01/02/2021 Golpe de estado

El Ejrcito de Myanmar da un golpe de Estado y detiene a Suu Kyi

El Ejército declaró, a través de su propio canal de televisión, el estado de emergencia durante un año y anunció que el exgeneral Myint Swe sería el presidente en funciones durante el próximo año. Myanmar, la ex-Birmania, estaba tratando de salir de décadas de Gobiernos militares y de un ostracismo internacional que había comenzado en 1962.

En las calles de Myanmar se hicieron sentir las protestas por el golpe de Estado.
En las calles de Myanmar se hicieron sentir las protestas por el golpe de Estado.

El Ejército de Myanmar dio este lunes un golpe de Estado y detuvo a los principales políticos, entre ellos a la Nobel de la Paz y activista prodemocrática Aung San Suu Kyi, en una abrupta marcha atrás en el complicado proceso de retorno a la democracia de la nación del sudeste asiático tras casi medio siglo de dictadura.

El anuncio

Un anuncio leído en el canal de televisión de las Fuerzas Armadas informó a los casi 54 millones de habitantes que el Ejército tomará el control del país por un año y dijo que la decisión se hizo necesaria porque el Gobierno civil liderado por Suu Kyi no hizo nada sobre las denuncias de los militares de fraude en las elecciones de noviembre pasado.

El partido de Suu Kyi, la Liga Nacional para la Democracia (LND), ganó los comicios por amplia mayoría, pero el Ejército, que nunca cedió el poder del todo a los civiles, denunció irregularidades y reprochó al Gobierno haber decidido celebrar las elecciones en medio de la pandemia de coronavirus.

La toma del poder se realizó sin violencia ni resistencia justo el día de inauguración de sesiones del Parlamento surgido de los comicios de la polémica y luego de varias jornadas de rumores de que el Ejército planeaba un nuevo golpe de Estado.

Los militares dijeron que sus acciones tenían una base legal: una sección de la Constitución elaborada por ellos mismos que los autoriza a tomar el control del país ante una emergencia nacional.

Las denuncias de golpe de Estado


Suu Kyi, de 75 años, regresó a Myanmar en 1988, convirtiéndose en la figura de la oposición frente a la dictadura militar
Suu Kyi, de 75 aos, regres a Myanmar en 1988, convirtindose en la figura de la oposicin frente a la dictadura militar


Pero el partido de Suu Kyi y gran parte de la comunidad internacional dijeron que se trató de un golpe de Estado.

Los acontecimientos constituyen una dramática regresión para Myanmar, la ex-Birmania, que a duras penas estaba tratando de salir de décadas de Gobiernos militares y de un ostracismo internacional que había comenzado en 1962.

También representan una impactante caída de Suu Kyi, quien había pasado años bajo arresto domiciliario por sus esfuerzos por restablecer la democracia y que tras su liberación se había convertido en la líder de facto del país gracias a la victoria de su LND en las elecciones de 2015, que marcaron el retorno a un cierto Estado de derecho.

Aunque Suu Kyi fue una férrea adversaria del Ejército durante sus años de detención, tras su libertad y su regreso a la política trabajó en estrecha colaboración con los generales.

La dirigente de 75 años siguió siendo muy popular en Myanmar, pero su apoyo incondicional al Ejército, incluyendo su brutal represión de la minoría musulmana de los rohingyas -que Estados Unidos y otros países han denunciado como un genocidio-, hizo añicos su reputación mundial y la convirtió en una paria internacional.

Desde 1962, Myanmar -la ex Birmania- ha vivido sometida casi ininterrumpidamente al poder militar.
Desde 1962, Myanmar -la ex Birmania- ha vivido sometida casi ininterrumpidamente al poder militar.


Las repercusiones internacionales

Sin embargo, el golpe de Estado suscitó una avalancha de condenas internacionales. Estados Unidos, Reino Unido y la Unión Europea (UE) denunciaron de inmediato el golpe.

"La comunidad internacional debe unirse en una sola voz para presionar a los militares birmanos a renunciar inmediatamente al poder", pidió el flamante presidente estadounidense Joe Biden en un comunicado, en el que advirtió que revisará "de inmediato" la suspensión de las sanciones que había aprobado Washington tras la vuelta a la democracia en el país asiático en 2011.



En paralelo, el Consejo de Seguridad de la ONU tendrá este martes una reunión de emergencia para discutir la ruptura del orden constitucional en Myanmar.

Las detenciones

Suu Kyi, el presidente de la República, Win Myint, y otros responsables del partido fueron detenidos en Naypyidó, la capital, dijo Myo Nyunt, portavoz del LND, a la agencia de noticias AFP.

Los militares acordonaron las carreteras alrededor de la capital con tropas armadas, camiones y vehículos blindados de transporte mientras helicópteros sobrevolaban la ciudad.

En el comunicado leído en su canal Myawaddy TV, el Ejército decretó un estado de emergencia de un año y anunció que el exgeneral Myint Swe será mientras tanto el presidente en funciones.

Más tarde, el Ejército se comprometió a celebrar nuevas elecciones tras el estado de excepción.

"Pondremos en funcionamiento una auténtica democracia pluripartidista", declararon los militares en un comunicado en Facebook.

Antes de su detención, en un mensaje por Facebook, el partido de Suu Kyi instó en un mensaje a la población a "no aceptar el golpe de Estado".

Los militares actuaron rápidamente para reprimir la disidencia, restringiendo las comunicaciones por Internet y por teléfono móvil en todo el país.

En Rangún, la antigua capital que sigue siendo el centro económico del país, las tropas tomaron el Ayuntamiento justo antes del anuncio, informó AFP.

Además los bancos quedaron cerrados temporalmente debido a las malas conexiones de Internet, indicó la asociación bancaria.

Myanmar salió hace apenas diez años de un régimen militar que dirigió el país durante casi cinco décadas. Los dos últimos golpes de Estado desde la independencia del país en 1948 se remontan a 1962 y 1988.

Los militares denunciaban desde hace semanas más de una decena de millones de casos de fraudes en las legislativas de noviembre, en las que el partido del Ejército tuvo un muy pobre desempeño.

Los temores de un golpe aumentaron cuando el jefe del Ejército, el general Min Aung Hlaing, sin duda el hombre más poderoso de Myanmar, declaró días atrás que la Constitución podría ser "revocada" bajo ciertas circunstancias.

Los comicios de noviembre fueron las segundas elecciones generales desde 2011, cuando se disolvió la junta militar.

En 2015, la LND ganó por amplia mayoría, pero se vio obligada a compartir el poder con el Ejército, que controlaba tres ministerios clave, Interior, Defensa y Fronteras.