Espectáculos

16-12-2021 22:46 - Humor para leer y escuchar

Pronósticos para Noche buena minuto a minuto – Parte 1

Hoy, en exclusiva, desde la vida cotidiana, nuestro corresponsal, Adrián Stoppelman predice, minuto a minuto, qué sucederá en la mayoría de los hogares argentinos en Nochebuena. Léalo antes de la Nochebuena, y evite que le sucedan estas cosas.

Por Adrin Stoppelman
Por Adrián Stoppelman
16-12-2021 | 22:46
Telam SE

Pronósticos para Noche buena minuto a minuto – Parte 1



Ya se acerca Nochebuena, ya se acerca Navidad, y alguna de estas cosas que te pronostico, seguramente te van a pasar.

-20 a 20.30: Frenéticos preparativos para poner la casa en orden. 90% de probabilidades de momentos de tensión cuando le hije adolescente siga usando el baño (como desde hace 2 horas) y falte que aún se duchen los dueños de casa.

-20.35: Los niños preguntarán por primera vez si ya pueden abrir los regalos. Se les contesta, amablemente, que no, que todavía falta un rato.

-20.40: Caen los parientes tempraneros. Esos que les decís a las 10 de la noche y te caen 20.40. 75% de probabilidades de que no alcance el espacio en la heladera ni el freezer para guardar los postres helados ni lugar en la heladera para tanta cerveza.

-20.41: Ante la llegada de la parentela, los niños vuelven a preguntar si ya pueden abrir los regalos. 95% de probabilidades de que se les diga, con cierta amabilidad: “Papá Noel viene más tarde, después de comer”.

-20.45: Preocupación: se manda guasap a los cuñados y no contestan. El mensaje tiene por objetivo “apurarlos” porque ya se sabe que son de llegar tarde. 87% de probabilidades que alguien prometa no invitarlos nunca más. 100% de probabilidades de que eso no suceda.

-20.46: Los niños, propios y ajenos preguntan si ya pueden abrir los regalos. Se les contesta, elevando el tono: “si no dejan de preguntar, Papá Noel no les va a dejar ni medio”.

-21.00: Ante la falta de respuesta de los cuñados, se cumple el porcentaje antes mencionado y alguien grita: “El año que viene no los invito”. Se produce la primera discusión sobre si se debe empezar a comer o no. Se decide esperarlos un rato más, pero no mucho. Hay hambre.

-21.05: Media hora antes del plazo establecido, los presentes comienzan a picar y a beber porque “con el calor es una pena que se calienten los platos fríos”.

-21.09: Los niños preguntan si ya pueden abrir los regalos. Se les contesta, con cara de pocos amigos: “¿no saben que tiene que estar toda la familia presente, eh, eh?”. Los niños protestan porque saben que los cuñados van a llegar tarde y piden que el año que viene no los inviten.

-21.42: ¡Llegan los cuñados! Sentimientos de culpa entre los que están morfando, que tratan de limpiar sus platos para que no se note que ya comieron. Se dificulta el emparejamiento de la capa de salsa del vitel toné y el hacer que la fuente de matambre parezca inmaculada. 

-21.43: La llegada de los primitos da a entender a los chicos que ya está toda la familia reunida y preguntan si ya pueden abrir los regalos. Ahora las respuestas ya son del estilo: “che, a ver si se dejan de romper con los regalos” “siéntense en su mesa y no joroben o no viene un pomo Papá Noel” “No hinchen porque Papá Noel es un tipo medio jodido”.

-21.44: Comienza la ingeniería para tratar de sentar a todos alrededor de una mesa para 4 que hoy debe albergar a 10. Los dueños de casa se sientan en las sillas cluecas, los viejos en las sillas más resistentes, los cuñados en la sillas buenas, - no sea cosa que después comenten - y los adolescentes en banquitos. Los niños en mesita aparte, lejos del arbolito, para evitar tentaciones.



-22.01: El padre conmina al adolescente a sacarse los auriculares de las orejas y a la adolescente a que deje de guasapear. El adolescente no lo escucha, y la adolescente se queja de que no hay señal y está todo bloqueado.

-22.03: Una vez que están todos sentados y bien apretados, el dueño de casa anuncia: “Che: cada uno va y se sirve lo que quiere. Esto es autoservicio”, con lo que todo el trabajo de ingeniería para acomodar a la gente, fue en vano.

-22.04: La flia ataca el morfi y los que ya habían comido se sirven y manducan como si recién empezaran. Los mayores en buena condición física copan la primera línea y dicen que no van a comer tanto, pero se sirven dos cucharas de todo lo que haya.

-22.08: Alguno se aviva de que una de las abuelas no se puede levantar. “Che, sírvanle algo a la abuela”. Todos se ofrecen y le preguntan a la abuela, de lejos, que qué quiere. La abuela no sabe-no contesta, hasta que la dueña de casa sentencia: “ponele un poco de todo, total..”

-22.12: Los niños preguntan si falta mucho para abrir los regalos. Las respuestas ya no contienen palabras: solo miradas a sesinas.

-22.28: 20 minutos de comenzado el festín y ya se puede advertir cuáles son los platos más y menos exitosos. Además de la comprobación a simple vista, otro indicio es que nadie pregunta quién hizo ese salpicón de dudoso aspecto. Además, del plato exitoso siempre alguno hará alarde. Del fracaso, no hay padres.

-22.45: Mientras los mayores le pasan un pancito al plato y lo dejan como nuevo para una segunda vuelta, se habla del tema preferido de toda reunión familiar: las enfermedades. Que yo tengo esto, que la que está mal es Clotilde, que la prepaga no te lo cubre. Los de edad intermedia, en tanto, alabarán la calidad del matambre de la carnicería de Pedro, se harán los que saben sobre vinos, dirán “malbec”, “bonarda” y “maderas” como si fuesen sommeliers y todo para llegar a la conclusión de que da lo mismo cualquiera, total… para tomar con soda

-22.52: Surge el tema precios y el primer comentario tipo: “¿Y qué querés con este gobierno”? CHAN.
¿Qué sucederá a partir de ese momento? No se pierda la continuación de esta apasionante historia navideña la semana que viene a esta misma hora, en este mismo portal.

También te puede interesar