Sociedad

07-08-2021 15:17 - Liniers

Miles de fieles se convocaron en San Cayetano en una celebración inédita al aire libre

La imagen del patrono del pan y el trabajo fue colocada en el atrio del templo al aire libre ayer a las 17, para que los fieles puedan rezarle o tocarla y, desde entonces, las personas formaron una fila que se extendió con el correr de las horas.

Por Milagros Alonso
Por Milagros Alonso
07-08-2021 | 15:17
Fotografías: Eliana Obregón y Pepe Mateos

Mucha gente esper hasta que se hicieran las 24 para pasar
Mucha gente esperó hasta que se hicieran las 24 para pasar.

Miles de fieles se acercaron a la parroquia de San Cayetano, en el barrio porteño de Liniers, para pedir al santo de la Providencia por salud y trabajo y agradecer las promesas cumplidas, en una edición marcada nuevamente por la pandemia de coronavirus, en la que destacaban los barbijos y protocolos para su celebración.

La imagen del patrono del pan y el trabajo fue colocada en el atrio del templo al aire libre ayer a las 17, para que los fieles puedan rezarle o tocarla y, desde entonces, las personas formaron una fila que se extendió con el correr de las horas.

"Vengo a agradecer que mi familia tiene salud y que estamos todos bien con esta pandemia. También para pedir trabajo", dijo a Télam Alejandra Vargas, de 45 años y oriunda de Escobar, quien fue una de las primeras fieles en pasar frente al santo esta madrugada.

Los devotos de San Cayetano veneraron su imagen en el atrio del templo ubicado en Cuzco 150, al aire libre y cumpliendo las medidas sanitarias por la pandemia, ya que la iglesia permaneció cerrada.

Los devotos de San Cayetano pueden venerar la imagen al aire libre
Los devotos de San Cayetano pueden venerar la imagen al aire libre.

Carolina Pogonza, una de las encargadas de recibir las donaciones de ropa y comida que traen los creyentes para el servicio social del santuario, aseguró que "antes venían con flores y velas, pero después se transformaron por la necesidad en ofrendas de alimentos o de todo lo que se pueda compartir".

"En el patio de ofrendas te encontrás con la generosidad del que menos tiene pero es el que más comparte", agregó Pogonza con su barbijo con la estampa de la bandera argentina y la imagen del santo.

Muchas personas en la fila arrastraban changos de supermercado o cargaban con grandes bolsas que guardaban las donaciones, en su mayoría alimentos no perecederos y ropa.

"Vengo a pedir por mi familia, mi hijo no puede conseguir trabajo", afirmó Juliana Burgos, que se levantó a las cinco de la mañana para llegar temprano desde Morón y tenía las manos llenas de espigas con estampitas para bendecir.

La imagen del patrono del pan y el trabajo fue colocada en el atrio del templo al aire libre el vienes
La imagen del patrono del pan y el trabajo fue colocada en el atrio del templo al aire libre el vienes.

Con respecto a la atípica celebración de este año por el contexto de pandemia, el padre Germán Schattenhofer apuntó en diálogo con Télam que "es novedoso, es una de las pocas veces que la imagen sale del templo".

A diferencia de 2020, cuando el santuario estuvo completamente cerrado, este año las autoridades eclesiásticas decidieron programar la celebración al aire libre, para "privilegiar el encuentro del peregrino con San Cayetano".

"Vine a agradecer por todo lo recibido. Lo hago inclusive por la juventud y para todos los que vienen de atrás nuestro que necesitan ayuda y nuestro apoyo", expresó Roberto Domínguez, un hombre de 75 años de Lomas de Zamora, quien asiste a la celebración "desde jovencito".

A medida que avanzaba la mañana la fila comenzaba a extenderse por la calle Bynon, coordinada por policías de la Ciudad de Buenos Aires, agentes de tránsito y servidores del santuario que vestían una pechera amarilla con la imagen de San Cayetano.

Hacia el mediodía la fila superaba los 600 metros y llegaba hasta la autopista Perito Moreno, por lo que varios sacerdotes salieron a recorrer las calles para dar la bendición.

El ao pasado que el santuario estuvo cerrado
El año pasado que el santuario estuvo cerrado.

"Vinimos a agradecerle, mi hijo tiene una enfermedad, dermatitis atópica y hace tres años que venimos renegando. Y gracias a San Cayetano tuvo una re mejoría", contó Julia de José C. Paz, que fue con sus cinco hijos, todos vestidos con remeras con la imagen del santo.

Miriam, quien llegó con su familia desde San Miguel, explicó que "todos los 7 tenemos promesas y venimos a cumplir, aunque haya pandemia" y contó que Natalie, una de sus hijas, de 24 años, espera un trasplante de corazón y pulmón.

"Ella sigue peleando, le agarró Covid también, pero vinimos a cumplir igual y agradecer que pasamos la pandemia", continuó Miriam.

Los fieles destacaron la organización de la celebración y lo "rápido" que avanzaba la fila en una jornada marcada por una temperatura cálida que no es habitual para la época.

"A comparación de otros años, este es el mejor que vinimos. Me ha tocado lluvia y frío intenso. Así que lo de hoy para nosotros es un veranito", remarcó Juan, uno de los encargados de las decenas de puestos de venta de figuras, rosarios, velas, espigas y palo santo que colmaron la calle Francisco de Viedma en las inmediaciones de la estación de Liniers.

El padre Germn Schattenhofer apunt en dilogo con Tlam que es novedoso es una de las pocas veces que la imagen sale del templo
El padre Germán Schattenhofer apuntó en diálogo con Télam que "es novedoso, es una de las pocas veces que la imagen sale del templo".

Si bien este año se pudo llevar a cabo la celebración con protocolos, hubo una asistencia mucho menor en comparación con otras ediciones.

"Es la primera venta después de la pandemia, así que está todo muy raro y estamos acomodándonos", dijo a Télam Emanuel Berreta, tercera generación de santeros, quien mostró orgulloso sus bolsitas de ajo, un símbolo de prosperidad y protección, con imágenes de santos.

Emanuel, quien estaba junto a su primo en el puesto, señaló que su abuela "venía desde Córdoba a Liniers una semana antes y vendía rosquitas, ajos y santería, y ahora seguimos nosotros".

"Esperemos que la gente venga, casi todo el mundo está vacunado, eso es una cosa importante", añadió.

Con el correr de las horas familias, grupos de amigos y personas solas desfilaron frente a la imagen del santo acompañados por las oraciones que reproducían los parlantes del santuario y algunas bandas de folclore de la calle.

Incluso asistieron familias con niños y bebes, como el caso de Marisel, que llevó a su hija Estrella Luján, nacida hace una semana.

Los fieles destacaron la organizacin de la celebracin y lo rpido que avanzaba la fila
Los fieles destacaron la organización de la celebración y lo "rápido" que avanzaba la fila.

"Es una promesa, del papá y mía. Traje a todas mis hijas, entonces tenía que traerla para que la bendiga y que ella siga teniendo paz, pan y trabajo", relató Marisel, que tuvo que tomar un colectivo y un tren para llegar desde Quilmes.

También hubo familias que compraron figuras para bendecir y armar sus propios santuarios en sus casas, como Elizabeth y su hijo Tomás, de 19 años, que se acercaron desde Barracas.

"Venimos todos los 7 a agradecer por la salud y el trabajo, y a pedir por la gente que lo necesita", explicó Elizabeth y añadió que "por promesa vamos a hacer un santuario en la puerta de casa para que se acerque cualquier persona, para todos los que no pueden llegar hasta acá".

Otro punto en común fue el agradecimiento de los miles de fieles.

"Hace veinticuatro años que vengo y da la causalidad de que un 7 de agosto conseguí trabajo y hoy sigo en ese lugar, por eso vengo a agradecer y a pedir por los que no tienen y por nuestro país para que salga adelante", dijo a Télam Cristina Escalante, que llegó acompañada de su hija desde Merlo.

Los devotos de San Cayetano veneraron su imagen en el atrio del templo ubicado en Cuzco 150 al aire libre
Los devotos de San Cayetano veneraron su imagen en el atrio del templo ubicado en Cuzco 150, al aire libre.

Gabriela y Héctor se conocieron en San Cayetano en 1997: "Hoy cumplimos nuestro aniversario"

Gabriela y Héctor se conocieron cuando eran adolescentes en la celebración de San Cayetano del año 1997 y desde entonces se acercan cada 7 de agosto al santuario del barrio porteño de Liniers para festejar su aniversario.

"Hoy nosotros cumplimos nuestro aniversario porque nos conocimos acá en el año 97", contó a Télam con alegría Gabriela, de 42 años, que concurre al templo de San Cayetano desde que tiene 7, cuando acompañaba a su padre.

"Ya vamos a cumplir 23 años de casados”, dijo a Télam Héctor, pareja de Gabriela, con quien tiene tres hijos varones.

Respecto al momento en el que se conocieron, Héctor lo recuerda a la perfección: “Ella estaba adelante en la fila y yo estaba atrás solito”, evocó.

“Ella avanzó y yo estaba rezando, así que pasó por atrás mío y me tiró en la mano un papelito con su número. Yo lo agarré y lo guardé. Después la llamé y así empezamos", añadió el hombre entre risas.

La pareja, que vive en la localidad bonaerense de Banfield, contó que en esta edición asistieron para “agradecer porque el año pasado no pudimos y para que sigamos bien”.

"Que haya trabajo y salud, pero lo principal es la salud", concluyó Héctor, antes de saludar a la imagen de San Cayetano, que este año se colocó en el atrio del santuario al aire libre debido al contexto de pandemia de coronavirus.

Miles de fieles se convocaron desde la tarde de ayer, casi todos munidos de barbijos, para cumplir con una ceremonia tradicional, en una fila que al mediodía superaba los 600 metros y llegaba hasta la autopista Perito Moreno en una jornada marcada por una temperatura cálida no habitual para la época.

Newsletter

También te puede interesar