22/04/2021 opinin

Da de la Tierra: necesitamos un Nuevo Acuerdo Global por la Naturaleza y las Personas

Hoy se celebra el Da Internacional de la Madre Tierra para concienciar a la humanidad sobre los problemas generados por la superpoblacin, la contaminacin, la conservacin de la biodiversidad y otras preocupaciones ambientales. Sobre la necesidad de reforzar un Nuevo Acuerdo Global por la Naturaleza y las Personas, opin para Tlam Manuel Jaramillo, director general de Fundacin Vida Silvestre Argentina.

Manuel Jaramillo

Por Manuel Jaramillo

El desafío es administrar una sabiduría global colectiva que permita un desarrollo a escala planetaria.
El desafo es administrar una sabidura global colectiva que permita un desarrollo a escala planetaria.

Supongamos que los 4550 millones de aos desde la formacin del planeta Tierra equivalgan a un ao calendario. Si as fuera, los primeros organismos vivientes habran aparecido en el planeta alrededor del 21 de marzo, y nuestros ancestros iniciaran su primera caminata por el sur de frica en los ltimos 24 minutos del 31 de diciembre de ese ao.

Esto nos invita a reflexionar sobre la expresin "nuestra tierra", que nos resulta lgica y apropiada. Se esperara que, siendo poseedores de un bien nico y precioso, procursemos su cuidado y preservacin. Pero no fue as: nuestros 24 minutos en la Tierra, nuestra inteligencia y dominancia sobre las dems especies con las que compartimos el mismo hogar la transformaron y degradaron a una velocidad sin precedentes.

Clarifiquemos nuestra responsabilidad en el cuidado del nico planeta donde nuestra vida es posible: en los ltimos 200 aos la humanidad increment notablemente su capacidad de destruccin, al comps del aumento exponencial de la poblacin mundial y de la ambicin de consumo. Estos 200 aos representan alrededor de 1,5 segundos en la hipottica lnea de tiempo de un ao desde la creacin del planeta y podramos decir que en el ltimo medio segundo fuimos responsables de una cada promedio del 68% de la biodiversidad a nivel global. Esta disminucin fue an mayor en Latinoamrica (entre 1970 y 2016) alcanzando el 94% en el mismo perodo, segn el Informe Planeta Vivo 2020 publicado por la Organizacin Mundial de Conservacin (WWF).

Debido a esta acelerada devastacin, la comunidad internacional asumi compromisos: desde la primera Conferencia de Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y su Desarrollo en Estocolmo en 1972, conocida como "la Cumbre de la Tierra", hasta sus rplicas en Ro 1992, Johannesburgo 2002 y Ro +20 en 2012. De estas conferencias nacieron diversas iniciativas sectoriales que generaron diferentes acuerdos, ratificados por la gran mayora de los pases. Pero a pesar de los esfuerzos comprometidos y de los avances alcanzados, la biodiversidad se pierde a la par de la firma de tratados internacionales, cuya finalidad es la conservacin y el desarrollo sostenible.

Este 22 de abril reforcemos la necesidad de un Nuevo Acuerdo Global Por la Naturaleza y las Personas, orientado a un cambio de paradigma en nuestro vnculo con el planeta, para cambiar los actuales patrones de produccin y consumo, detener el cambio de uso del suelo y fomentar la toma de decisiones polticas y econmicas respetando los lmites del planeta. Buena parte de las prcticas agrcolas y pesqueras son insostenibles, debemos modificarlas para producir los alimentos que requerimos conservando la biodiversidad. Recordemos que en enero de este ao la Asamblea General de las Naciones Unidas inici la "Dcada de la Restauracin de Ecosistemas", indicando que para cumplir los objetivos de Desarrollo Sostenible para el 2030 y evitar el cambio climtico catastrfico que anticipa la ciencia, necesitamos revertir el aumento de emisiones de gases de efecto invernadero antes del 2030, porque solamente conservar no alcanza, es imprescindible restaurar ambientes y procesos ecolgicos y productivos.

El desafo que tenemos por delante es administrar nuestra inteligencia para construir una sabidura global colectiva que permita desarrollarnos a escala planetaria. Pero el tiempo se acaba, tenemos que actuar ahora para recuperar y restaurar la naturaleza: si fallamos el impacto de esta prdida sobre nuestro bienestar ser cada vez peor, porque no es posible una humanidad sana en un planeta enfermo y degradado.

La Tierra ha estado aqu mucho antes que nosotros y posiblemente nos preceda. Ya no necesita ser descubierta, colonizada y sometida. Necesita ser habitada de manera respetuosa y responsable, protegindola, conservndola y restaurndola. Porque nos dio evidencias suficientes de que en ella se encuentra todo lo que fuimos, somos y seremos, como personas y como sociedad. An estamos a tiempo de actuar en consecuencia.