07/09/2021 19:52 - opinin

Bolsonaro y su punto de bifurcacin

Sobre la situacin poltica de Brasil, en el marco de los actos contra el Supremo tribunal federal convocados por el presidente Jair Bolsonaro, opin para Tlam, Amlcar Salas Oroo, Dr. en Ciencias Sociales (UBA), Lic. en Ciencia Poltica (UBA), Magister en Ciencia Poltica (USP-Brasil) e investigador del Centro Estratgico Latinoamericano de Geopoltica (Celag).

Amlcar Salas Oroo

Por Amlcar Salas Oroo

Todas las encuestas y sondeos de opinin en Brasil de julio y agosto 2021 son unnimes en un diagnstico preciso: en las prximas elecciones presidenciales (que son el ao que viene) Lula vence en las 5 regiones del pas en el segundo turno. Hay regiones donde el contraste entre Lula y el presidente es enorme, como en el Nordeste, aunque el Gobierno tambin tiene altas tasas de reprobacin en el Sudeste -regin con 61 millones de electores, 43 % del total nacional-, fiel de balanza de toda eleccin.

Los nmeros de estas semanas son los que, quizs, han empujado a Bolsonaro a una actitud disruptiva y agresiva: el rechazo a su figura ya trepa a un 64 % y, lo que es peor, en un hipottico segundo turno con Lula, Bolsonaro sacara prcticamente los mismos votos en el primer turno. Es decir, ese 25 % de la poblacin que lo acompaa sigue firme, pero cada vez queda ms reducido a ese segmento. Y, en la medida que la situacin econmica y social contine mostrando tan malos indicadores -como el fuerte aumento de los precios de los alimentos (45% en algunos productos centrales, arroz, feijao), los combustibles, sumados a una tasa histrica de desempleo de ms de 15 millones de brasileos-, es de esperar mayores desgranamientos en su coalicin.

As, Bolsonaro est en un momento bisagra de su gobernabilidad: debe decidir el rumbo que le permita generar condiciones de subsistencia poltica. Las que tiene comienzan a menguar, y no se puede saber con seguridad si le alcanzarn para terminar el mandato. Ni siquiera tiene un partido poltico propio; no tiene gobernadores afines que le puedan dar respaldo institucional, y cuenta con muy pocos intendentes "bolsonaristas puros". Sigue contando con un Congreso amarrado -vaya a saber con qu tipo de recursos- que en tres aos de mandato ha cajoneado los ms de 120 pedidos de juicio poltico y ha moderado los impactos que supuso la apertura de una Comisin Parlamentaria de Investigaciones sobre la pandemia (cuyos actos ms cuestionables y delictivos han sido expresa e interesadamente obviados).

A esa circunstancia "ambiental" hay que agregarle dos hechos que preocupan al presidente: por un lado, la cuestin judicial -de l mismo, no solo en relacin con la pandemia sino en otras causas (de relaciones con milicias y dinero negro), pero sobre todo de su familia- y, por otro lado, el creciente distanciamiento que muestran parte de las elites econmicas, cuyas posiciones pblicas (de algunas federaciones y cmaras empresariales, o simplemente capitalistas emblemticos) han dejado en evidencia que aquel anterior respaldo contundente del 2018 ha girado hacia la personal desconfianza, o la abierta antipata.

Y entonces Bolsonaro, que ve que los caminos "democrticos" del juego poltico -en tanto mbito de negociaciones de los intereses sociales- ya no van a redituarle recursos de subsistencia poltica, decide ir en otra direccin. No lo hace desde la nada: buena parte de trayectoria pblica y lo que lleva de gestin como presidente tienen bastante que ver con "empoderar" elementos que habiliten y robustezcan ese otro camino: all estn los ms de 6.000 militares trabajando en el Estado, el incentivo a una "cultura poltica" fijada en la violencia - verbal o fsica-, el constante rechazo a la fundamentacin (racional o cientfica) de las acciones pblicas, el permanente hostigamiento a las minoras, etc. Lo que las movilizaciones de hoy certifican es que Bolsonaro va a optar por ese otro camino, y no estar slo. Si eso va resultar en un golpe futuro se definir con el paso del tiempo. Lo cierto es que el trayecto que ir a recorrer seguramente traer muchos otros momentos de zozobra institucional y democrtica para el pueblo brasileo.

* Dr. en Ciencias Sociales (UBA), Lic. en Ciencia Poltica (UBA), Magister en Ciencia Poltica (USP-Brasil) e investigador del Centro Estratgico Latinoamericano de Geopoltica (Celag).