02/06/2021 15:00 - opinin

La Justicia ser feminista o no ser

A 6 aos del primer grito de Ni Una Menos,Josefina Kelly, secretaria de Polticas contra la Violencia por Razones de Gnero del Ministerio de las Mujeres, Gneros y Diversidad, pone en evidencia la necesidad de una reforma judicial que incorpore perspectiva de gnero y sume una mirada diversa.

Josefina Kelly Neila

Por Josefina Kelly Neila

"Es imperioso modificar las prácticas y contar con una justicia que realmente intervenga con perspectiva de género".
"Es imperioso modificar las prcticas y contar con una justicia que realmente intervenga con perspectiva de gnero".

El 3J es un da clave en nuestro calendario de lucha. Hace 6 aos miles de mujeres en todo el pas gritaron Ni Una Menos. Ante aquel hito fue imposible mirar para otro lado, al menos para la mayora. Adems, esa marea de mujeres y diversidades fueron quienes durante los aos siguientes salieron a la calle para decir basta a un modelo neoliberal que vena para arrasar con nuestros derechos y las polticas de inclusin social.

Sabemos que las violencias extremas como los femicidios, travesticidios y transfemicidios son fenmenos complejos que necesitan de un Estado presente, con polticas pblicas integrales a corto, mediano y largo plazo para el abordaje de las violencias.

En este sentido, la creacin del Ministerio de Mujeres, Gneros y Diversidad fue una clara definicin poltica de dotar de mayor institucionalidad a las polticas contra las violencias de gnero. Tambin lo fueron el Acuerdo Federal con los y las gobernadorxs, el Consejo Federal de Prevencin de Femicidios, travesticios y transfemicidios, el Plan Nacional de accin contra las violencias de gnero y los diversos programas que lo incluyen.

Es indispensable, como lo marc el Presidente en la apertura de sesiones ordinarias de este ao que las polticas contra las violencias sean una poltica de Estado, como lo fueron las de Memoria, Verdad y Justicia. Para poder lograrlo necesitamos el compromiso de todos los poderes del Estado.

Durante muchos aos el feminismo popular ha profundizado la discusin respecto a la imperiosa necesidad de una reforma judicial. Esta demanda social es clave para poner fin al arcaico y patriarcal sistema de administracin de justicia, entendiendo que la justicia debe ir siempre de la mano de las necesidades del pueblo.

Desde el Ministerio venimos trabajando en polticas pblicas para abordar integralmente las violencias por motivos de gnero, pero es impostergable que el sistema judicial tambin comprenda la urgencia de adquirir perspectiva de gnero e incorpore la mirada diversa e interseccional.

Es imperioso modificar las prcticas y contar con una justicia que realmente intervenga con perspectiva de gnero. Es una necesidad aplicar la Ley Micaela y garantizar el desarrollo de capacitaciones en gnero para los y las integrantes del Poder Judicial. Tambin lo es contar con mayor participacin de mujeres en puestos jerrquicos y de toma de decisin en los Poderes Judiciales, los Ministerios Pblicos y, en particular, en los rganos colegiados.

Es imperioso eliminar las dificultades que tienen a diario las personas en situacin de violencia por motivos de gnero para acceder a la justicia. Las falencias en este sentido son mltiples y se reflejan en la falta de patrocinios jurdicos gratuitos, en los modos actuales de intervencin en causas relativas a violencia por motivos de gnero y en la carencia de unidades fiscales especializadas para la investigacin de delitos relativos a la violencia por motivos de gnero.

Pero tambin se reflejan en la necesidad de que quienes integran los sistemas de administracin de justicia acten en el ejercicio de sus funciones con una escucha emptica, que no revictimicen, que tomen medidas acordes a cada caso, que generen procesos judiciales giles, que investiguen los hechos teniendo en cuenta los contextos de violencia de gnero, entre otros.

Mejorar cada una de estas instancias es una demanda urgente de la sociedad en su conjunto, un reclamo contundente en cada marcha de Ni una Menos y un compromiso que deben asumir quienes inciden a diario en el funcionamiento del sistema de administracin de justicia.

La lucha de las mujeres y la comunidad LGTIB+ a lo largo de la historia ha demostrado ser un motor social que se caracteriza por discutirlo todo para transformarlo todo. Cuando decimos Reforma Judicial Feminista lo planteamos como militantes, como feministas y tambin como parte del Estado nacional, lugar que implica una mayor responsabilidad para escuchar las demandas colectivas y transformarlas en acciones y propuestas concretas.

Por Josefina Kelly, secretaria de Polticas contra la Violencia por Razones de Gnero del Ministerio de las Mujeres, Gneros y Diversidad.


Todas las notas del especial #3J



Crditos

  • Coordinacin editorial: Silvina Molina
  • Escriben: Alicia Alvado, Emmanuel Dalbessio, Milena Heinrich, Diana Lpez Gijsberts, Silvina Molina y Victoria Ojam
  • Diseo: Victoria Benzaquen
  • Video: Mara Ins Pereita, Martn Ayarra y Diego Perasin
  • Infografas: Luciana Kiner y Carolina Olage
  • Podcast: Alel Alegra Cuba, Ayelen Lihuel Machado y Lorena Vazquez
  • Web: Beln Veigas
  • Coordinacin Fotogrfica: Mara Candelaria Lagos
  • Fotografas: Eva Cabrera, Fernando Gens, Mara Candelaria Lagos, Eliana Obregn y Alejandro Santa Cruz
  • Ilustracin: Victoria Garca (Toia)
  • Redes sociales: Melisa Avolio, Florencia Copley, Mariano Garca, Mariana Guerra, Ana Guisado, Gabriela Surez y Miguel Vidal