04/04/2021 Marea verde

Las mujeres originarias pelean por tener voz y voto en las asambleas comunitarias

A las reivindicaciones tradicionales de las comunidades como el territorio, el acceso al agua y a la educacin bilinge, se suma el reclamo de las mujeres de ser escuchadas en los organismos de decisin.

Por Alba Silva


Bashe Nuhem y la lucha cotidiana por encontrar un lugar en las decisiones de la comunidad qom.
Bashe Nuhem y la lucha cotidiana por encontrar un lugar en las decisiones de la comunidad qom.

La marea verde, que sacudi el espacio pblico, social y poltico argentino, tambin alcanz a las desconocidas sociedades comunitarias indgenas en las que se juegan normas ancestrales, las cuales, de todos modos, son aplastadas por la violencia del racismo y la discriminacin dominantes.

A la lista de reivindicaciones histricas tales como territorio, defensa de los montes, derecho a la salud, al acceso al agua y a la educacin intercultural bilinge, se incorpor ahora el reclamo de voz y voto de las mujeres originarias en asambleas y organismos de decisin comunitaria.

La novedad del feminismo no es algo uniforme ni se da de la misma manera en las 1.653 comunidades en las que habitan los 38 pueblos indgenas reconocidos por el Estado argentino.

La razn: lleva tiempo la aplicacin de leyes y derechos, normalmente surgidas de luchas y movilizaciones y tambin lleva tiempo un nuevo relacionamiento al interior de los vnculos de pareja y familiares.



Reclamo en la comunidad qom

Bashe Nuhem, qom (antes referidos como tobas), comunicadora, documentalista y vecina de Juan Jos Castelli, en la entrada al mtico Impenetrable chaqueo le dijo a Tlam que en las comunidades indgenas "apuntamos a la descolonizacin y a la despatriarcalizacin".

Y puso en cuestin la participacin poltica y social de las mujeres al considerar que "estamos muy flojos en ese sentido. Tenemos que sacudirnos el machismo que llevamos dentro nosotras las mujeres".

"En las comunidades en el Impenetrable est todava muy anclado el machismo que mata, debilita, desacredita y nosotras lo sufrimos constantemente".


BASHE NUHEM


Las relaciones de poder entre hombres y mujeres dan cuenta de la construccin de un nuevo relacionamiento, pero en general, describe Bashe Nuhem (significa "espritu del monte" en lengua qom), los vnculos siguen signados por la "supuesta superioridad masculina" o machismo.

"En las comunidades en el Impenetrable est todava muy anclado el machismo que mata, debilita, desacredita y nosotras lo sufrimos constantemente. Es una lucha permanente, nos pasa en la radio cuando queremos tocar un tema y nos ponen caras. Con la despenalizacin del aborto, muchos hermanos, incluso mujeres empezaron a decir que nosotras estbamos incentivando que las jvenes se sometan a un aborto!".

La situacin de las mujeres mapuches

Desde Cushamen, noroeste de Chubut, Vanesa Martn (32 aos), mapuche, referente de gnero e integrante de la comunidad Fofo-Cahuel ("caballo loco" en mapudungum), hizo hincapi en la situacin de las pobladoras alejadas donde lo nico que llega es Radio Nacional en una geografa esteparia, extensa, interminable.

"La realidad es que las mujeres que viven en la ruralidad estn abandonadas a su suerte por parte de los Estados nacional y provincial. Ni hablar de los movimientos feministas. Y en los espacios comunitarios no se prioriza hablar sobre los derechos de las mujeres", explic a Tlam la joven.

"La realidad es que las mujeres que viven en la ruralidad estn abandonadas a su suerte por parte de los Estados nacional y provincial. Y en los espacios comunitarios no se prioriza hablar sobre los derechos de las mujeres".


VANESA MARTIN


Lo hizo al resaltar el papel de la radio pblica en las comunidades: "Por suerte hoy, en la radio, hay reas de gnero y pasan pequeos segmentos de informacin as que podemos escuchar sobre algunos derechos y sobre muchos femicidios que se dan en otros lugares".

Madre de tres nios, Vanesa exculp a los movimientos feministas por "no llegar" a esos territorios "entiendo que estos espacios deben nacer desde cada lugar, cada localidad. Y desde cada mujer. Yo particularmente me creo feminista porque nac y crec y sigo viviendo en una familia machista. Y me hice y me sigo construyendo por la lucha diaria de mis abuelas, de mi mam, mis vecinas y cada una de las mujeres de mi comunidad".

Las definiciones de esta mujer mapuche estn atravesadas por la experiencia e historia de su pueblo "remarla por una igualdad de oportunidades con los hombres es difcil. Es as desde la llegada del winka. Arrancaron nuestros valores. Para el pueblo nacin mapuche la mujer es la representacin mxima porque somos las que traemos vidas al mundo y estamos unidas a la madre naturaleza por todo lo que nuestro cuerpo transforma de manera diaria".

La cuestin econmica

La economa, el acceso al dinero, tambin est en el debate de las mujeres originarias.

Vanesa, desde Cushamen, destac como positiva "una salida desde el lado de los salarios. El Gobierno piensa en que estos derechos sean destinados a las mujeres desde la Asignacin Familiar, la tarjeta Alimentar, el programa Potenciar que llega slo a las mujeres y aunque los hombres se anotan no les sale".

Pedir voz en una asamblea

Bashe Nuhem se re al recordar una ancdota que muestra cunto cuesta lograr el reconocimiento y respeto de los hombres en las comunidades: "hace un tiempo una compaera moqoit (mocov) el marido, dirigente la mand a preparar la comida para los asistentes a la asamblea. Nosotras nos miramos porque tenamos nuestras carpetas con propuestas para seguir con los procesos de lucha y la compaera entonces le respondi que no poda, o que poda pero no en ese momento porque nosotras las mujeres tenamos planteos para hacer".

"Se quedaron mirndonos de reojo, mal, pero nos plantamos, dijimos que nosotras tenemos que estar en la asamblea. Eso fue por primera vez e hicimos que muchos nos observen, sobre todo los hombres. Algunos comprendieron otros no y esto es el feminismo, con el que apuntamos a lo mismo: la participacin pero una real", apunt Bashe como sntesis de cualquier colectivo de mujeres indgenas.