Política

07-08-2021 17:05 - Ciudad de Buenos Aires

Impacto ambiental: clave del debate por el plan de Rodríguez Larreta para la Costanera Sur

Este jueves, el oficialismo porteño en la Legislatura postergó el debate sobre el convenio entre el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires e IRSA para construir torres de hasta 45 pisos en la ex "Ciudad deportiva": las incidencias de ese proyecto comercial podrían causar daños ambientalmente irreparables.

Por Lisa Cargnelutti
Por Lisa Cargnelutti
07-08-2021 | 17:05
Se sospecha que la postergacin del debate legislativo tendra que ver con una mejor posicin del bloque oficialista en el futuro post electoral Foto Ramiro Gmez
Se sospecha que la postergación del debate legislativo tendría que ver con una mejor posición del bloque oficialista en el futuro post electoral. Foto: Ramiro Gómez.

El destino de las tierras de la ex Ciudad Deportiva de Boca, ubicadas en la Costanera Sur, quedó esta semana en el centro del debate tras la suspensión en la Legislatura del análisis sobre el convenio entre el Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta y la empresa IRSA, que prevé la construcción de un barrio cerrado con torres de 45 pisos.

Mientras desde el Frente de Todos porteño rechazan esa construcción y proponen un "debate amplio" sobre el futuro del predio, organizaciones ambientalistas y no gubernamentales impulsan la creación de una reserva ecológica, teniendo en cuenta el impacto ambiental que produciría la construcción de un barrio privado.

"La visibilidad y la presión de la sociedad impidieron que el Gobierno porteño pueda avanzar" en el acuerdo con IRSA , dijo el legislador porteño del Frente de Todos (FdT) Matías Barroetaveña, en diálogo con Télam, y explicó que desde su bloque proponen "un debate amplio sobre el destino de las tierras de la exciudad Deportiva Boca".

Advierten que avanzar en un espacio de 75 hectreas rellenado en el ro sin estudios de impacto ambiental rodeado por la Reserva ecolgica el barrio Rodrigo Bueno y la central elctrica costanera es muy peligroso Foto Ramiro Gmez
Advierten que avanzar en un espacio de 75 hectáreas rellenado en el río, sin estudios de impacto ambiental, rodeado por la Reserva ecológica, el barrio Rodrigo Bueno y la central eléctrica costanera es muy peligroso. Foto: Ramiro Gómez.

Esta semana, el oficialismo porteño -representado en la Legislatura local por el bloque Vamos Juntos (VJ)- pidió que, por una "decisión política", el convenio entre el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires e IRSA quede "reservado" para una discusión posterior, aunque estaba incluido en el temario de la sesión del jueves.

El convenio busca modificar las normas urbanísticas del predio, que tiene 71 hectáreas y está ubicado frente a Puerto Madero, al sur de la Reserva Ecológica y al lado del barrio popular Rodrigo Bueno.

Ese acuerdo autorizaría el desarrollo inmobiliario de IRSA que prevé la construcción de edificios de hasta 45 pisos, en el marco de un proyecto denominado "Costa Urbana".

"Avanzar en un espacio de 75 hectáreas rellenado en el río, sin estudios de impacto ambiental, rodeado por la Reserva ecológica, el barrio Rodrigo Bueno y la central eléctrica costanera es muy peligroso", advirtió Barroetaveña y agregó que desde el FdT proponen "un debate amplio sobre el destino de las tierras de ex Ciudad Deportiva Boca Juniors, que incluya entidades deportivas y ambientales para lo que fue cedido de forma gratuita originalmente".

Los terrenos conocidos como ex Ciudad Deportiva fueron propiedad del Estado nacional hasta que en la década de 1960 fueron donados al club Boca Juniors, a fin de que allí se construya un estadio y canchas auxiliares, y con la prohibición de que luego fuera vendido a privados.

El bosquejo del proyecto de IRSA un barrio privado compuesto de torres que quitara el pulmn verde costero a la Ciudad
El bosquejo del proyecto de IRSA: un barrio privado compuesto de torres que quitaría el pulmón verde costero a la Ciudad.

Sin embargo, en 1997, IRSA adquirió esos terrenos por 50 millones de dólares.

"Tenemos una ciudad con un déficit de espacios verdes que resulta alarmante, no podemos entregar la costa ribereña para el desarrollo de un barrio privado", dijo Barroetaveña.

El convenio entre el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y la empresa Inversiones y Representaciones S.A. (IRSA) plantea modificar las normas urbanísticas de esas tierras ribereñas y, por eso, su aprobación requiere de una doble votación en la Legislatura y una audiencia pública entre ambas.

De aprobarse el convenio, a cambio de poder construir en altura, IRSA cedería al Gobierno de la Ciudad 41 hectáreas del predio, que serían destinadas a un espacio de acceso público y cuyo mantenimiento estaría a cargo de la empresa por diez años.

Los terrenos conocidos como ex Ciudad Deportiva fueron propiedad del Estado nacional hasta que en la dcada de 1960 fueron donados al club Boca Juniors y finalmente en 1997 vendidos a IRSA por 50 millones de dlares
Los terrenos conocidos como ex Ciudad Deportiva fueron propiedad del Estado nacional hasta que en la década de 1960 fueron donados al club Boca Juniors y finalmente, en 1997, vendidos a IRSA por 50 millones de dólares.

Rodríguez Larreta ingresó este proyecto de ley a la Legislatura el 20 de julio último, pero, al día siguiente, el Observatorio del Derecho a la Ciudad (ODC) presentó un recurso de amparo en la justicia local para frenar el debate legislativo.

En su presentación judicial, el ODC argumentó que era necesario un estudio de impacto ambiental sobre el proyecto de IRSA, antes de avanzar con la votación, y el juez Guillermo Scheibler hizo lugar al planteo al ordenar que se suspenda "precautelarmente el trámite".

Desde organizaciones tales como el ODC, la Cátedra Libre de Ingeniería Comunitaria, el Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas y la Defensoría del Laburante proponen la creación de una reserva ecológica en ese lugar.

Para el ODC, organización dirigida por el abogado Jonatan Baldiviezo, el proyecto inmobiliario de IRSA va en contra de la Constitución local, la cual ordena que se deben "preservar e incrementar" los espacios verdes en la ribera porteña, debido a su importancia para la calidad del medioambiente.

Organizaciones ambientalista rechazan el proyecto y se manifestaron en la Legislatura proponiendo alternativas para preservar la zona costera del avance inmobiliario indiscriminado
Organizaciones ambientalista rechazan el proyecto y se manifestaron en la Legislatura proponiendo alternativas para preservar la zona costera del avance inmobiliario indiscriminado.

"El proyecto "Recuperación de la Costanera Sur y creación de la Reserva Ecológica Costanera Sur II-Nuestro Río" no sólo pone en valor la importancia estratégica de recuperar el borde costero para mitigar ascensos del nivel de río, preservar los humedales y generar bio corredores que permitan la ventilación y el acceso de brizas desde la costa; sino que nos permite luego de casi 30 años recuperar estas 71 hectáreas de tierras públicas que estaban destinadas a un espacio recreativo", explicó María Eva Koutsovitis, Coordinadora de la Cátedra de Ingeniería Comunitaria.

En tanto, Alejo Caivano, abogado de La Defensoría de Laburantes, otra de las organizaciones impulsoras del proyecto de ley, analizó: "Tenemos que respetar el mandato constitucional de que toda la Costanera sea pública destinada a grandes parques y biocorredores".

"Puerto Madero es una tragedia urbana para nuestra ciudad. Podríamos tener una reserva mucho más grande y más parques en una ciudad con pocos espacios verdes", dijo.

En la última sesión de la Legislatura, realizada este jueves, el jefe del bloque oficialista Vamos Juntos, Diego García Vilas, dijo que el fallo de Schebler planteó un "conflicto entre poderes", ya que "la sanción de una ley es una competencia específica y exclusiva de esta casa", sostuvo.


Y agregó: "Es una barbaridad que un juez nos diga qué podemos debatir y qué no. Claramente, hay una intromisión del Poder Judicial en el poder Legislativo".

Luego, el diputado pidió que el proyecto, el cual estaba incluido en el temario para ser votado, sea "reservado en secretaría" para su posterior discusión, y aclaró que esa decisión no estaba motivada por el fallo judicial, sino que era "estrictamente política".

Respecto a esa decisión, el legislador Javier Andrade (FdT), consideró que "el proyecto fue reservado en secretaría a la espera de mejores condiciones".

Y advirtió: "Los que habitamos la Ciudad de Buenos Aires tenemos que estar muy atentos para seguir defendiendo nuestro río y que no sigan avanzando con estos proyectos, que lo único que hacen es consolidar aún más las ganancias de los desarrolladores inmobiliarios, sin generar ni una línea de gestión para el acceso a la vivienda de todos los ciudadanos y ciudadanas".

También te puede interesar