Cultura |

Literatura infantil

Una biblioteca juvenil para reflexionar sobre la no violencia contra las mujeres

Con novelas y cuentos que trabajan tramas socialmente incómodas, las escritoras Paula Bombara, Sonia Santoro y Lydia Carreras cuestionan las mismas formas de consumo banal que fundan, naturalizan e invisibilizan las violencias que ellas alumbran en sus textos.

Telam SE
22-11-2021 | 17:25
Las autoras trabajan tramas socialmente incmodas speras de desarrollar y que guardan un potente impacto esttico y emotivo Foto Downes Florencia
Las autoras trabajan tramas socialmente incómodas, ásperas de desarrollar, y que guardan un potente impacto estético y emotivo. Foto: Downes Florencia

En sintonía con el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se celebra el 25 de noviembre, las escritoras Paula Bombara, Sonia Santoro y Lydia Carreras, quienes tratan en sus ficciones las muchas formas de la crueldad que recae sobre niñas y adolescentes, proponen títulos y autores para lectores jóvenes, claves para armar una biblioteca tendiente a deconstruir un relato patriarcal que vulnera feminidades, masculinidades y disidencias sexuales por igual.

Con novelas y cuentos que trabajan tramas socialmente incómodas, ásperas de desarrollar, y que guardan un potente impacto estético y emotivo, las autoras consultadas ponen en cuestión las mismas formas de consumo banal que propone el mismo capitalismo machista que funda, naturaliza e invisibiliza las violencias que alumbran en sus textos.

En su diálogo con Télam, Bombara, Santoro y Carreras repasaron su obra y bosquejan un catálogo de libros literarios atravesados de manera directa y tangencial por ciberacoso, maltrato y el abuso sexual infantil, trata de personas, relaciones tortuosas o inequidad en el acceso académico y laboral.

"La violencia me ocupa por haber sufrido el terrorismo de Estado y ese vivir y revivir me abrió un espacio de preguntas que siguen determinando ciertas decisiones"Paula Bombara


"La chica pájaro" (Norma), una historia de amor genuino pero también de golpes y maltrato que no tiene, como podría esperarse, un final feliz, y "La desobediente" (Loqueleo), un homenaje a las científicas que buscaron por todos acceder al conocimiento vedado por los varones, son novelas de la escritora y bioquímica Bombara, autora de una obra vasta muy atravesada por la violencia, que en las librerías ocupa las estanterías de infancia y adolescencia.

"La violencia me ocupa por haber sufrido el terrorismo de Estado -dice la autora-. Primero me privaron de mi padre, tuvimos que escondernos, dejar la ciudad donde nací, después me separaron de mi madre y estuve un tiempo inconmensurable sin saber si aparecería o no. Ese vivir y revivir me abrió un espacio de preguntas que siguen determinando ciertas decisiones, una marca que me ha mantenido alerta, observando y reflexionando siempre sobre el dolor y el poder para infligir dolor".

Las dos protagonistas de esas novelas, Mara y Florence, "surgen de un pensar donde lo personal, lo privado y lo micro, se entrelaza de modo indisoluble con lo colectivo, lo público y lo macro", indica.

  • Atención, contención y asesoramiento en situaciones de violencia de género

  • Por llamada gratuita las 24 hs Línea 144
  • Por WhatsApp +5491127716463
  • Por mail a linea144@mingeneros.gob.ar
  • Descargando la app

Paula Bombara escritora Foto Garelli Analia
Paula Bombara, escritora. Foto: Garelli Analia

Se trata de "relatar una parte pequeña de una red inmensa de mujeres y disidencias donde hay sectores desechos por donde siempre se cuela la violencia y arrastra víctimas, pero siempre hay manos que toman las hebras sueltas para anudar, resistir nuevos embates y avanzar en pos de ampliar derechos y encontrar justicia".

"Para mí los libros son conversaciones -dice Bombara-, interrumpo para indagar cómo resolvió tal o cual escena alguna escritora o pensadora referente. En 'La chica pájaro' fue muy importante la búsqueda poética, sonora, que hice con Claudia Masin, un aprendizaje que quedó en mí desde entonces. En 'La desobediente' mis compañeras principales fueron Mary Shelley y su madre, Mary Wollstonecraft".

Cómo juega la literatura para niños y adolescentes cuando de temas ásperos se trata

Cuánto sirve el arte para señalar lo que en la vida social se enmascara o cuánto puede la lectura intervenir en las construcciones de sus lectores por fuera de esas páginas, cuando se trata de niños y adolescentes, y desde cuándo un sujeto está preparado para ciertas lecturas, son algunas de las cosas sobre las que también se pusieron a pensar las escritoras Paula Bombara, Sonia Santoro, Magela Demarco y Lydia Carreras, con la excusa del día mundial de la no violencia contra las mujeres.

"Los libros son puentes, puertas, canales, salvavidas. Son disparadores -dice a Télam . Porque habilitan la palabra, las preguntas, las reflexiones, el cuestionarse cosas. Habilitan poder hablar de temas que tal vez en las casas de esas niñas y esos niños no se habla, y sí en cambio pueden acceder en la escuela, en la casa de un amig@, en una biblioteca", dice a Télam la autora infantil Magela De Marco.

Es que "el valor del arte está en incomodar, cuestionar, sacudir, no dejar que se naturalice lo que quita humanidad a la vida humana, no dejar que se instale la indiferencia hacia quienes nos rodean -agrega Bombara-, rescatar la extrañeza y habitar lo raro. 'Les' lectores buscamos que la literatura, con su propuesta estética, con su lenguaje trabajado, con ese tiempo-otro que disfrutamos tanto, entre en nuestras vidas y nos provoque algo".

El desafío de quienes escribimos, puntualiza la autora de "Una casa de secretos" está en que ese "algo" no sea exactamente lo que el otro busca, "que haya una dislocación, un movimiento furtivo que saque a quien lee de su comodidad. A veces desde la risa, a veces desde la indignación, el enojo, la conmoción, generar una pregunta inesperada, el arte estará siempre ahí, señalando hacia donde cuesta mirar".

Para Demarco "las historias sobre temas tabú permiten enfocar problemáticas que por duras quieren esconderse bajo la alfombra".

A partir de "Sola en el bosque", libro ilustrado por Caru Grossi sobre abuso en la infancia, "nos han escrito señoras de 75 años contándonos que pasaron por esto y nunca lo hablaron, toda una vida cargando con ese dolor; hombres contando que su esposa empezó con ataques de pánico y ahora le cuenta que sufrió abuso de niña. Así que sí -subraya-, los libros tienen el poder de irrumpir y modificar las realidades de las personas".

Dice Santoro que "la literatura tiene el gran poder de abordar cualquier problema social de una manera más entretenida que los textos académicos o escolares" y Carreras se refiere a que "especialmente la literatura infantil y juvenil tiene el mérito de alcanzar a los jóvenes y darles la oportunidad de discutir, reconocer y reconocerse también".

"En este tiempo de superabundancia de información e hiperconexión, la literatura tiene la capacidad de llamar la atención a través de personajes entrañables o historias que provoquen identificación -añade Santoro-. Un lenguaje íntimo, una historia particular convierten a un buen libro en un gran canal para hablar de temas que de otra forma nos pasan de largo.

Muchas de esas escuelas, después de leer algunas de esas novelas o de esos cuentos que incomodan, convocan a quienes las escribieron a charlar con sus estudiantes y "las preguntas están pautadas -advierte Carreras-, pero en muchas ocasiones hay giros inesperados. Me gusta dar paso a la franqueza, al desparpajo de alguna descarada que suelta la pregunta fuera de libreto y la intuición me dice que muchas veces, esas palabras no son propias, sino las de la amiga que se sienta atrás pero no se atreve a levantar la mano o pedir el micrófono".

Cómo definir, entonces, la intervención que puede lograr un libro en contextos reales. "Me ha ocurrido en varias ocasiones que una alumna, en medio de una charla, se levanta y sale del SUM sollozando, entonces confirmo que las casualidades no existen, que escribir esa historia, ir a esa reunión y encontrarme con esa piba tenía un sentido".


Santoro, periodista que participa del festival literario infantil Filbita 2021 dando un taller sobre ficción a partir de hechos reales, escribió "Mariposas de río" (Edelvives), novela que aborda las consecuencias del femicidio en el entorno de la víctima, en este caso en una de sus amigas adolescentes y que tuvo su germen en a primera marcha del #Niunamenos, en 2015.

"Ese día fue muy emocionante, pero más para quienes trabajamos en temas de género hace años, meses atrás pensar en llenar Plaza de Mayo era una utopía. Ese 3 de junio fue la respuesta a los femicidios de varias chicas muy jóvenes, una semana antes, que se hicieron insoportables para las periodistas que cubrían el tema y para la sociedad -relata-. En ese contexto me pregunté cómo podría recibir una nena que está en la edad de dejar de serlo, mirando la vida con inocencia y avidez al mismo tiempo, la noticia de que la chica asesinada fuera una amiga".

"Me pregunté cómo podría recibir una nena que está en la edad de dejar de serlo, mirando la vida con inocencia y avidez al mismo tiempo, la noticia de que la chica asesinada fuera una amiga"Sonia Santoro

La genealogía de esa novela está en "el movimiento de mujeres y las maestras feministas" que Santoro escucha y lee hace años, "puntualmente, -indica-, Monique Alstchul, de la ONG Mujeres en Igualdad, que me inspiró y me prestó un poquito de su historia para componer a la abuela feminista de la protagonista de la historia. Si pienso en autoras, mi gran maestra es la escritora infantil y juvenil Verónica Sukaczer y recuerdo un libro puntual de Laura Rosso y Nadia Fink, 'Feminismo para jóvenas', que me ayudó leer las voces de las protagonistas de la 'revolución de las hijas'".

La novela "Nada es suficiente" (Nube de tinta), de Carreras, da cuenta de cómo se generan relaciones sentimentales violentas en la adolescencia y cómo afectan a los afectos, "surgió de la observación, de la memoria, de historias familiares más o menos cercanas que marcan atisbos, caminos una y mil veces recorridos por mujeres de todas las clases sociales y edades durante siglos", dice su autora.

"El atajo" (Edelvives), otra novela suya, es una historia de trata que le contó Graciela Rojas, creadora de la ONG Mujeres Tras las Rejas, "y ocurrió tal y como está narrada, más allá del proceso de novelado -indica-. En este caso se cruzan las fronteras del dolor y sometimiento a esclavitud de la forma más primitiva que se pueda imaginar y lo perverso del caso es que el mecanismo que lo pone en funcionamiento permanece intacto, a través de siglos".

A esta constelación pertenecen títulos como "Beya. Le viste la cara a Dios" (Eterna Cadencia), de Gabriela Cabezón Cámara, "Cornelia" (Planeta), de Florencia Etcheves, y "El cielo no existe" (Alfaguara), de Inés Fernández Moreno.

Lydia Carreras Foto Granata Sebastin
Lydia Carreras. Foto: Granata Sebastián

Podría agregarse a esta lista "Un Infierno" (Nube de tinta), su novela sobre grooming o acoso cibernético, "una amenaza apenas disfrazada de entretenimiento que se encarniza especialmente con mujeres, cuanto más jóvenes mejor, que en algunos casos apunta a rapto y violación -señala Carreras-: violencia remota con tecnología de altísima complejidad que vuelve al perpetrador irrastreable".

"La víctima avanza confiada porque no reconoce las señales de alerta hasta que oye la puerta cerrarse detrás de ella", grafica Carreras, y de esto estrictamente se trata "Sola en el bosque" (La brujita de papel), cuento sobre abuso sexual infantil de Magela Demarco e ilustrado por Caru Grossi, dirigido los más chicos, de corte más metafórico, escrito con asesoramiento del Servicio de Salud Mental del Hospital Materno Infantil San Roque de Paraná y heredero de libros como "Estela, grita muy fuerte", de Bel Olid y Martina Wanda.

"Orejas de mariposa" es otro libro infantil que "habla de un grupo de chicos que cargan a la protagonista por todo: porque su belleza no se corresponde con los cánones sociales establecidos, por su condición económica, por su forma de vestirse. El libro es una belleza y está mostrado de forma metafórica. Amo ese libro y siempre que puedo se los leo a l@s más chic@s", había dicho Demarco.

Magela Demarco Foto prensa
Magela Demarco. Foto: prensa

Cada una de las escritoras pensó tres títulos o autores que podían engrosar una Biblioteca para adolescentes que invitara a reflexionar sobre la no violencia contra las mujeres, aunque, advierte Bombara, "no es fácil recomendar lecturas sin conocer a los grupos de niñas, niños y jóvenes porque las franjas etáreas homogeneizan y no son edades en donde lo que resulta de esa homogeneización sea representativo".

Dicho esto, mencionó algunas lecturas que la dejaron pensando acerca de la violencia durante semanas: "La casita azul', de Sandra Comino, una obra pionera en retratar la violencia contra las niñas. 'La noche del polizón', de Andrea Ferrari, donde se muestra otro tipo de violencia, la que sufren los migrantes. 'No comas renacuajos', del colombiano Francisco Montaña, una historia de una sensibilidad feroz que deja efectos perdurables en quien la lee, y la poesía de Verónica Viola Fisher".

"Es interesante detenerse en la protagonista de 'Las mil y una noches', porque Scheherezade es una mujer que cuenta historias al Sultán como estrategia para no ser asesinadaSonia Santoro

Santoro se decantó, entre los cásicos, por "Mujercitas", de Louisa May Alcott, "me parece inevitable porque nos habla de la vida de las adolescentes de otra época, de las restricciones que sufrían y de la posibilidad de tener proyecto propio o rebelarse en cualquier contexto -puntualiza-. 'Memorias de una joven formal', de Simone de Beauvoir, puede ser tentadora para quienes tengan interés por lo autobiográfico porque cuenta la infancia y adolescencia de la gran feminista francesa. Y entre los contemporáneos, tal vez para más grandes, 'Chicas muertas', de Selva Almada, un libro en el registro de la crónica y la no ficción que se mete de lleno en el tema de los femicidios".

"Es interesante detenerse en la protagonista de 'Las mil y una noches', porque Scheherezade es una mujer que cuenta historias al Sultán como estrategia para no ser asesinada, como había hecho hasta el momento con miles de mujeres -sopesa Santoro-, y entre las contemporáneas se me ocurre 'Lindo día para volar', de Verónica Sukaczer, porque habla de la autonomía, el valor de la libertad y de la no violencia, con humor e inteligencia a través de la vida de un grupo de pájaros".

Mientras que Carreras recomendó "Rafaela" y su continuación "Rafaela Intermitente" de Mariana Furiasse. Si la Biblioteca fuera infantil, optaría por "Yo soy la Reina", de Maricel Santín y Marina Zan, "Ideas claras de Julito enamorado" de Istvancich, y "El Libro de todas las Cosas", de Guus Kuijer.

También te puede interesar