Conosur |

Bolivia

Arce instó a las fuerzas armadas a no sumarse a intentos golpistas

El discurso se produjo un día después de que el Gobierno presentara un informe que sostiene que por gestiones del entonces ministro de Defensa Luis Fernando López, sicarios y paramilitares llegaron al país en octubre de 2020 para atentar contra el actual mandatario, por entonces candidato del MAS.

Telam SE
19-10-2021 | 19:07
El presidente boliviano llam a los uniformados a respetar el proceso de cambio actual
El presidente boliviano llamó a los uniformados a respetar el "proceso de cambio" actual.

El presidente de Bolivia, Luis Arce, exhortó este martes a las fuerzas armadas a no sumarse a supuestos intentos de desestabilización y golpe alentados por la oposición conservadora que denunció, y pidió al pueblo y a los militares construir juntos el desarrollo nacional, informó la prensa internacional.

"El papel que la estrategia de la ultraderecha nacional e internacional le asignó a las fuerzas armadas en el golpe de estado de noviembre de 2019 no debe repetirse nunca más", manifestó Arce en un acto castrense en El Alto, vecina a La Paz, según la agencia de noticias Sputnik.

Ese fue el llamado más directo a la subordinación militar hecho por el gobernante socialista, próximo a cumplir su primer año de gestión, desde que arreciara a inicios de octubre su denuncia de supuestos planes golpistas, de vinculó con un reciente paro nacional y una campaña contra leyes de control financiero.

El discurso se produjo un día después de que el gobierno presentara un informe que sostiene que por gestiones del entonces ministro de Defensa Luis Fernando López, sicarios y paramilitares llegaron al país en octubre de 2020 para atentar contra Arce dos días antes de las elecciones generales y se quedaron hasta dos días después de los comicios.

El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, afirmó el lunes que entre los paramilitares involucrados en el suceso hubo algunos que el 7 de julio de este año participaron del asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moise, de acuerdo con las investigaciones preliminares en ese país de América Central.



Una investigación de la revista The Intercept, de Estados Unidos, dijo también que Bolivia estuvo al borde de un nuevo golpe de estado y una invasión armada de mercenarios estadounidenses tras la victoria electoral de Arce.

The Intercept indicó que los desacuerdos entre ministros y la división en el interior de las fuerzas armadas, empeorados por el peso de la convincente victoria de Arce el 18 de octubre 2020, parecen haber desbaratado el plan.

En 2019, los jefes militares bolivianos instaron al presidente Evo Morales a renunciar, en medio de protestas masivas por las elecciones de octubre de ese año, y luego respaldaron al gobierno de facto de Jeanine Áñez y participaron de la represión de protestas que dejaron más de 30 muertos.

Parte de esos acontecimientos fueron retomados este martes por Arce, quien hizo un recuento de la historia boliviana desde la colonización española y pasó por los ciclos de dictaduras militares, para justificar la creación del Estado Plurinacional en 2009, en el gobierno de Morales, y llamar a los uniformados a respetar el "proceso de cambio" actual.

"Este gran cambio es lo que representa el Estado Plurinacional, es lo que algunos sectores privilegiados tratan de negar e incluso retroceder, y este cambio es lo que ustedes defienden con su misión constitucional", reflexionó el mandatario.



Según Arce, "los malos bolivianos y las malas bolivianas quieren intentar tocar nuevamente las puertas de los cuarteles", pero el pueblo y las fuerzas armadas "construirán, cada cual desde su campo de acción, una Bolivia con independencia económica y política plena".

El mandatario añadió que los militares deben corresponder al "sacrificio" de la lucha contra el gobierno de Áñez y por la democracia, y destacó que en las elecciones de hace un año "el pueblo boliviano dio el mensaje de que quiere vivir en paz, con la seguridad de que el futuro no sea una incógnita".

Arce hizo esas afirmaciones mientras representantes de víctimas de las masacres de 2019 iniciaban una marcha por el altiplano rumbo a La Paz, en demanda de justicia, al tiempo que comités cívicos y sectores de transportistas y comerciantes informales anunciaban nuevas protestas contra la política económica.

Los manifestantes pidieron una condena a Áñez y sus colaboradores, en tanto que los opositores demandaron, entre otras cosas, la anulación de normas contra el lavado de dinero.

También te puede interesar