02/04/2021 Malvinas

Nuestro compromiso: recordar, honrar, reconocer y seguir trabajando por la soberana

Con motivo de conmemorarse el Da del Veterano y de los Cados en la Guerra de las Malvinas, que coincide con el inicio del conflicto blico con Gran Bretaa en 1982, opin para Tlam el Secretario de Malvinas, Antrtida y Atlntico Sur de Cancillera, Daniel Filmus.

Es necesario también concertar mecanismos para defender nuestros recursos renovables y no renovables en el Atlántico Sur
Es necesario tambin concertar mecanismos para defender nuestros recursos renovables y no renovables en el Atlntico Sur


Cada nuevo aniversario del Da del Veterano y de los Cados en la Guerra de Malvinas es una ocasin para hacer una prctica colectiva de memoria. Este da nos mancomuna a los argentinos y a las argentinas en el homenaje a quienes combatieron por la recuperacin del ejercicio de nuestra soberana en las islas: tanto a quienes dejaron su vida por esta causa, a quienes retornaron y llevan en sus vidas la huella indeleble de la guerra, como a sus familias, especialmente a aquellas que sufrieron la prdida de sus seres queridos.

El reconocimiento no puede ser slo retrico. Tambin requiere de un Estado atento a sus necesidades y preocupaciones. Por eso, el da 31 de marzo, el presidente Alberto Fernndez dio un paso ms en esta direccin anunciando la presentacin al Congreso Nacional de 3 proyectos de Ley que estn dirigidos a atender algunos de sus principales reclamos.

Sin embargo, al repasar la historia desde 1982, debemos resaltar que este homenaje tan sentido, no siempre tuvo la misma trascendencia, ni todos los gobiernos le otorgaron la misma importancia: es una decisin poltica ntimamente relacionada a la prioridad que se le dio a la Causa Malvinas en cada uno de los perodos recientes.

El objetivo de “desmalvinizar” comenz apenas finaliz la guerra, an bajo la sangrienta dictadura cvico militar que enlut al pas entero. Pero tambin desde la recuperacin de la democracia hubo largos momentos durante los cuales los gobiernos prefirieron olvidar. Uno de los ltimos intentos de desvalorizar el homenaje a los veteranos fue la decisin de Mauricio Macri de que se pudiera “trasladar” el feriado del 2 de abril a otra fecha con fines tursticos. La enorme resistencia de la sociedad a esta medida oblig a que el gobierno no pudiera implementarla. Otro intento de dejar de lado el tema de la soberana durante el ltimo gobierno ha sido el llamado “comunicado conjunto” Foradori-Duncan. En este documento se puso en evidencia la poltica de abandono de la preocupacin por la soberana sobre los territorios y sobre los recursos naturales del Atlntico Sur.

Pero, a pesar de que hubo diferentes polticas y estrategias aplicadas por los distintos gobiernos democrticos, existen profundas races que permiten sentar las bases para la construccin de polticas de Estado. La ms importante es el convencimiento y el sentimiento unnime de nuestro pueblo. El consenso en torno a la Resolucin 2065 de la ONU en 1965, la inclusin del reclamo por Malvinas como Clusula Transitoria Primera de nuestra Constitucin Nacional en 1994, la Declaracin de Ushuaia en el 2012 y la reciente aprobacin por unanimidad en 2020 de la Ley 27558, que crea en forma plural y multidisciplinaria el Consejo Nacional Asesor Presidencial sobre Malvinas, y de la Ley 27557, que demarca el lmite de la Plataforma Continental Argentina, son algunos de los ejemplos de nuestra capacidad de generar consenso sobre temas que tienen carcter nacional.

El reconocimiento no puede ser sólo retórico. También requiere de un Estado atento a sus necesidades y preocupaciones.
El reconocimiento no puede ser slo retrico. Tambin requiere de un Estado atento a sus necesidades y preocupaciones.


Es necesario tambin concertar mecanismos para defender nuestros recursos renovables y no renovables en el Atlntico Sur, aspecto fundamental en la disputa, ya que no nos cabe duda de que son los intereses econmicos, junto con la necesidad de contar con una poderosa base militar en el Atlntico Sur y afianzar territorialmente sus aspiraciones sobre la regin antrtica y el control del pasaje biocenico, las verdaderas razones por las cuales el Reino Unido pretende mantener su presencia en la regin.

Hay situaciones que generan condiciones propicias favorables para nuestro reclamo: el creciente consenso internacional acerca de la necesidad de cumplir con la Resolucin 2065 de la ONU, un escenario donde se consolida la mirada multipolar, las consecuencias del Brexit y la permanente solidaridad de los pases de la regin y de las 133 naciones en vas de desarrollo que conforman el G77 ms China.

Somos conscientes de que ser necesario trabajar con gran firmeza, con amplitud de miradas y generosidad para construir polticas de concertacin que representen a las mayoras nacionales. Estamos seguros de que la justicia de la Causa Malvinas, el sentimiento que anida en el corazn de nuestro pueblo y el firme compromiso de honrar la memoria de quienes combatieron por nuestra soberana permitir avanzar en polticas de Estado para que nuestra bandera vuelva a flamear en las Islas.

*Por Daniel Filmus, secretario de Malvinas, Antrtida y Atlntico Sur de la Cancillera argentina.