15/02/2021 Per

Esperanza y escndalo, las dos caras de las vacunas contra el coronavirus

El pas atraviesa una segunda ola de coronavirus que, aunque es bastante menor que la primera en trminos cuantitativos, volvi a desnudar la precariedad de la infraestructura sanitaria.

Perú tenía a mediados de la semana pasada 42.656 casos activos de Covid-19
Per tena a mediados de la semana pasada 42.656 casos activos de Covid-19

Las vacunas que comenz a recibir y a aplicar la semana pasada dieron a Per una nueva esperanza en medio de una segunda ola de coronavirus que, aunque es bastante menor que la primera en trminos cuantitativos, volvi a desnudar la precariedad de la infraestructura sanitaria y a acercar al pas al borde del colapso de unidades de terapia intensiva y oxgeno medicinal.

Pero al mismo tiempo, la llegada de las vacunas destap un escndalo que involucra al expresidente Martn Vizcarra -destituido por el Congreso en noviembre pasado- y que en pocas horas ya le cost al actual mandatario, Francisco Sagasti, la renuncia de dos ministras, entre ellas nada menos que la de Salud, Pilar Mazzetti.

Per fue uno de los ltimos pases de Sudamrica en recibir vacunas contra el coronavirus, al arribar el 7 de este mes las primeras 300.000 dosis de la del laboratorio chino Sinopharm y el sbado ltimo, otras 700.000 del mismo medicamento.

Esas vacunas comenzaron a aplicarse el martes pasado, en momentos de gran preocupacin por la segunda ola de Covid-19 que el pas atraviesa desde fines de enero y que, segn dijo Mazzetti entonces, muestra "un comportamiento ms agresivo" que la primera.

A la vez, esa segunda ola coincide con una alta tasa de ocupacin de las unidades de terapia intensiva, segn advirti ya a mediados de enero la Sociedad Peruana de Medicina Intensiva (Sopemi), y con una escasez de oxgeno medicinal que caus colas de hasta 72 horas, tal como lo document la prensa local e internacional en los ltimos das del mes pasado.

Lo llamativo es que esas seales de alarma coexisten con una sustantiva mejora de las estadsticas de contagios y muertes de coronavirus.

Perú fue uno de los últimos países de Sudamérica en recibir vacunas contra el coronavirus
Per fue uno de los ltimos pases de Sudamrica en recibir vacunas contra el coronavirus

Per tena a mediados de la semana pasada 42.656 casos activos de Covid-19, bastante ms que los cerca de 25.000 que registraba a fines de diciembre pero muy por debajo de los ms de 165.000 que lleg a computar a fines de agosto de 2020, segn datos del Ministerio de Salud.

Asimismo, las estadsticas lo muestran ltimamente alejado de los primeros lugares que lleg a ocupar por cantidad de casos confirmados y de muertes por la enfermedad, y sobre todo por la tasa de decesos en relacin con la cantidad de habitantes, por la que meses atrs lleg a ser el primero en todo el mundo.

A mitad de la semana pasada era quinto en Amrica latina y decimoctavo en el mundo por cantidad de casos acumulados desde el comienzo de la pandemia, 8vo. y 33ro. por contagios activos, 5to. y 14to. por infecciones activas crticas y 7mo. y 55to. por casos acumulados cada 100.000 habitantes, segn las bases de datos de la universidad estadounidense Johns Hopkins y el sitio Worldometers.

Paralelamente, era 5to. y 15to. por muertes causadas por la enfermedad, 2do. y 18vo. por defunciones cada 100.000 habitantes y 4to. y 19no. por la proporcin entre fallecimientos y casos confirmados, de acuerdo con las mismas fuentes.

Acaso esa contradiccin entre la mejora estadstica y las seales de alarma pueda explicarse en la gestin de Vizcarra, quien dej el Gobierno con una alta tasa de popularidad pero tambin con crticas de polticos y analistas.

"En el frente sanitario no se movi oportunamente para adquirir pruebas moleculares y se fue sin comprar una sola vacuna; dej en situacin muy vulnerable al pas", afirm Alonso Segura -quien fue ministro de Economa en 2014-16, durante el Gobierno de Ollanta Humala- a Tlam.

Segura agreg que la reaccin ante la primera ola de coronavirus "fue un poco lenta" y "el principal error fue que la cuarentena fue demasiado severa y, dadas las caractersticas de una economa muy informal y hogares muy hacinados, cerrar no iba a garantizar evitar la propagacin del virus, y as ocurri", agreg Segura.

Mientras tanto, la llegada de las primeras vacunas desat un escndalo a partir de que la prensa local revelara el jueves que Vizcarra y su esposa, Maribel Daz, fueron inmunizados en octubre pasado.

Vizcarra explic que tanto l como su mujer fueron inoculados en el contexto de los ensayos clnicos de Sinopharm en el pas, pero la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH), a cargo de esas pruebas, asegur que ni el entonces mandatario ni Daz formaron parte de los 12.000 voluntarios que se sometieron al experimento.


El caso se llev puesta el viernes a Mazzetti -pese a que sostuvo que no se haba enterado de la vacunacin de Vizcarra- para evitar una mocin de censura del Congreso, y anoche a la canciller, Elizabeth Astete, quien admiti que recibi una vacuna de Sinopharm de enero y argument que crey que se trataba de una dosis remanente de las que se haban utilizado para los ensayos clnicos.

El escndalo provoc tambin la creacin de dos comisiones investigadoras -una, en el mbito del Congreso y la otra, en el Ministerio de Salud- que seguirn de cerca el destino de las vacunas recin llegadas e indagarn cuntos funcionarios, y cules, fueron inmunizados de manera indebida.

Per afronta la pandemia en el contexto de una crisis poltica y una debilidad econmica sin precedentes en lo que va del siglo.

Por un lado, Sagasti -el cuarto presidente en lo que va del presente perodo quinquenal de Gobierno- aspira a entregar el poder el 28 de julio a quien surja del proceso electoral ya en marcha y no exento de polmicas, con el candidato con mayor intencin de voto en las encuestas, el exfutbolista George Forsyth, por ahora inhabilitado por la autoridad electoral.

Por otro, la economa fue una de las que ms se contrajo el ao pasado en todo el mundo, con una cada del orden de 12% y, segn dijo Segura, una disminucin del empleo de "cerca de 70% u 80%" y un aumento de la pobreza "de 20% a 28% o 30%".

Los ltimos dos datos "son muy importantes" porque "los indicadores de bienestar han sufrido ms" que los del conjunto de la economa "y su recuperacin va a ser ms gradual", de modo que "el empleo va a ir recuperndose pero va a ser ms precario que en el pasado", advirti Segura.
etiquetas