01/04/2021 dramaturgia

Dominici y Tombetti asumen el desafo de continuar con el legado de Agustn Alezzo

Los discpulos del gran maestro Alezzo, quienes durante 10 aos realizaron una formacin docente y teatral a su lado, ponen en lo ms alto el legado recibidoa travs de su escuela.

Nicolás Dominici
Nicols Dominici

El legado artstico del actor y director de teatro Agustn Alezzo, quien falleci en julio pasado a los 84 aos vctima de coronavirus,
contina vigente particularmente a travs de su escuela -la ms antigua de la Argentina-, a cargo de sus discpulos Federico Tombetti y Nicols Dominici, quienes durante 10 aos realizaron una formacin docente y teatral a su lado.

"Es un gran desafo y una enorme responsabilidad que con mucha alegra estamos llevando adelante. El deseo de Alezzo era que continuemos su trabajo para que las generaciones futuras pudiesen seguir desarrollando la tcnica que a lo largo de toda su vida defendi y transmiti a gran cantidad de colegas actores, directores y pedagogos", expres a Tlam Dominici, responsable de la Coordinacin Pedaggica, adems docente de tercero y cuarto ao de la Formacin y seminario de entrenamiento actoral de la escuela.

"El deseo de Alezzo era que continuemos su trabajo para que las generaciones futuras pudiesen seguir desarrollando la tcnica que a lo largo de toda su vida defendi y transmiti"


Nicols Dominici

Alezzo, recordado por Dominici y Tombeltti como "un hombre de teatro", fue uno de los grandes referentes de la escena argentina en el ltimo medio siglo, parte de una generacin que comparta con Ral Serrano, Norman Briski y los recordados Augusto Fernandes, Carlos Gandolfo, Inda Ledesma y Lorenzo Quinteros.

Tambin fue gran director teatral, capaz de abarcar todos los gneros a partir de una gran cultura general, un amplio estudio del teatro rioplatense y un desarrollo terico sobre el mtodo del ruso Konstantin Stanislavski, que contribuy a consolidar en escenarios locales.

Dominici y Tombetti asumieron el compromiso por la investigacin y el desarrollo de una tcnica de trabajo que eleve la calidad artstica del instrumento y oficio actoral donde el 15 de marzo comenzaron las clases de formacin de actores y el 5 de abril iniciar el Seminario de entrenamiento actoral.

Al equipo de docentes se sumaron Maite Lanata, quien est a cargo de los talleres de teatro para adolescentes de 13 a 16 aos, e Ivana Sabatini junto a Luca Di Carlo, quienes a partir del convenio realizado a principios de 2021 representarn a la escuela como docentes en la Fundacin Julio Bocca, ya que la escuela acompaar a los y las estudiantes de teatro musical en su formacin actoral y otorgar becas para formarse all.

-Tlam: Cules son los principales rasgos de esta tcnica actoral?
-Nicols Dominici: La actuacin es una disciplina que no puede "entenderse" con la cabeza; su fundamento es la vivencia. Por lo tanto, nuestro aporte desde la enseanza se basa en que los alumnos y alumnas hagan un proceso personal, con tiempos propios, amorosamente, acompaados por la mirada de sus propios compaeros y docentes, quienes hemos hecho un camino previo en ese sentido y entonces podemos ser una suerte de "guas" en sus procesos de aprendizaje. En definitiva, es un proceso artstico de autoconocimiento.

-T: Cul fue el mayor legado de Alezzo? Qu fue lo importante que les dej y cmo lo recuerdan?
-ND: El mayor legado es habernos dejado un criterio artstico, una mirada certera sobre la actuacin; a partir de ese pilar, uno podr en el futuro encauzar un camino propio, una expresin propia. Pero basada en herramientas que sabemos que funcionan, que brindan calidad en el trabajo, que transforman la realidad en un sentido creativo. Nos ha dejado una plataforma de trabajo para brindarnos como docentes, actores y directores. Lo recordamos como un "hombre de teatro" porque as le hubiese gustado que se lo recuerde.

-T: Cmo se prepara la escuela despus de un ao de pandemia?
-ND: La tcnica actoral es, antes que nada, una tcnica humana: trabaja con las zonas ms poderosas de nosotros mismos... la sensibilidad, la imaginacin, la expresin, la creacin. No hay un segundo de nuestra vida que no est afectada por estas reas; y generalmente, son las que menos consideramos o conocemos.