Opinión

05-07-2021 16:41 - OPINIÓN

Dulces: encontrar el equilibrio entre alimentos que nos hacen bien al organismo y al corazón

Hasta el 7 de julio se celebra en la Argentina la Semana de la Dulzura y durante estos días se debe regalar golosinas a cambio de un beso por cada una de ellas. Sin embargo, es importante controlar la ingesta de dulces para mantener una alimentación saludable. Al respecto opinó para Télam la Dra. Virginia Busnelli, endocrinóloga, médica especialista en nutrición y directora del Centro de Endocrinología y Nutrición Crenyf.

Por Virginia Busnelli
Por Virginia Busnelli
05-07-2021 | 16:41

La semana de la dulzura podría considerarse una excusa para hacer la vista gorda y dejar de lado los hábitos saludables para incorporar algunos productos o golosinas que no son de elevada calidad nutricional. Pero en vez de sentir que nos estamos "permitiendo" un chocolate o un alfajor, los invito a no considerar a estos alimentos como prohibidos, ya que genera que su consumo se convierta en un permitido, palabra de uso común cuando empezamos una dieta. Y como las dietas no son el camino ni la estrategia, la base se encuentra en encontrar un equilibrio entre los alimentos que hacen bien a nuestro organismo y aquellos que hacen bien a nuestro corazón.

Cuando queremos "algo dulce" y vamos al kiosco solemos observar un sinnúmero de opciones al alcance de nuestra mano, chocolates, gomitas, alfajores, chupetines y más. Estos productos son de baja calidad nutricional ¿Por qué? Por su elevado contenido de azúcares simples, grasas saturadas, sal y aditivos cuyo consumo frecuente no es amable para nuestra salud; a su vez presentan nula o muy baja cantidad de vitaminas, minerales y fibra. Pero todo tiene un sentido, la composición de las golosinas estimula la continuidad de su consumo hasta terminar el paquete, son opciones ricas y adictivas.

El consumo de un alimento rico en azúcares libres viene acompañado de un aumento de la glucosa en sangre con la consecuente producción de insulina por parte del páncreas. Esta hormona es la encargada de "abrir la puerta" de las células para permitir el ingreso de glucosa. Si esto se sostiene en el tiempo, puede empezar a desgastar a los órganos encargados de esta tarea provocando consecuencias negativas como una insulino resistencia.

La GRAN necesidad de consumir cosas dulces es una construcción que se formó a partir de una elevada exposición a azúcares a lo largo del tiempo. Pero lo más interesante de todo esto es que esa "necesidad" puede modificarse si entrenamos nuestro paladar. Si bien está la opción de los endulzantes no calóricos, el trabajo más arduo es empezar a disminuir la dependencia de lo dulce. La reeducación de nuestro paladar es un proceso lento pero posible, que inicia con la disminución de la utilización de azúcares u otros endulzantes en nuestras comidas.

No te voy a prohibir que comas chocolate en la semana de la dulzura, pero si quiero que te hagas la pregunta ¿Cada cuánto consumo este tipo de productos? ¿Dentro de las opciones disponibles hay algunas de mejor calidad? ¿Existes opciones ricas pero saludables? ¿Por qué no regalar frutas en esta semana... y en todas?

En vez de poner el foco en la golosina que te regalen por la semana de la dulzura, debemos dirigir nuestra mirada a la cantidad de azúcar y alimentos de mala calidad nutricional que consumimos durante la semana, en el marco de nuestro habito diario. El consumo de alimentos ultra procesados, que no son únicamente golosinas, aportan una gran cantidad de azúcar escondida en su composición. Además, deberíamos analizar nuestro consumo de aquellos alimentos que si deberían ocupar un espacio relevante en nuestro día a día como ser las frutas, verduras, cereales integrales, legumbres, frutos secos y semillas.

Como siempre digo, una alimentación saludable no debería tener prohibiciones, por lo que el consumo de una pequeña porción de alguna golosina que te guste no va a ser el problema, el mismo se genera con su consumo frecuente y la poca consciencia de como esto podría impactar negativamente en la salud.

Disfrutemos esta semana de la dulzura sin prohibiciones, pero sin excesos y con atención plena al momento de comer para, de esa manera, poder presenciar el placer que nos provoca ese alimento.

También te puede interesar