22/06/2021 15:19 - OPININ

Una etapa de reparacin y construccin de la soberana sobre nuestros cuerpos

El Ministerio de Salud comenz a delinear la reglamentacin de un artculo de la ley de los Mil Das, que apunta a proteger el diagnstico y tratamiento de las personas gestantes con sospecha de trombofilia. Al respecto opin para Tlam Ianina Lis Castro, coordinadora del Colectivo por la Ley de Trombofilia, presidenta de la Asociacin Civil Colectiva Matriactiva.

Ianina Lis  Castro

Por Ianina Lis Castro

El 1 de marzo de 2020 estaba parada en la plaza de los Dos Congresos, rodeada de una multitud que haba ido a escuchar el discurso presidencial en el marco de la apertura de las sesiones ordinarias. Las palabras de Alberto Fernndez fueron claras "el Estado va a acompaar a las mujeres que deseen maternar y tambin a las que no". Esta frase, que hizo que miles de pauelos verdes se alzaran, tambin daba respuesta a la lucha de las mujeres con trombofilia. El clido marzo de prepandemia nos invitaba a una etapa de reparacin y construccin de la soberana sobre nuestros cuerpos.

Haca cuatro aos que la Ley de Trombofilia haba sido votada por unanimidad en ambas Cmaras, ley con la cual las personas gestantes podamos acceder al diagnstico de trombofilia y a los tratamientos correspondientes. Por qu se necesitaba una ley? Hay un protocolo mdico que indica que los estudios por trombofilia se indican recin despus de la tercera prdida de un embarazo. Tres. Tres veces las personas que tenemos trombofilia debemos poner el cuerpo para tener acceso a un derecho de salud.

Corra 2016 cuando la minora que representamos las mujeres con trombofilia festejamos la conquista de este derecho, sin embargo, en la noche del 23 de diciembre de ese mismo ao, y desde su quinta Los Abrojos, el ex presidente Mauricio Macri la vet. Lejos de rendirnos, nos organizamos. As, las que ya habamos puesto el cuerpo nos convertimos en una sujeta colectiva y recorrimos los pasillos del Congreso buscando apoyo para presentar nuevamente una ley. Fueron aos duros ya que el veto de Macri envalenton a las obras sociales y a las empresas de medicina prepaga que negaron sistemticamente el acceso al diagnstico. De esta manera, se multiplicaron los casos de mujeres en las que ya no bastaban las tres prdidas para que se cubriera el anlisis de trombofilia. Porque el gobierno de los Ceos tambin legisla o veta en base a los intereses de sus socios, y la evaluacin de las ganancias llevaba impresa la variable de ajuste ms dolorosa: el cuerpo de las mujeres. Paradjicamente, los mismos que haban vetado la Ley de Trombofilia en 2016, salan en 2018 a decir "salvemos las dos vidas" sacudiendo un pauelo celeste, mensaje que nosotras leamos como: "gobernamos sus cuerpos, quieran o no maternar".

Nunca se volvi a tratar el proyecto de Ley de Trombofilia en el recinto. Pero como la organizacin vence al tiempo, esta Colectiva Matriactiva ech races en el territorio y nos constituimos en red con las mujeres a las que el Estado les cerr la puerta y les neg el derecho a la salud. Ese proyecto que haba perdido estado parlamentario y que el gobierno de Ceos haba cajoneado, recibi el compromiso de ser tratado con el nuevo gobierno. Y a pesar de que la pandemia se comi todo, las deudas se pagan, y las deudas con las mujeres y las diversidades no pueden esperar.

As fue como la voluntad de acompaar a las mujeres en sus decisiones no qued solo en un discurso, sino que se concret con dos leyes fundamentales: la Ley de IVE (27.610) y la Ley de los Mil Das (27.611). Dentro de esta ltima, el artculo 23 se refiere a la trombofilia y expresa que cualquier persona gestante con sospecha de trombofilia, basada en antecedentes obsttricos y no obsttricos, tiene garantizado el acceso al diagnstico y los tratamientos correspondientes. Cuando hablamos de antecedentes no obsttricos estamos dejando la mochila de tener que poner el cuerpo y perder embarazos para acceder a un simple anlisis de sangre.

Hoy, en junio de 2021, esta ley todava est en la etapa de reglamentacin porque las decisiones polticas de gobernar para garantizar derechos tambin generan resistencias. Pero si hay algo que la pandemia pudo dimensionar, es que es el Estado el que sale a darle respuestas al pueblo cuando el sistema de salud privado no puede o no quiere darlas. La poltica pblica, la rectora de un Estado en clave de equidad y la organizacin popular son los pilares sobre los que hoy nuestros cuerpos se levantan para que nunca ms sean el campo de batalla de las variables de ajuste de un sistema patriarcal.
etiquetas