12-2021 22:56 - Humor para leer y escuchar

Pronóstico para Noche Buena Parte 2

Hoy, en exclusiva, desde la vida cotidiana, nuestro corresponsal, Adrián Stoppelman continúa con sus predicciones minuto a minuto sobre qué sucederá en la mayoría de los hogares argentinos en esta Nochebuena. Léalo y evítese un disgusto, o disfrutelo.

Por Adrin Stoppelman
Por Adrián Stoppelman
23-12-2021 | 22:56

 

Telam SE

Pronóstico para Noche Buena Parte 2



Si se perdió la primera parte, puede encontrarla aquí

Habíamos dejado la historia en el 24 de diciembre a eso de las 22.52 cuando en medio de la cena surgió el tema precios y el primer comentario tipo: “¿Y qué querés con este gobierno”? CHAN.

-22.53: Agria discusión sobre política, la grieta se hace presente y todos dicen que ya no se puede vivir, que la economía es insoportable y echan culpas, pero con la boca llena.

-23.01: Los niños, hartos y aburridos, comienzan a corretear de aquí para allá, mientras que la cantidad de alcohol ingerida y la acalorada discusión no dejará escuchar la acalorada idéntica discusión que están teniendo los vecinos de la casa de al lado.

-23.02: Una de las cuñadas recuerda que está el bebé durmiendo en la habitación de al lado y todos deben bajar la voz  para no despertarlo… Por un instante todos se callan.

-23.03: Sigue la discusión, pero en voz baja y susurrante.

-23.15: 72% de probabilidades de que la cantidad de hielo no sea suficiente. Los dueños de casa recargan cubeteras a lo pavote y las ponen en el freezer, pero como está tan llena la heladera, esos cubitos recién podrán usarse para año nuevo

-23.31: 100% de probabilidades de ruido de petardos y cuetazos en leve aumento. 93% de posibilidades de que uno caiga cerca de la ventana, y asuste a toda la familia. Los dueños de casa se horrorizan ante la falta de responsabilidad de algunos que tiran cuetes en casa ajena

-23.35: Los dueños de casa salen a tirar cuetes. Tienen un arsenal como para invadir Irak, Afganistán y si fuese necesario Siria y todo “el eje del mal”. Los perros enloquecen, algunos chicos lloran, otros tiran cuetes, los adolescentes ni se enteran, y los mayores… le siguen dando al diente y al alcohol.

-23.45: El arsenal de petardos se acaba mucho antes de la medianoche. Los que los tiraron ingresan de nuevo a la casa, con sed. Ya nadie recuerda cuál es su vaso pero no importa: agarran cualquiera que tras olerlo tenga aroma a alcohol

-23.46: Ante tanta excitación, los niños ya no soportan más e insisten con abrir los regalos. Los mayores ceden. Todos se abalanzan sobre los regalos. El 50% de los chicos estará contento con lo que le tocó. El otro 50% querrá jugar con el regalo del otro, y se producirán conatos de peleas, mientras padres, cuñados, encargados y/o tutores les prometen a los otros que después se los van a prestar, sabiendo que eso jamás sucederá.

-23.48: El 50% de los juguetes nuevos sufre alguna rotura, golpe o inconveniente. Los padres no pueden solucionarlo y se cruzan miradas de: “te dije que no compraras el berreta”, o bien de “¿para qué gastaste tanta guita, te das cuenta?”

-23.55: El estruendo de los petardos es ensordecedor. Alguien dice “Es la hora”, comienza una disputa para ver quién es el que tiene el reloj con la hora más exacta. Las mujeres corren a poner las botellas de sidra y champán sobre la mesa. 100% de probabilidades de que algún grandote amague con intentar abrir la botella de champán apuntando a tus ojos.

-23.59: Ante la incertidumbre horaria, alguien prende la radio, para escuchar el top y otros siguen discutiendo sobre la calidad de sus relojes.



-00.00: Suena el top.  “A brindar chicos!” dice alguna mamasa. Con el último aliento se llenaron las copas y justo justo a la hora exacta se produce el brindis. Tras el brindis vienen los besos, y los niños huyen corriendo ante la posibilidad de ser besados por tíos, abuelas y desconocidos babosos y aliento etílico.

-00.02: Tras el brindis, salen a la cancha los pan dulces, nueces, turrones, avellanas, la garrapiñada y un budín que es sospechosamente parecido al budín de los últimos 7 años. Los mayores dicen “no me entra más nada”, pero 15 minutos más tarde habrán devorado hasta el envoltorio.

-00.03: La falta de señal para comunicarse enloquece a los adolescentes que piden a los gritos irse de este país.

-00.04: Todos los adolescentes piden permiso, no para irse del país, sino para tomárselas e irse de joda con sus otros amigos adolescentes, previo mangazo de dinero.

-00.05: Suena el teléfono fijo. Es un pariente que llama para avisar que no se puede comunicar por celular porque no hay señal y que les desea feliz Navidad, aunque por la falta de emojis no puede articular correctamente su mensaje en forma oral.

-02.33: Se acabaron los temas de conversación. Una abuela ronca en la mecedora. Los pibes juegan a la pelota en el living sin darle bola a los regalos nuevos y se decide levantar la sesión. Tras la repartija de las sobras entre los presentes, única manera de sacarse de encima ese plato que fue un fracaso, el amo de casa agarra el auto para llevar a abuelos, abuelas y tías a sus respectivos hogares. Nadie se lleva el budín.

-04.15: El dueño de casa llega a su hogar, destruido. Los chicos duermen y la mujer está desparramada en la cama. La pila de platos para lavar supera el tamaño de la bacha de la cocina. El tipo se desabrocha el lompa, porque no da más y piensa: “el lunes empiezo la dieta”. Y ahí se da cuenta de que sobró matambre y lechón y de que todavía falta la fiesta de fin de año. “Ma si”, dice, “la empiezo el año que viene”

-05.25: Ronquidos… Llegó la Navidad.

También te puede interesar