Opinión

30-10-2021 19:19 - opinión

El Papa, Santiago del Estero y un parque único

Un parque educativo-religioso único en el mundo une cinco religiones: católicos, musulmanes, budistas, protestantes y judíos. Hasta se reconoce a la Pachamama con un anfiteatro.

Por Lucas Schaerer
Por Lucas Schaerer
30-10-2021 | 19:19
Telam SE

El Papa Francisco está feliz con el nuevo Parque del Encuentro inaugurado en la capital de la provincia de Santiago del Estero. El Pontífice lo hizo saber a través de su encargado de prensa en sus últimos diez años en Argentina como arzobispo de Buenos Aires y cardenal primado. En su inconfundible, y a la vez casi ilegible pequeña letra, escribió Jorge Mario Bergoglio a Federico Wals:
"La noticia de este emprendimiento me alegró. Que en medio de tantos desencuentros una comunidad tenga el coraje de realizar una cosa así supone coraje, valentía y, sobre todo, deseo de caminar juntos. En medio de esta 'tercera guerra mundial en pedacitos y en etapas' que vive la humanidad, los pequeños pasos hacia el encuentro entre nosotros son creadores de paz y armonía", dejó escrito el Vicario de Cristo antes de la inauguración del primer parque público con una temática religiosa-educativa en el mundo.

El Papa ya había recibido la propuesta de un parque religioso, que se proyectaba en la ciudad de Abu Dabi, capital de los Emiratos Árabes Unidos, pero luego advirtió que la maqueta sólo contemplaba dos templos: uno musulmán y otro católico.

Francisco viene uniendo a todas las religiones y es reconocido entre los líderes religiosos como un hermano mayor en el diálogo interreligioso que impulsa desde antes de ser ungido.



El Parque del Encuentro fue inaugurado el pasado martes 19 de octubre, mientras que las obras iniciaron en febrero y se venía proyectando desde hacía dos años atrás. El predio se extiende en dos hectáreas y media, y es muy conocido en Santiago del Estero, porque allí estaba el zoológico municipal. La intendenta, Norma Fuentes, financió el Parque del Encuentro y como ingeniera agrónoma puso especial cuidado en preservar la vieja arboleda del ex zoológico.

El parque educativo-religioso comprende cinco construcciones a escala reducida inspiradas en edificios icónicos para el judaísmo, el islam, el protestantismo, el budismo y el catolicismo; éste último ocupando el lugar central del espacio en torno a una plaza y componiendo el eje principal que continúa con el anfiteatro de la Pachamama y culmina en el Obelisco de la Confraternidad Humana.

Los visitantes podrán ver la Capilla Sixtina, famosa capilla del Vaticano, la Sinagoga retoma el estilo del centro y del este de Europa, la referencia de la Mezquita de la Roca en Jerusalén, el templo Protestante refleja el predominio de la inspiración medieval en la arquitectura, el templo Budista toma como antecedente las originarias construcciones de matriz escultórica que representaban de manera abstracta la imagen de Buda y el anfiteatro hace alusión al culto sudamericano a la Pachamama construido con terrazas de pirca, expresión de la fecundidad de la Madre Tierra. El Obelisco, que se ubica en la parte central de la Plaza del Encuentro, fue creación de Gustavo Masó, el artista argentino que es conocido por sus obras realizadas para la Santa Sede.

Varios referentes religiosos estuvieron en Santiago del Estero, la "Madre de Ciudades" como se la conoce, para bendecir el Parque y desde allí proclamar la convivencia religiosa y la paz en el mundo, entre ellos el obispo de Santiago del Estero, Vicente Bokalic; el presidente del Instituto del Diálogo Interreligioso y miembro del Centro Islámico, Omar Ahmed Abboud; el director ejecutivo de ACIERA de las iglesias Evangélicas, el pastor Jorge Gómez; el secretario de Relaciones Interconfesionales de la DAIA, Alberto Zimerman y la directora de la Asociación de Budismo Tibetano, Kagyu Tekchen Chöling de Argentina, Lama Rinchen Kandro.

“Los felicito por este emprendimiento. Rezo por todos ustedes para que cada uno sea testigo de encuentros. Por favor háganlo por mí. Que Dios los bendiga. Fraternalmente. Francisco”, cierra la misiva dirigida por Su Santidad a uno de sus colaboradores durante una década en Buenos Aires.

También te puede interesar