Policiales

10-12-2021 15:58 - Investigación

El padre de uno de los amigos de Lucas denunció movimientos intimidatorios frente a su domicilio

El padre de uno de los sobrevivientes del ataque policial cometido en Barracas denunció ante la Justicia que cuatro personas a bordo de un auto pasaron frente a su casa y lo observaron de forma "intimidante". En tanto, otro padre expresó que el temor de lo que puede sucederle a su hijo "lo llevó a considerar la posibilidad de trasladarse a otra provincia".

Telam SE
10-12-2021 | 15:58
Lucas fue asesinado el pasado 17 de noviembre por la Polica de la Ciudad Foto Archivo familiar
Lucas fue asesinado el pasado 17 de noviembre por la Policía de la Ciudad. Foto: Archivo familiar

El padre de uno de los tres amigos de Lucas González que sobrevivieron al ataque policial cometido el 17 de noviembre último en el barrio porteño de Barracas denunció ante la Justicia que cuatro personas a bordo de un auto pasaron frente a su casa y lo observaron de forma "intimidante", por lo que se inició una investigación, informaron fuentes vinculadas a la pesquisa.

Ese episodio fue uno de los argumentos que utilizó el jueves el juez de Instrucción a cargo de la causa, Martín del Viso, para rechazar el pedido de excarcelación solicitado por la oficial de la Policía de la Ciudad Micaela Fariña, detenida e imputada junto a otros cinco integrantes de esa fuerza por el encubrimiento del crimen de Lucas y el maltrato al que fueron sometidos sus tres amigos.

El juez consideró inviable excarcelar a la policía, entre ellos ante la posibilidad de que "pueda ocultar, alterar, modificar y/o destruir pruebas fundamentales para la investigación, así como influir en testigos", e hizo referencia al miedo extremo que siente uno de los adolescentes sobrevivientes y al episodio reciente que vivió el padre de otro de los chicos.

"Tampoco se puede dejar de mencionar que (el nombre no se revela para evitar la identificación de su hijo menor de edad) hizo saber que hace sólo seis días unas cuatro personas se acercaron a su domicilio en un vehículo y lo observaron de forma intimidante", escribió el magistrado.

Fuentes vinculadas a la pesquisa dijeron a Télam que ese episodio fue puesto en conocimiento del juez Del Viso y del fiscal de la causa, Leonel Gómez Barbella, quienes ordenaron diversas diligencias tendientes a identificar a esas personas.

De acuerdo a los voceros consultados, el hecho ocurrió a metros de la casa de la familia del chico, en la zona sur del conurbano, y el auto en el que tripulaban las personas pudo ser identificado por los pesquisas mediante las imágenes de las cámaras de seguridad de la zona.

Así se determino que ese rodado no pertenece a ningún policía, no obstante lo cual se le ofreció a la familia una custodia para su tranquilidad.

El temor de los chicos atacados por la Policía y sus familias, también queda evidenciado en otro tramo de la resolución judicial en la que el magistrado cita como ejemplo que otro padre "expresó el profundo temor de lo que pudiera sucederle a su hijo [quien le trasladara el miedo que sentía en declarar] que lo llevó a considerar la posibilidad de trasladarse a otra provincia".

Policas de la Ciudad procesados con prisin preventiva por el homicidio agravado de Lucas y la tentativa de homicidio de sus tres amigos
Policías de la Ciudad procesados con prisión preventiva por el homicidio agravado de Lucas y la tentativa de homicidio de sus tres amigos.

Por el hecho, hay actualmente tres Policías de la Ciudad procesados con prisión preventiva por el homicidio agravado de Lucas y la tentativa de homicidio agravada de sus tres amigos: el inspector Gabriel Isassi, el oficial mayor Fabián López y el oficial José Nievas, los tres miembros de la División Sumarios y Brigadas de la Comuna 4 de la Policía de la Ciudad.

En tanto, están detenidos por "falsedad ideológica, privación ilegal de la libertad agravada, encubrimiento agravado, amenazas y odio racial" los comisarios Juan Romero y Fabián Du Santos, el subcomisario Roberto Inca, el principal Héctor Cuevas y las oficiales Fariña y Lorena Miño.

A ellos se les atribuye haber "plantado" un arma y adulterado la escena del hecho para hacer pasar a los chicos como delincuentes y simular un enfrentamiento.

El martes próximo vence el plazo para que el juez Del Viso resuelva las situaciones procesales de estos policías, mientras que desde la fiscalía se avanza en la identificación de otros efectivos que pudieron haber llegado al lugar para fraguar la escena.

Foto Maximiliano Luna
Foto: Maximiliano Luna

El asesinato de Lucas


El hecho sucedió cerca de las 9.30 del pasado 17 de noviembre, cuando Lucas y sus amigos salieron de entrenar del club Barracas Central a bordo del Volkswagen Suran del padre de uno de ellos y se detuvieron en un kiosco situado en Iriarte y Luna, para comprar un jugo.

Tras ello fueron interceptados por un auto Nissan Tiida de la Brigada de Investigaciones sin patente ni signos de ser policial, del que bajaron tres efectivos armados y sin identificar.

De acuerdo a las pruebas recabadas, los adolescentes creyeron que eran ladrones que iban a robarles, por lo que huyeron del lugar, momento en que los policías les dispararon desde distintos ángulos.

Al menos cinco tiros dieron en el auto y uno de ellos impacto en la cabeza de Lucas, quien murió poco después en el hospital "El Cruce" de Florencio Varela.

En la autopsia se determinó que el mismo joven presentaba una herida de surco de proyectil en un pómulo, también disparado por la policía.

También te puede interesar