13/10/2021 10:54 - opinin

Castillo, entre la ideologa y el posibilismo

El presidente de Per intenta devolver al gobierno de izquierda al curso votado en la eleccin de junio pasado, pero, ms all de dogmatismos y oportunismos, slo las obras le darn el apoyo popular que necesita.

Eduardo J. Vior

Por Eduardo J. Vior

Pedro Castillo, presidente de Perú.
Pedro Castillo, presidente de Per.

El 3 de octubre del 2021, en el 53 aniversario del inicio de la Revolucin Peruana liderada por el general Juan Velasco Alvarado (1968-75), el presidente Pedro Castillo anunci una segunda reforma agraria desde la explanada de Sacsayhuamn en el Cusco. Con la eleccin de la fecha, el mandatario rememor el proceso nacionalista que entonces estatiz el petrleo e inici la reforma agraria. Fue un intento por recuperar impulso con un fuerte simbolismo que el presidente reforz el pasado mircoles 6, al nombrar a Mirtha Vsquez como Presidenta del Consejo de Ministros. Castillo intenta devolver al gobierno de izquierda al curso votado en la eleccin de junio pasado, pero, ms all de dogmatismos y oportunismos, slo las obras le darn el apoyo popular que necesita.

El combativo y frontal Guido Bellido (41 aos) fue el primer ministro escogido por Pedro Castillo a poco de asumir a fin de julio pasado. Sin embargo, el joven ingeniero cusqueo se enfrasc en choques dentro y fuera del oficialismo que lo desgastaron y llevaron a su remplazo. Por el contrario, su sucesora, la abogada de 46 aos especializada en derechos humanos Mirtha Vzquez prefiere la bsqueda de compromisos. En este sentido declar el sbado 9 a la estatal TV Per que, para tener una nueva Constitucin es necesario estar seguros de que la poblacin siente la necesidad de reelaborar la Carta Magna. El tema genera rispideces dentro de la coalicin de gobierno, porque Per Libre (el partido mayoritario dentro de ella) est recolectando firmas para habilitar el referendo de convocatoria a la Asamblea Constituyente.

El presidente est empeado en poner en marcha la agenda del gobierno impulsando la llamada Segunda Reforma Agraria y la renegociacin de los contratos con el consorcio privado que explota los yacimientos gasferos de Camisea (en el rea selvtica del Departamento de Cusco). Entre 1968 y 1975 Per tuvo bajo el gobierno militar de izquierda de Juan Velasco Alvarado una de las reformas agrarias ms radicales de Suramrica. La clase latifundista fue erradicada, pero errores en el proceso le restaron efectividad, por lo cual la poblacin campesina sigue siendo mayormente pobre.

Segn el ministro de Agricultura, Vctor Mayta, un abogado de 29 aos nacido en una comunidad quechua del departamento de Cusco, la actual reforma se resume en cinco lneas estratgicas: “La creacin de un Gabinete de Desarrollo Agrario y Rural, el ajuste a una franja de precios, la creacin de un programa de compras pblicas de alimentos para la agricultura familiar, la proteccin y cuidado del agua y la asociatividad y cooperativismo”.

Al mismo tiempo, la primera ministra se puso al frente de una comisin interministerial que renegociar Camisea con el consorcio formado por la empresa argentina Pluspetrol (27% de participacin), la estadounidense Hunt Oil (25,4%), la surcoreana SK Innovation (17,6%), as como la argentina Tecpetrol, la espaola Repsol y la argelina Sonatrach (con 10% cada una). La negociacin, compleja y tcnica, apunta a que el yacimiento deje ms utilidades para el Estado y masifique el abastecimiento de gas domstico para la poblacin.

Esta semana Castillo tambin ratific la continuidad como presidente del Banco Central de Julio Velarde, economista ortodoxo que desde 2006 maneja la poltica monetaria. No obstante, el gobierno tiene todava muchas promesas pendientes en salud, educacin, empleo, pensiones, costo de servicios y polticas tributarias.

Los primeros dos meses de la presidencia de Pedro Castillo fueron muy desgastantes y poco productivos. Est acosado por una derecha cerril que aprovecha la Constitucin fujimorista de 1993 para trabar todos sus pasos. Otra derecha “moderada” lo enreda en negociaciones y pactos inconducentes. Finalmente, le falta unidad por las luchas internas entre los leales a Vladimir Cerrn -que en cada concesin ven una traicin a los principios- y los “caviares” (as se llama en Per a la izquierda limea tecnocrtica y progresista) que reniegan de cualquier cambio de estructuras. El presidente sabe que el pueblo peruano ya ha tenido demasiadas decepciones y que no est dispuesto a esperar mucho tiempo. Por ello le urge mostrar obras, para lo cual necesita mantener la unidad de la heterognea alianza que lo sostiene. De que lo logre depende la paz de Per y la regin.

*Dr. en Ciencias Sociales y analista internacional