19/06/2021 13:32 - coronavirus

Un da en el vacunatorio del CCK: msica en vivo, aplausos y una experiencia "sanadora"

Bajo la premisa de que la cultura y la salud pueden dialogar para hacer de la campaa de vacunacin una experiencia reconfortante, el Ministerio de Cultura program una serie de conciertos, donde esta semana comenz a funcionar el primer vacunatorio nacional.

Por Ana Clara Prez Cotten

La Sinfona vacunatoria en el CCK


Entre clsicos del rock nacional interpretados por un tro de cuerdas, tangos de Piazzolla en piano, melodas a capela y aplausos, quienes acuden a vacunarse contra el coronavirus en el primer centro de inmunizacin nacional montado en las instalaciones del Centro Cultural Kirchner (CCK) disfrutan del reencuentro sorpresivo de volver a escuchar msica en vivo tras tantos meses de aislamiento.

Bajo la premisa de que la cultura y la salud pueden dialogar para hacer de la campaa de vacunacin una experiencia reconfortante, el Ministerio de Cultura program una serie de conciertos, variados en las formaciones pero tambin en el repertorio, en distintos espacios del CCK, donde esta semana comenz a funcionar el primer vacunatorio nacional destinado, en una primera etapa, a agilizar la vacunacin de personal de las Fuerzas Armadas y de Seguridad.

Para que esta "concepcin sanadora" de la msica se haga efectiva, los organizadores plantearon dos postas y las intervenciones artsticas coinciden con los momentos de espera del proceso de vacunacin. La primera, en el ingreso, corresponde con el trmite de registro. La segunda, ms extensa, se da durante la media hora que los vacunados esperan tras la aplicacin de la dosis.

El primer vacunatorio nacional destinado a agilizar la vacunación de personal de las Fuerzas Armadas y de Seguridad.
El primer vacunatorio nacional destinado a agilizar la vacunacin de personal de las Fuerzas Armadas y de Seguridad.


Msicos, sonidistas, enfermeros y vacunados coinciden -con distancia social- en una escena en la que los lmites entre el vacunatorio y el centro cultural se diluyen.

"La cultura es sanadora en cualquier instancia. Estas intervenciones artsticas cumplen una doble funcin: alimentar el espritu y el alma de todas y todos los que concurren a los vacunatorios y, adems revalorizar el rol fundamental de nuestros artistas en estos tiempos", sostuvo el ministro de Cultura Tristn Bauer, en dilogo con Tlam, para dar cuenta del espritu de la propuesta.

"La vacuna es nuestro horizonte de esperanza entonces sentimos que es un lugar donde los artistas tienen que estar presentes llevando su arte a todas las personas que concurren con la esperanza puesta en un futuro mejor", defini.

La posta de vacunacin requiere la articulacin de los Ministerios de Salud, Defensa y Cultura. Cuenta con ocho puestos y tiene capacidad operativa para aplicar hasta 1.000 dosis por da. Para garantizar el funcionamiento, trabajan 60 personas entre personal administrativo, de salud, logstica y, desde ahora, tambin msicos. En una primera etapa, el centro de vacunacin atender a personal de las Fuerzas Armadas y Seguridad y luego quedar habilitado para garantizar la primera dosis a cualquier ciudadano mayor de 60 aos.

Suenan clásicos del rock nacional interpretados por un trío de cuerdas, tangos de Piazzolla en piano y melodías a capela
Suenan clsicos del rock nacional interpretados por un tro de cuerdas, tangos de Piazzolla en piano y melodas a capela


El pianista y gestor cultural Toms Ballicora est a cargo de la programacin de msica acadmica del CCK y, por estos das, trabaja para que las intervenciones en el vacunatorio sorprendan a quienes acuden a ser inoculados. El esquema diseado busca que haya msica en vivo de 10:00 a 18:00, algo que tambin le devolver vida al emblemtico centro cultural.

"Queremos garantizar una grilla diversa, con msicos de primer nivel. Es genial para los vacunados y tambin es bueno para los artistas porque es una posibilidad de reencontrarse con el pblico en un escenario tan imponente como el CCK despus de muchos meses de inactividad", cont Ballicora.

Algo de ese ida y vuelta se percibe en las sesiones en vivo que pueden escucharse a diario en la posta de vacunacin.

La sonrisa, an con doble barbijo, se puede descifrar en la cara de los msicos y, a pocos metros, los suboficiales del Ejrcito que acaban de recibir la vacuna filman con el celular al cuarteto de cuerdas que los acompaa en la espera.

Las intervenciones artísticas coinciden con los momentos de espera del proceso de vacunación.
Las intervenciones artsticas coinciden con los momentos de espera del proceso de vacunacin.


La programacin cambiar toda la semana. El saxofonista Yamile Burich fue, durante los ltimos das, el encargado de amenizar la espera de quienes ingresaban al vacunatorio. Y para la espera post vacuna se programaron dos cuartetos de cuerdas. El primero integrado por Adrian Speziale (cello), Pedro Sotelo (violn), Mercedes Snchez (viola) y Micaela Cabeza (violn). Del segundo, participan Julieta Bril (violn), Paula Pomeraniec (cello), Olga Pinchuck (viola) y Cecilia Russo (violn).

"Not mucho entusiasmo por parte de los msicos porque participar de la campaa de vacunacin de una forma activa es hermoso. Se genera un clima interesante, emotivo. Para alguien que recin recibi la vacuna, escuchar msica puede ser emotivo pero tambin relajante. Es como musicalizar el fin de una etapa muy dura para todos", analiz Ballicora .

La posta de vacunación en el CCK requiere la articulación de los Ministerios de Salud, Defensa y Cultura.
La posta de vacunacin en el CCK requiere la articulacin de los Ministerios de Salud, Defensa y Cultura.


Y advirti que a pesar de que la iniciativa es novedosa, los msicos estn acostumbrados a hacer su aporte en los mbitos de la salud con, por ejemplo, conciertos para pacientes en hospitales.

El pianista Julian Caeiro comenzar a dar sus shows para los vacunados del CCK la semana que viene. Ser parte de de un tro con Nicols Rossi (celo) y Javier Weintraub (violn). "Pensamos una propuesta variada, para interpelar a todos los que estn esperando. Por un lado, msica clsica. Alguna aria de Bach. Pero tambin canciones del repertorio latinoamericano, "Peperina" de Ser Girn o parte de la obra de Piazzolla en el ao del centerario", cont Caeiro.

Para el pianista, el vnculo entre la salud y la cultura es "buensimo y enriquecedor para todos".

"El clima -aadi- es muy emotivo por la instancia de la vacuna pero tambin porque para muchos de ellos implica la posibilidad de reencontrarse con la msica en vivo y en formato sorpresa, como todo esto es nuevo no estn al tanto cuando llegan".

Adems, Caeiro destac que para los msicos es importantsimo volver a los escenario: "Lo necesitamos porque es nuestro trabajo, pero tambin permite recuperar un poco la idea simple de `que suene msica. Parece algo muy simple, muy arraigado en nuestra cultura, pero la msica no debera suceder solo en salas".

Caeiro todava no cumpli 40 y espera su turno para la vacuna: "Me gustara que cuando me toque a m suene algo de stor Piazzolla. Pero mientras haya msica va a estar todo bien".

La violinista Julieta Bril forma parte del cuarteto de cuerdas que, de 10:00 a 14:00, musicaliza la espera del vacunatorio.
La violinista Julieta Bril forma parte del cuarteto de cuerdas que, de 10:00 a 14:00, musicaliza la espera del vacunatorio.


La violinista Julieta Bril forma parte del cuarteto de cuerdas que, de 10:00 a 14:00, musicaliza la espera del vacunatorio. Hacen cuatro entradas de media hora e interpretan clsicos del rock nacional, The Beatles, y algo de jazz.

"Algunos aplauden, otros se acercan a pedir temas o que repitamos interpretaciones, como en un show. Es muy placentero acompaar este proceso porque te permite ser parte y, adems, es un mbito hermoso para que puedan disfrutarlo", cont.

Adems, celebr que se haya tenido en cuenta el bienestar de las personas que se vacunan desde un enfoque ms emotivo con una convocatoria a msicos. "Nos hace bien a todos", reflexion. Bril tambin espera su turno para vacunarse y, ahora que conoce de cerca cmo funciona el vacunatorio del Kirchner, suea con escuchar una enorme orquesta sinfnica cuando le toque recibir la dosis.