09/07/2021 11:06 - opinin

Independizarnos del odio

Se cumplen 205 aos de la Declaracin de la Independencia argentina. Sobre qu significa ser un pas independiente opin para Tlam Hernan Brienza, periodista, escritor, politlogo, ensayista e historiador argentino, actualmente es el titular del Instituto Nacional de Capacitacin Poltica (Incap).

Hernn Brienza

Por Hernn Brienza

Todos los 9 de julio nos invitan a recordar el proceso independentista, hacerlo con profundidad, complejizando cada ao que pasa, buscando cosas nuevas para decir y pensar sobre aquellos aos apasionantes en los que comenz a gestarse la nacionalidad argentina. Pero, como ocurre siempre cuando se mira al pasado, e inevitable tambin reflexionar sobre las deudas que en cada presente nos reclama la utopa de la emancipacin. Qu signific la independencia poltica en 1816? Qu balance podemos hacer, qu tan independientes somos los argentinos? Y agregar preguntas trabajadas en el siglo XX como alcanzamos la independencia econmica? La deseamos todava, la podemos lograr?

Cada siglo tiene un desafo implcito. El siglo XIX nos ocup con la construccin de un Estado Nacin que desde el inicio, desde de la declaracin del 9 de julio de 1816, se realiz bajo el signo de la desunin nacional, de la imposicin de una faccin sobre otra, recordemos que las provincias artiguistas no estuvieron presentes en Tucumn, y que, finalmente, la organizacin del Estado se realiz tras la derrota de las fuerza federales en 1862. Cincuenta aos de enfrentamientos internos cost la consolidacin de la independencia poltica.

El siglo XX nos invit a pensar en la posibilidad de saldar una gran deuda: la de la independencia econmica. Los esfuerzos por un desarrollo industrial autnomo, por una modernizacin de las reglas de juego del capitalismo, con avances en la relacin y retrocesos en las condiciones materiales de vida de millones de argentinos y argentinas que ingresaron a un mercado laboral que transform la realidad de nuestro pas. Sin embargo, la desunin, los enfrentamientos arrastrados desde el siglo XIX, la incomprensin, los intereses econmicos sectoriales, truncaron ese proceso transformador. La independencia econmica fue devorada por los procesos de endeudamiento externo de finales del milenio.

El siglo XXI nos abre nuevos desafos. Algunos arrastrados desde hace 200 aos: la unidad nacional, la autonoma econmica, el endeudamiento, los ndices de pobreza estructural que no hemos podido erradicar los argentinos. Y a esas deudas tambin se le suman nuevos desafos como pensar la Independencia no como un todo sino como graduaciones en un mundo interrelacionado y explosionado por las comunicaciones, por las redes cibernticas pero tambin por los entramados culturales, ideolgicos, informativos e identitarios se puede pensar en una desarrollar una autonoma cultural? Se puede plantear la necesidad de alcanzar un mayor grado de soberana respecto de las operaciones culturales de corporaciones econmicas y financieras que atraviesan los viejos Estados-Nacin? Cmo se piensan las independencias de los Estados frente a esas corporaciones que hoy ni siquiera responden a lo que en el siglo XX se denominaban "Estados imperialistas"? Cmo es posible independizarse de una red, una maraa, sin un centro de poder?

Pero el siglo XXI tambin nos impone pensar los nuevos desafos: la soberana de los cuerpos, de las identidades, la reformulacin de los derechos humanos, la construccin de nuevas identidades colectivas como las de gnero, los nuevos sujetos sociales, la reelaboracin de nuestra relacin con la tierra, la necesidad de independizarnos de la atroz construccin de Otredad que llevamos dentro nuestro los argentinos. Pensar nuestra independencia cultural para desarrollar una ciencia acorde a nuestras necesidades colectivas, pero tambin marcos tericos sociales y polticos que contengan a todos los argentinos. Pensar un mtodo argentino, pero tambin una tecnologa que nos permita pararnos de forma autnoma frente al gran desafo posthumanista que plantear en los prximos aos la Inteligencia Artificial en el mundo.

Muchsimos son los desafos que debemos emprender los argentinos. Pero hay uno que es central. De la misma manera que la Constitucin de 1853 fue el gran salto modernizador del siglo XIX y las polticas sociales inclusivas lo fueron en el siglo XX, en el siglo XXI los argentinos deberamos independizarnos del odio. El odio es el verdadero signo de nuestro atraso como sociedad. Modernizarnos es independizarnos de ese odio.

Por Hernn Brienza, periodista, escritor, politlogo, ensayista e historiador argentino, actualmente es el titular del Instituto Nacional de Capacitacin Poltica (Incap).
etiquetas