Política

23-12-2021 16:40 - anuario 2021

El año de la vacunación y la "reconstrucción" de la provincia, ejes de la gestión de Kicillof

Tras un año dedicado a la vacunación y a controlar la pandemia, el gobernador bonaerense  buscará sumar 40.000 policías para patrullar las calles del Gran Buenos Aires, hacer obras de pavimentación e iluminación, reparar escuelas y hospitales, implementar planes de arraigo, de formación laboral para jóvenes, de turismo y de desarrollo tecnológico.

Por Juliana Ricaldoni
Por Juliana Ricaldoni
23-12-2021 | 16:40
El objetivo prioritario de 2021 fue extender la campaa de vacunacin
El objetivo prioritario de 2021 fue extender la campaña de vacunación.

El gobierno bonaerense dedicó todos sus esfuerzos durante el 2021 a vacunar a la población para atravesar la segunda ola de la pandemia de coronavirus sin que colapse el sistema sanitario y con la menor cantidad de fallecimientos posibles y, en paralelo, atendió las consecuencias económicas y sociales que el Covid-19 produjo.

El primer desafío del año fue la temporada turística de verano e los destinos bonaerenses, fundamentalmente en la zona costera, período que se logró transitar sin sobresaltos, manteniendo vigentes protocolos de cuidados y testeos.

Mientras, comenzaba el plan de vacunación más grande de la historia, y el gobernador Axel Kicilof y su equipo se abocaban a adoptar medidas para evitar que subieran los contagios.

En enero, suspendieron actividades comerciales, artísticas, deportivas, culturales, sociales y recreativas entre la 1 y las 6; redujeron reuniones a grupos de hasta 10 personas y restringieron el uso de transporte de pasajeros urbano solo para trabajadores esenciales.

Luego, con el descenso de casos, alivianaron esas medidas y finalmente el período estival terminó con más de 5 millones de turistas en los destinos de la provincia.

Desde el Poder Ejecutivo se instó durante todo el verano a la población a vacunarse, a mantener recaudos y a desoír a lo que denominaron "la campaña anticuidados".

La provincia prometi sumar policas
La provincia prometió sumar policías.

Así, el 1° de marzo comenzaron las clases combinadas -virtuales y presenciales- y más de 4 millones de alumnos volvieron a las aulas, pero en abril comenzaron a subir exponencialmente los casos y se dispuso la suspensión por 15 días.

Los comercios se cerraron entre las 20 y las 6 de la mañana, se prohibieron los viajes de egresados y de grupos turísticos, y las reuniones en domicilios particulares; así como las actividades en casinos, bingos, discotecas y salones de fiestas.

Tampoco se permitieron las actividades deportivas en lugares cerrados y volvió a limitarse el transporte al personal esencial. En simultáneo, se determinaron multas para quienes incumplieran con esas medidas, realizaran fiestas clandestinas o no usaran barbijos.

Ante la crisis epidemiológica y sanitaria, en mayo se decidió una nueva suspensión de clases presenciales, hecho que el gobierno porteño no acató y judicializó hasta que obtuvo el aval de la Corte Suprema para manejarse con autonomía en la materia.

Por entonces, el oficialismo acusó a Juntos por el Cambio de politizar el tema y de plantear "un debate electoralista en lugar de priorizar la salud".

A mediados de año, se dispuso que los bonaerenses que regresaran al país desde el exterior debían hacer un aislamiento obligatorio durante cuatro días en un hotel y otro de tres días en sus domicilios para evitar ingreso de la variante delta.

Dirigentes opositores como Mauricio Macri, Horacio Rodríguez Larreta, María Eugenia Vidal, Diego Santilli, Elisa Carrió y Patricia Bullrich aprovecharon esa situación para plantear la campaña política del "basta" haciendo referencia a una supuesta falta de libertades.

Ya en julio, y ante un marcado descenso de los contagios, se ampliaron aforos, se eliminaron restricciones, volvieron las visitas en geriátricos, las actividades culturales y recreativas. Los niños de los 135 municipios volvieron a las aulas todos los días, ya sin burbujas sino en grupos completos.

En agosto, el Frente de Todos cerró las listas legislativas y se decidió que Victoria Tolosa Paz estaría acompañada por el hasta entonces ministro de Salud, Daniel Gollan. Así, el médico dejó el cargo y fue reemplazado por Nicolás Kreplak.

El oficialismo llevó adelante una campaña electoral en la que se puso de manifiesto que estaban en juego dos modelos y se criticó con dureza la gestión de Juntos, señalando no sólo "los tarifazos, la desinversión, la toma desenfrenada de deuda y las políticas de ajuste" sino la actitud que los máximos referentes de ese espacio adoptaron durante la pandemia con rechazo a las vacunas y a las medidas de cuidado.

Por su parte, JxC aprovechó el descontento social por la crisis económica y las restricciones, y buscó hacer de la defensa de la educación y la seguridad una bandera.

Con el eslogan de "la vida que queremos", Kicillof compartió grandes actos con los principales referentes del FdT -el presidente Alberto Fernández; la vicepresidenta, Cristina Kirchner, y su hijo Máximo, titular de la bancada oficialista en Diputados; y el presidente de la Cámara baja, Sergio Massa- en los que se destacó siempre la unidad del espacio.

Las primarias del 12 de septiembre representaron un duro golpe para el gobierno ya que Juntos obtuvo 5 puntos más que el FdT. Apenas dos días después, el gobernador adelantó que haría cambios en su gabinete y subrayó que era necesario "acelerar la reactivación, dar respuestas, cuidarle el bolsillo a la ciudadanía y lograr la desaceleración de los precios".

En septiembre, y con el propósito de dar una señal de las demandas ciudadanas expresadas en las urnas y dotar al gabinete de mayor territorialidad y volumen político, Kicillof reformuló su equipo de Gobierno: Martín Insaurralde reemplazó a Carlos Bianco como jefe de Gabinete; Leonardo Nardini, pasó a ser ministro de Infraestructura en lugar de Agustín Simone y Teresa García dejó el cargo de ministra de Gobierno a Cristina Álvarez Rodríguez.

A partir de octubre, la industria bonaerense llegó a niveles superiores a los de la prepandemia, se alcanzó índices récord de exportaciones y se recuperaron más de 2 mil empleos del sector privado.

El gobierno modificó la estrategia, reconfiguró la campaña, y bajo el lema del "Sí", trabajó para recuperar los casi dos millones de votantes desencantados que habían acompañado al FdT en las elecciones presidenciales de 2019 y que no lo hicieron en las PASO.

Sin grandes actos, el peronismo bonaerense llevó a cabo entonces una campaña de cercanía, escucha, recorridas por los distritos y mateadas en las plazas.

Kicillof y su equipo buscaron en el último tramo de la campaña transmitir a la población que se ejecutaban medidas que atendían sus preocupaciones centrales: empleo, inseguridad e inflación.

Ya en octubre, con los contagios totalmente a la baja, reabrieron los boliches, volvió el público a los estadios de fútbol y comenzaron también a regresar al trabajo presencial los estatales.

Despus de la mitad del ao la industria comenz a recuperarse
Después de la mitad del año la industria comenzó a recuperarse.

El gobernador insistía que con el avance del plan de vacunación, era "el tiempo de la reconstrucción" y en las elecciones del 14 noviembre el FdT logró acortar la diferencia con Juntos, al obtener el 38,5% de los votos, menos de 1,3 puntos porcentuales por debajo del 39,8% que alcanzó la coalición opositora.

Esa remontada electoral le permitió al Frente de Todos tener paridad en el Senado bonaerense y mantener la primera minoría en Diputados, lo que fue celebrado por el gobernador como un triunfo.

De cara a lo que resta de mandato,Kicillof hizo un relanzamiento de gestión, a través de un plan denominado "Seis por Seis" según el cual, tras seis años de crisis y pérdidas generadas por los cuatro años de macrismo y los dos de la pandemia, hacen falta seis años más "de reconstrucción de la provincia".

Entre los objetivos centrales del año próximo se encuentra el de realizar "la mayor inversión de la historia de la provincia en materia de infraestructura, educación, seguridad y salud".

La consigna para lo que resta de la gestión será lograr una provincia integrada, fuerte y moderna, para lo cual el gobernador anunció que entre 2022 y 2023 buscará sumar 40.000 policías para patrullar las calles del Gran Buenos Aires, hacer obras de pavimentación e iluminación, reparar escuelas y hospitales, implementar planes de arraigo, de formación laboral para jóvenes, de turismo y de desarrollo tecnológico.

Tras las elecciones el gobernador relanz su gestin
Tras las elecciones, el gobernador relanzó su gestión.


Al mismo tiempo, introdujo nuevas modificaciones en el equipo de Gobierno: incorporó al kirchnerista Alberto Sileoni como director general de Cultura y Educación (su antecesora, Agustina Vila, pasó a Secretaría General); al massista Jorge D'Onofrio como ministro de Transporte; y a las camporistas Daniela Vilar como ministra de Ambiente y Florencia Saintout como titular del Instituto Cultural.

En esa búsqueda de resultados palpables, Kicillof lanzó -sin explicitarlo- su reelección. Quienes conocen la dinámica de funcionamiento del economista sostienen que es difícil que ello haya sido, sin el aval de Cristina Kirchner.

Ilustracin Pablo Blasberg
Ilustración: Pablo Blasberg.

También te puede interesar