Espectáculos |

FESTIVAL DE CINE DE MAR DEL PLATA

"El perro que no calla", una película inquietantemente premonitoria

Ana Katz, la autora de filmes como "Una novia errante", "Los Marziano" y "Sueño Florianópolis" vuelve a Mar del Plata: esta vez a la Competencia Latinoamericana con una propuesta protagonizada por su hermano, Daniel Katz.

Por Hugo F Snchez
Por Hugo F. Sánchez
25-11-2021 | 17:45
Daniel Katz y Valeria Lois segn el blanco y negro de Ana Katz
Daniel Katz y Valeria Lois, según el blanco y negro de Ana Katz.

El relato sobre un joven errático con una sensibilidad a flor de piel en un mundo que se enfrenta al Apocalipsis es el centro de "El perro que no calla", la película de Ana Katz que se estrena hoy en salas argentinas y que, coincidentemente, forma parte de la Competencia Latinoamericana del Festival de Cine de Mar del Plata, que finaliza el próximo sábado.

En el contexto de un fenómeno natural que afecta la respiración de la gente y le impide mantenerse erguida, la historia tiene como protagonista a Sebastián (Daniel Katz), un treintañero que parece no encontrar un lugar ni una actividad en donde se sienta cómodo y aparentemente solo tiene la certeza de su amor por Rita, una perra que parece irritar a todo su reducido entorno.

"La película tiene que ver con un varón y sus emociones, estamos en un mundo que rechaza profundamente las emociones de un hombre, es una sociedad que las niega, las resiste", detalló Ana Katz a Télam.

Ana Katz y los cascos Foto Florencia Downes
Ana Katz y los cascos (Foto: Florencia Downes)

"Lo de la gente agachada habla de una sobreadaptación de las personas; te dicen que hagas cualquier cosa y vos lo hacés, yo siempre ando medio incómoda, hago cosas, tengo familia, pero no lo puedo creer, todo me parece un poco absurdo en relación a lo vital", agregó la autora de filmes como "Los Marziano" (2011) y "Sueño Florianópolis", que este año también presentó la serie "Terapia alternativa" por Star+.

Perturbadoramente anticipatoria de la pandemia que aún atraviesa el planeta las personas se ven obligadas a usar una especie de escafandra -burbuja para poder respirar normalmente-, la directora especula sobre el carácter premonitorio de "El perro que no calla".

"No sé, la pensé hace muchos años y la filmamos un año antes de la pandemia. Lo que puedo decir es que de mi parte había una intuición, que había algo en el aire", dijo la realizadora, y añadió: "La salida de la pandemia dejó a mucha gente con necesidades gigantes y una sensibilidad a flor de piel, aunque hubo un momento en donde todos pensamos que iba a cambiar el mundo, pero no fue así".

Trailer "El perro que no calla"

VER VIDEO



"La película tiene tanto de anticipación que la verdad es que me da miedo lo que se le pueda ocurrir próximamente a mi hermana", contó con una sonrisa Daniel Katz: "Para mí lo premonitorio tiene que ver con la sensibilidad de Ana, con la posibilidad de ella de leer un mundo que está dando señales de que las cosas van mal en muchos sentidos; lo más increíble es el timing que tuvo para expresarlo momentitos antes de que ocurra".

Y resumió el actor: "Hay una lectura como luminosa, porque lo particular es que pone en foco a un personaje que sobrevive en el mundo, uno de millones, que es parte de la gente que intenta hacer las cosas bien, eso es lo esperanzador en un mundo muy hostil".

Por su parte Valeria Lois, que interpreta a la jefa del protagonista en diferentes épocas, aclaró que sumarse al proyecto "fue una invitación soñada porque trabajar en algo que ella tenga en la cabeza no está nada mal", y agregó: "Cuando me tocó hacer las escenas con la cápsula en la cabeza le dije a Ana 'estás totalmente loca', pero ahora me genera una especie de emoción angustiosa por la belleza y por el nivel de verdad de la película, en donde se muestra a la comunidad, se muestra que hubo que aprender a bajar un cambio y queda claro que nadie se salva solo".

Los hermanos Katz junto en una propuesta premonitoria Foto Florencia Downes
Los hermanos Katz, junto en una propuesta premonitoria (Foto: Florencia Downes)

El carácter visionario de "El perro que no calla" en la historia que incorpora a la cotidianidad lo fantástico tiene un desarrollo particularmente sensible que conmueve a los propios protagonistas.

"Hace mucho tiempo que no me conmovía así una película", confesó Carlos Portaluppi a esta agencia apenas finalizada la proyección para la prensa.

El intérprete, que tiene una pequeña participación en el filme como un vecino conmovido por los quejidos de la perra del protagonista, que llora mientras su dueño la deja sola en su casa, no oculta su admiración por el trabajo realizado por Ana Katz: "En cada plano de la película uno puede apreciar su sensibilidad y el amor por el cine y por su oficio, es una directora que se supera con cada trabajo que hace. Aunque no soy quién para calificarla, siento que acabo de ver una obra de arte", concluye el actor.

También te puede interesar