Economía

13-02-2021 13:00 - presupuesto nacional

El Gobierno destina más de $ 58.000 millones a programas de inclusión en educación

El presupuesto para 2021 contempla una inversión de alrededor de 27 mil millones para el programa de becas Progresar, más de 25 mil millones para la construcción de jardines de infantes y el relanzamiento de las notebooks educativas para garantizar equipamiento y conectividad a los estudiantes.

Por Leandro Seln
Por Leandro Selén
13-02-2021 | 13:00
La Escuela un espacio para igualar oportunidades
La Escuela, un espacio para igualar oportunidades.

El Gobierno destinará este año más de $ 58.000 millones a programas de inclusión en el ámbito educativo, para posibilitar una mayor inserción, continuidad, permanencia y finalización de los estudios por parte de las alumnas y los alumnos de los diferentes niveles, especialmente aquellos que provienen de sectores vulnerables.

El presupuesto del Ministerio de Educación para 2021 contempla la inversión de $ 27.085.763.389 para el programa Progresar, que otorga un aporte mensual de $ 2.100 por estudiante de 18 a 24 años para completar sus estudios, con excepción de las y los pertenecientes a pueblos originarios y jefas de hogar, cuyo tope se extiende hasta los 30; y de las personas trans y travestis, para quienes no hay límite de edad.

Asimismo, habrá un desembolso de $ 25.730.996.398 para la construcción de nuevos jardines de infantes, de manera de ampliar la cobertura de la educación para niñas y niños 3 a 5 años en todo el país.

Además, el relanzamiento de las notebooks educativas, bajo la denominación Plan Federal Juana Manso, significará por parte del Estado la erogación de $ 13.576.543.594 para la adquisición de equipamiento informático y provisión de conectividad a los estudiantes.

Otros programas de inclusión educativa que insumirán importantes recursos por parte del presupuesto son los de Innovación y Desarrollo de la Formación Tecnológica, con $ 9.400 millones; Gestión Educativa y Políticas Socioeducativas, con $ 6.132.345.976; y el Plan Nacional de Lecturas, con $ 3.255.741.129.

Esto totaliza una inversión de $ 58.095.627.097 en programas de inclusión, que significa un 14,62% del presupuesto educativo para este año, que alcanza a $ 397.164.639.932.

Son ms de 58000 millones los destinados a programas de inclusin educativa
Son más de $ 58.000 millones los destinados a programas de inclusión educativa.

"Los objetivos de la política presupuestaria reflejan prioritariamente la atención de las poblaciones excluidas, en situación de vulnerabilidad y necesidad, en particular, de niños, niñas, adolescentes, jóvenes y adultos que se encuentran fuera del sistema educativo, con estudios obligatorios interrumpidos o que requieren de acompañamientos pedagógicos específicos en sus trayectorias escolares para acceder o reingresar, promover y egresar de la escolaridad obligatoria", subraya el presupuesto educativo entre sus objetivos principales.

Del total destinado a programas de inclusión, el Progresar representa casi la mitad, con un 46,62%, y un aumento del 94,74% con respecto al 2020.

Ampliación de los recursos


El objetivo es aumentar más la cobertura y llegar a 750.000 estudiantes, según lo anunció el ministro de Educación, Nicolás Trotta, a fines del mes pasado.

De esta manera se incrementará la cantidad de beneficiarios en un 36% en comparación con los 550.000 de 2020.

Según un relevamiento del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), "en 2015 se registraron 724.439 jóvenes (en el Progresar), 816.006 en 2016, 776.668 en 2017 y 584.498 en 2018, mientras que en 2019 se registraron sólo 423.926".

"Ello representa una caída del 48% en la cobertura del programa respecto de 2016 y de 42% respecto de 2015", puntualizó el CEPA sobre la evolución del Progresar durante el gobierno de Mauricio Macri.

En la misma línea, un análisis de María Laura Lombardía, investigadora del Centro de Estudios Ciudad (CEC) de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA), concluyó que "durante la gestión de Cambiemos se verificó el estancamiento y retroceso del Progresasr,  política que había estado en expansión permanente durante los dos años anteriores".

Al respecto, indicó que "el programa sufrió fuertes recortes presupuestarios que impactaron tanto en su cobertura como en el monto y la calidad de la prestación".

En consecuencia, para el Gobierno "resulta fundamental, entonces, la asignación de recursos para recuperar y garantizar a todos y todas el acceso, las condiciones para la permanencia y el egreso en los niveles y modalidades del sistema educativo, y orientar la acción estatal en el sentido de las necesidades de desarrollo y crecimiento de la Argentina, garantizando condiciones igualitarias de acceso a la educación".

El desafo es revertir la cada presupuestaria previa a 2019
El desafío es revertir la caída presupuestaria previa a 2019.


Nivel inicial


En cuanto a la construcción de jardines de infantes, si bien la totalidad de recursos destinados es de $ 25.730.996.398, gran parte de estos se transferirán a unidades ejecutoras provinciales.

En lo inmediato, la Nación trazó un plan de construcción de 202 jardines por $ 6.124.997.717; de los cuales en el Area Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) se edificarán 30 jardines, con una inversión de $ 1.181.876.383; en la región centro y norte bonaerense, 18 establecimientos que representarán desembolsos por $ 678.451.151; y en el centro y sur de la provincia de Buenos Aires, 21 espacios educativos para niñas y niños de 3 a 5 años, con recursos por $ 735.625.249.

En la región de Cuyo y la provincia de Córdoba, se levantarán 39 jardines, para lo cual el Estado Nacional erogará $ 1.060.535.866; en el Noreste Argentino (NEA), serán 48 centros educativos, con una inversión de $ 1.100.358.363; y en el Noroeste Argentino (NOA), se construirán 46 establecimientos que demandarán recursos por $ 1.368.150.705.


La inversión en el Progresar durante el macrismo se derrumbó un 55%

La inversión en el programa Progresar que realizó el gobierno de Mauricio Macri a partir de 2016 fue en descenso año tras año hasta llegar a los $ 9.480,6 millones en 2019, cifra que representó un 55,05% inferior a los $ 21.090,6 millones destinados estas becas de estudios en 2015, el último año de la gestión presidencial de Cristina Fernández de Kirchner.

Pero la cobertura de este programa durante el macrismo también se derrumbó en un 39%, ya que pasó de 696.494 becados en 2015 a 423.926 en 2019.

Incluso esa cantidad fue inferior a las becas otorgadas cinco años antes.

El programa Progresar se lanzó en 2014, y ese año alcanzó la cobertura de 487.343 estudiantes, con una inversión de $ 9.163,8 millones por parte del Estado.

Esa cifra más que se duplicó al año siguiente, incrementándose en un 130,15%, para alcanzar los $ 21.090,6 millones destinados a 724.439 estudiantes, cantidad 48,65% superior a la de 2014.

En 2016, primer año del mandato de Macri, el presupuesto para este plan se ubicó $ 19.804,1 millones y bajó 6,1%, aunque la matrícula de becados aumentó en un 12,64% a 816.006 estudiantes, lo cual significó un reparto de menores recursos entre más beneficiarios.

Un año más tarde, la cobertura alcanzó a 776.668 becas, con un descenso de 4,83%, y un desembolso de $ 14.266 millones, que también representó una caída de 28% en los aportes.

En 2018, siguió en baja la cantidad de beneficios, que fueron 584.498 y representaron un 24,75% menos, y la inversión, que totalizó los $ 12.181 millones, es decir, un 14,62% inferior.

Los datos del último año del mandato de Macri significaron un derrumbe del 27,48% interanual en cantidad de becas, y del 22% en recursos.

El año pasado la inversión en el Progresar se incrementó en un 14,18% al totalizar los $ 13.908,6 millones; y su alcance creció 29,73% al registrar 550.000 becas.

Para este año, los recursos treparán 94,74% para llegar a $ 27.085,76 millones que se destinarán a 750.000 estudiantes, es decir un 36% más.

De acuerdo al análisis de María Laura Lombardía, investigadora del Centro de Estudios Ciudad (CEC) de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA), "a partir del cambio de gestión en 2016, el Progresar sufrió un sostenido recorte presupuestario", y remarcó que "las erogaciones disminuyeron en términos reales todos los años".

Destacó que "a partir de 2017, se detiene la ampliación del programa en términos de cobertura y comienza un fuerte retroceso en el promedio de prestaciones anuales".

"A partir de la gestión de Cambiemos, el Progresar reduce a la mitad tanto sus titulares como su presupuesto. El monto de las prestaciones se vio fuertemente deteriorado, sobre todo para los estudios obligatorios y cursos de formación profesional", afirmó el informe.

Puntualizó que "el Programa se aleja cada vez más de la posibilidad de llegar a los grupos más vulnerables entre los y las jóvenes, haciendo foco especialmente en el nivel superior, imponiendo requisitos cada vez más restrictivos y sanciones más excluyentes ante determinados incumplimientos, por ejemplo que si repite el año, no podrá inscribirse por un año, ignorando las complejas trayectorias educativas que pesan sobre muchos y muchas de estos y estas jóvenes".

Otro análisis, del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) hizo énfasis en el poder adquisitivo de la beca y concluyó que "la inflación hizo mella en el valor" de la misma.

Explicó que "si en 2015 el promedio de poder adquisitivo de la beca (que en valores nominales alcanzaba los $ 900) era supongamos de $100, en 2016 se redujo a sólo $78 y a $61 en 2017".

Señaló que "con la modificación del programa en 2018 y el aumento de la beca, el monto se recupera hasta valores entre $ 51 y $ 73", pero "vuelven a perder de manera sensible en 2019 alcanzando montos entre $ 38 y $ 54".

"Es decir, además del recorte a la mitad en las cantidades de beneficiarios, el ajuste en poder adquisitivo va del 45% hasta el 62%", subrayó CEPA, que indicó que "el aumento de 40% para diciembre de 2019, otorgado por Macri, sólo recupera los niveles de poder adquisitivo de marzo de 2019, que ya se encontraban devaluados respecto del poder de compra de 2015. Por ende no logra siquiera recuperar lo perdido bajo la gestión Cambiemos".

Los programas para reducir desigualdades abarcan al 60% de los estudiantes

Los programas incluidos en el presupuesto educativo que proyectan las acciones para trabajar sobre las desigualdades social, económica y geográfica, que afectan a la población de niños, niñas y adolescentes, se prevé que alcanzarán al menos al 60% de la población en edad de la educación obligatoria, de acuerdo a lo establecido en el presupuesto educativo.

Además del Progresar, la construcción de jardines de infantes en todo el país, y el programa Juana Manso para garantizar el acceso a equipamiento tecnológico y conectividad, hay otros tres programas con foco en la inclusión.

Uno de ellos es el de Innovación y Desarrollo de la Formación Tecnológica que, con $ 9.400 millones de inversión, persigue el objetivo de promover la calidad de la educación técnico profesional (ETP) para asegurar la equidad y adecuación permanente de la oferta educativa a las demandas sociales y productivas.

Los objetivos del programa se orientan a mejorar las capacidades técnicas de la población estudiantil y profesional con miras a mejores perspectivas laborales y de calidad de vida; contribuir al desarrollo socio-productivo y a las economías regionales a través de la educación técnica y sus aplicaciones en el territorio; e incorporar nuevas tecnologías en el sistema educativo que luego sean volcadas en beneficio del entramado industrial del país.

El segundo es el de Gestión Educativa y Políticas Socioeducativas, con recursos por $ 6.132.345.976, que tiene como finalidad priorizar las acciones orientadas a promover la igualdad y el efectivo goce del derecho a la educación.

Dentro del mismo se encuentra el Plan Fines, para que jóvenes y adultos puedan terminar sus estudios secundarios, que tendrá una inversión de $ 733.106.803; y los subprogramas de Acciones para la Inclusión, Reinserción y Acompañamiento de las Trayectorias Escolares, con $ 4.000 millones; y Apoyo y Acompañamiento Socioeducativo a Niveles y Modalidades de la Educación, con $ 727.543.504, y a la Primera Infancia, con $ 571.695.669.

Al respecto, el programa se plantea revertir las desigualdades y ampliar los universos culturales y saberes mediante subprogramas que aporten de manera escolar y extraescolar áreas decisivas del saber y el hacer y que constituyen destacados intereses de los niños, las niñas, los adolescentes y las y los jóvenes y la vida de la sociedad: derechos humanos, género, Educación Sexual Integral (ESI), medio ambiente, deportes, ciencias, artes y de manera destacada el nuevo Plan Nacional de Lecturas.

Precisamente, el tercer programa es el Plan Nacional Lecturas, con un presupuesto de $ 3.255.741.129, donde se despliegan acciones que permitan enriquecer los acervos de las bibliotecas escolares de todos los niveles y modalidades y espacios alternativos, y garantizar una lectura para cada uno de los 180 días de clase.

Dentro de este plan se destinarán $ 2.258.090.489 para la provisión de libros de texto, de lectura y manual, para alumnos de los niveles inicial, primaria y secundaria; y otros $ 997.650.640 para el subprograma "Promoción de la Lectura - Leer por Leer".

También te puede interesar