28/02/2021 Habra 18 muertos

La dictadura de Myanmar desata un bao de sangre contra las protestas pacficas

La jornada ms violenta desde el golpe de Estado del 1 de febrero ha dejado en todo el pas al menos 18 muertos, decenas de heridos y medio millar de detenidos. Frente a las protestas, el gobierno desat una represion militar inusitada.

Según información fidedigna recibida por la Oficina de Derechos Humanos de la ONU, la represión dejó al menos 18 muertos y más de 30 heridos.
Segn informacin fidedigna recibida por la Oficina de Derechos Humanos de la ONU, la represin dej al menos 18 muertos y ms de 30 heridos.

La movilizacin popular contra la nueva dictadura y la represin que esta desat han ido creciendo de manera gradual este mes en Myanmar desde el golpe de Estado del 1 de febrero y este domingo culminaron en una jornada sangrienta que sacudi al pas y a parte del mundo con entre 8 y 18 muertos, segn denuncias internacionales.

La represin militar de las protestas y los sectores de trabajadores movilizados en todo el pas fue tan grande y sangrienta que desat el repudio inmediato y contundente de la Alta Comisionada de derechos humanos de la ONU, Michelle Bachelet, de Estados Unidos y de la Unin Europea (UE).

"Condenamos con fuerza la escalada de violencia contra manifestantes en Birmania (antiguo nombre de Myanmar) e instamos a los militares a cesar de inmediato de usar la fuerza contra manifestantes pacficos" asegur su vocera, Ravina Shamdasani, en un comunicado citado por la agencia de noticias Europa Press.

"Durante el da, en varios lugares de todo el pas, las fuerzas policiales y militares actuaron contra manifestaciones pacficas, usando una fuerza letal y no tan letal que, segn informacin fidedigna recibida por la Oficina de Derechos Humanos de la ONU, dej al menos 18 muertos y ms de 30 heridos", agreg

Desde que el Ejrcito sac los tanques a las calles y retom el poder, apenas diez aos despus de haber iniciado una tmida transicin democrtica, las protestas pacficas y los actos de desobediencia civil que reclaman la vuelta del Gobierno democrtico y la liberacin de sus dirigentes se multiplican en todo el territorio, en paralelo a una represin militar cada vez ms fuerte y desenfrenada.

Las peores escenas se vieron, una vez más en Yangón.  "La policía comenzó a disparar desde que llegamos", contó Amy Kyaw, una maestra de 29 años.
Las peores escenas se vieron, una vez ms en Yangn. "La polica comenz a disparar desde que llegamos", cont Amy Kyaw, una maestra de 29 aos.

Pese a que la ONU denunci 18 muertos y que medios locales cercanos a los manifestantes hablaron incluso de otros 10 posibles fallecidos, la agencia de noticias de noticias AFP logr confirmar ocho.

Tres hombres murieron por disparos de arma de fuego cuando marchaban contra la dictadura en la ciudad surea de Dawei. Segn socorristas y medios citados por AFP, la represin militar culmin adems con al menos 20 heridos, la mayora por balas de goma.

"Pero puede haber muchas ms vctimas porque seguimos recibiendo heridos", advirti Pyae Zaw Hein, un socorrista voluntario de la zona.

En paralelo, socorristas de la localidad de Bago, al norte de Yangn, la capital econmica del pas, denunciaron otros dos muertos ms a manos de las fuerzas militares, ambos jvenes de 18 aos.

La sexta vctima fatal del da falleci en Yangn y era un joven de 23 aos que se manifestaba en la calle y fue acribillado, segn cont un exdiputado del derrocado Gobierno civil Nyi Nyi en su pgina de Facebook.

Finalmente, en Mandalay, la segunda ciudad del pas, un mdico de urgencias inform a AFP que otros dos manifestantes hombres murieron heridos de bala.

Se trata por lejos de la jornada ms violenta y sangrienta desde el golpe de Estado del 1 de febrero. Hasta ahora, solo se haba informado de un total de cinco muertos a manos de los militares en la calle en todo el mes, mientras que el Ejrcito inform que un polica falleci en un enfrentamiento con manifestantes.

Las peores escenas este domingo se vieron una vez ms en Yangn, la capital econmica del pais



"La polica comenz a disparar desde que llegamos", cont a AFP Amy Kyaw, una maestra de 29 aos que march junto con miles de personas para reclamar la vuelta del Gobierno democrticamente electo.

"No hubo mensajes de advertencia. Algunos manifestantes fueron heridos y otros se refugiaron en las casas de los vecinos del barrio", agreg.

En tanto, en Myityina, en el norte del pas, las fuerzas de seguridad le dieron una paliza a un periodista, que fue arrestado, segn un medio local.

"La clara escalada del recurso a la fuerza letal en varias ciudades del pas es escandalosa e inaceptable y debe cesar inmediatamente", exigi Phil Robertson, subdirector de la divisin Asia en la ONG Human Rights Watch.

Hasta este domingo se habían registrado cinco muertos entre los manifestantes. Ahora esa cifra treparía a 23.
Hasta este domingo se haban registrado cinco muertos entre los manifestantes. Ahora esa cifra trepara a 23.

La organizacin local que releva la situacin de los presos polticos AAPP denunci que ms de 850 personas ya fueron detenidas, acusadas o hasta condenadas por participar de las protestas contra el golpe de Estado, entre ellos periodistas nacionales y extranjeros.

Esta cifra, sin embargo, ya habra quedado vieja ya que medios locales informaron sobre 479 arrestos en las protestas de ayer y es de esperar que hoy se sumen cientos ms.

Hasta el momento, las principales potencias europeas han reaccionado exigiendo la vuelta al orden constitucional e imponiendo sanciones a los mximos responsables de la dictadura, pero la presin, que no ha avanzado en el Consejo de Seguridad de la ONU por la negativa de China y Rusia, no parece haber tenido efecto.

Este domingo, Estados Unidos volvi a condenar la represin a las protestas pacficas.

"Tenemos el corazn partido tras la prdida de tantas vidas humanas. Apuntar contra los civiles es algo horroroso", tuite la embajada norteamericana en el pas mientras las escenas de represin a las protestas continuaban multiplicndose.

En un tono similar, se sum el jefe de la diplomacia de la UE, Josep Borrell: "El uso de la violencia no otorgar legitimidad al derrocamiento ilegal de un gobierno elegido de forma democrtica. Las autoridades militares deben detener inmediatamente el uso de la fuerza contra civiles y permitir que la poblacin ejerza su derecho a la libertad de expresin y reunin."