24/09/2021 20:35 - novela

Carlos Balmaceda: "En la propia memoria se diluyen todos los lmites reales"

El escritor une en cada uno de los treinta captulos de su libro"Mi mam y Stephen Hawking"a su madre no solo con el cientfico de los agujeros negros, sino tambin con Herdoto, Ulises, el Tarot, Claude Monet, el Cid Campeador, con una prosa cuidada, exquisita que hace que el dolor que se cuenta se transforme en placer.

Por Carlos Daniel Aletto

Balmaceda, autor de "Sinfonía para un Maestro" y "La plegaria del vidente" es el actual secretario de cultura de Mar del Plata. Foto: Alejandro Moritz
Balmaceda, autor de "Sinfona para un Maestro" y "La plegaria del vidente" es el actual secretario de cultura de Mar del Plata. Foto: Alejandro Moritz

La angustia e impotencia que genera una madre con Alzheimer es transformada por la estetizacin que realiza el escritor Carlos Balmaceda en su libro "Mi mam y Stephen Hawking", en una obra que busca en el olvido rincones de belleza y placer y recurre, para lograr esa transformacin, a la literatura, a la filosofa, a la reconstruccin de la vida de su propia madre y de su antepasado, dudando en cada momento de la veracidad de la memoria de la humanidad.

El nuevo libro de Balmaceda, publicado por la editorial de la Universidad Nacional de Mar del Plata (Eudem), tiene una presentacin a cargo de Mara Cristina lvarez, Coordinadora Ejecutiva de GAMA (Centro Integral de la Memoria) y tres prlogos: dos de profesionales de la salud mental (Pablo M. Bagnati, mdico psiquiatra y Ricardo C. Reisin, jefe del Servicio de Neurologa del Hospital Britnico) y uno de la docente e investigadora de la Facultad de Humanidades de la ciudad de Mar del Plata, Mnica Bueno.

Detenerse en estos paratextos permite descubrir cmo se va construyendo el punto de vista de ese escritor al narrar a su madre, Natividad Hoyuelos de 93 aos que tiene Alzheimer.

Bueno hace un resumen perfecto del libro en su prlogo: "El narrador en primera persona es testigo de esa tensin entre el recuerdo y el olvido y su misin explcita es encontrar la manera de fijar la memoria de su madre en la escritura. Es por eso que el narrador buscar en la Fsica, en la Biologa, en las Neurociencias pero tambin en la Literatura, en la Filosofa y en el Arte las implicancias de la memoria y el olvido".

El autor de "Sinfona para un Maestro" y "La plegaria del vidente" y actual secretario de cultura de Mar del Plata une en cada uno de los treinta captulos (llamados "puertas") a su madre no solo con el cientfico de los agujeros negros, sino tambin con Herdoto, Ulises, el Tarot, Claude Monet, el Cid Campeador, con una prosa cuidada, exquisita que hace que el dolor que se cuenta se transforme en placer.

-Tlam: Sents que la prdida de la memoria de una madre es la prdida de los antepasados? Es necesario reconstruirlo desde la ficcin o la historia?
-Carlos Balmaceda: Cuando mi mam comenz a perder la memoria comprend con angustia que algn da ya no sabra quin era ella y tampoco quin soy yo. Una crisis de la identidad para los dos. Tambin comprend que su deterioro cognitivo provocar tarde o temprano la disolucin de su propio pasado y del pasado familiar. Entonces me lanc a reanimar su memoria para recuperar recuerdos y mantenernos unidos por un hilo invisible, amoroso. Esa recuperacin es azarosa porque los neurlogos no saben cmo funciona la memoria. Lo que s sabemos es que la memoria es muy frgil y fantasiosa. Todos los recuerdos son hbridos porque se construyen con algo de verdad y mucho de ficcin.

-T: Si la memoria individual es ficticia, es tambin ficticia la memoria colectiva, la Historia?
-C.B.: La memoria colectiva es un ensamble de recuerdos individuales. Un tapiz tejido con ficciones y certezas inestables porque la propia memoria funciona de modo fabulador e inestable. Los neurocientficos explican que los recuerdos pueden fabricarse y manipularse. La doctora Julia Shaw tiene un libro perturbador, llamado "La ilusin de la memoria", donde explica con rigor cientfico la forma en que se pueda hackear nuestra memoria. Eso no significa que la Historia infrinja la realidad de modo fraudulento, sino que cualquier lectura del pasado debera contemplar esas fragilidades para no adularla como a una versin dogmtica del pasado. Las relaciones entre la memoria y la verdad hoy estn en terapia debido a los avances de la neurologa y las neurociencias. No se trata de desconfiar de la Historia en cuanto ciencia, sino de adoptarla con un ejercicio crtico y riguroso.

-T: La ficcin tiene un lmite? Puede haber veracidad en las biografas familiares o slo verosimilitud?
-C.B.: La ficcin es intangible y la propia memoria es un mar intangible. Adems, los recuerdos y el olvido son movimientos intangibles de nuestra mente. Son imposibles de medir, tomografiar y escanear. En la propia memoria se diluyen todos los lmites reales. En la biografa de mi madre que reconstruyo en "Mi mam y Stephen Hawking", como en toda biografa, hay un maridaje de verdades y ficciones verosmiles.

La angustia e impotencia que genera una madre con Alzheimer es transformada por la estetización que realiza el escritor Carlos Balmaceda en su libro "Mi mamá y Stephen Hawking". Foto: Alejandro Moritz
La angustia e impotencia que genera una madre con Alzheimer es transformada por la estetizacin que realiza el escritor Carlos Balmaceda en su libro "Mi mam y Stephen Hawking". Foto: Alejandro Moritz


-T: Cmo trabajaste la memoria y el olvido desde tu oficio de escritor?
-C.B.: El abordaje del libro fue desde la ficcin biogrfica con herramientas de crnica periodstica. La voz narradora es mi propia voz, pero como toda voz es un artificio, una tctica narrativa. Eso me permiti navegar en aguas donde se mezclaban lo verdadero con lo imaginado. Tambin es un modo de organizar en palabras y con coherencia todo el material que la memoria organiza de modo catico con imgenes, sonidos, perfumes, ecos.

-T: Pensaste el olvido en la vigilia hay un olvido en lo onrico?
-C.B.: Los sueos son enigmticos porque se forman con un lenguaje metafrico que a veces podemos descifrar y otras veces no. Los sueos, al igual que los recuerdos, no funcionan como pelculas porque son experiencias mentales complejas que se organizan como un rompecabezas. Lo mismo pasa con las pesadillas: son puzles aterradores. Los neurlogos no saben por qu olvidamos la mayor parte de nuestra vida y por qu recordamos tan poco. Pero hay un dato curioso: por esencia el olvido es una ausencia, un vaco, y durante los sueos o pesadillas podemos reconstruir recuerdos que habamos perdido y, lo que es ms fascinante, fabricar falsos recuerdos.

-T: Cul es la sensacin de ser lazarillo de la memoria materna? Ser padre de alguna forma de tu propia madre?
-C.B.: La conexin amorosa que tengo con mi madre a partir de nuestra experiencia actual es la que deriva de un hijo que debe aprender nuevos cdigos de relacin y comunicacin, nuevas formas de dilogo, nuevos modos de expresar el amor que siente, nuevas maneras de compartir el vrtigo de la vida que se mueve sin freno. Mi mam ahora es una madre distinta a la que siempre fue y yo soy un hijo diferente. Los dos somos otros. Muy otros. "Mi mam y Stephen Hawking" cuenta la forma en que esa nueva relacin se fue construyendo con el paso del tiempo y el avance de su enfermedad.

-T: Borges, Carroll, Homero, la pica de Gilgamesh, Proust, estn trabajados en el contenido de este libro en que genealoga literaria por su forma (si se termina pensando como una novela tu libro), te podras ubicar en ese trabajo?
-C.B.: Hay una constante en el libro: la invocacin que hago en cada pgina de algunos de mis autores preferidos que an releo, y de los temas que me apasionan desde hace aos. Esos libros y esos temas forman parte de una arqueologa ntima que me ayuda a buscarle sentido a muchas cosas que parecen no tenerlo.

-T.: Nombrs varias veces a Sofa Bernardita, tu hija, incluso le geners a ella un relato de tus antepasados. Cmo se une en tu intelecto y sentimientos la relacin madre-hijo y padre-hija?
-C.B.: Sofa Bernardita es un sol en mi vida. Y un hada. De alguna manera maravillosa hace magia conmigo y esa magia aparece de varios modos en la historia que cuento en el libro. A veces de modo explcito y otras de forma velada. Hace pocas semanas fuimos a visitar a mi mam, a la que ella le dice Abu Naty, y mam deba estar detrs de un nylon grueso que nos separara por razones sanitarias. Cuando Sofa Bernardita la vio llegar en la silla de ruedas se larg a lagrimear. Mam la mir y tambin lagrime. Yo casi no poda hablar.

-T: Tus libros siempre giran alrededor de Mar del Plata, cmo ves la ciudad hoy y especialmente el recorte cultural?
-C.B.: En el libro digo que Mar del Plata va conmigo donde quiera que yo vaya, que la busco en todas las ciudades que visito cuando viajo. Pero esa imagen es del orden literario y emocional. En un plano ms concreto veo que Mar del Plata est luchando fuerte para transformarse da tras da y volverse un mejor lugar para vivir. Esa lucha cotidiana es un desafo que tambin vemos en el sector cultural. Un sector demasiado golpeado por la pandemia. Los artistas estamos viviendo un tiempo de zozobra, pero creo que justo por esa sensacin de zozobra es que debemos hacer enormes esfuerzos colectivos para reconstruir y fortalecer los vnculos de los artistas con el pblico, con la escena viva, con el trabajo cultural. Confo mucho en que un esfuerzo colaborativo, abierto y generoso es la clave para enfrentar las dramticas consecuencias que trajo la pandemia.



etiquetas