28/01/2021 Estados Unidos

Biden revive el sistema de salud Obamacare en pleno auge de la pandemia

"No estoy haciendo nada nuevo salvo restaurar la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (conocida como Obamacare) y restaurar Medicaid a la forma en que estaba antes de que Trump sea presidente", dijo el presidente estadounidense.

"Para el presidente Biden, esto es personal", explicó la Casa Blanca en un comunicado de prensa tras el anuncio
"Para el presidente Biden, esto es personal", explic la Casa Blanca en un comunicado de prensa tras el anuncio

Como parte de las medidas de su primera semana de Gobierno y en pleno auge de la pandemia, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dio marchas atrás con la política de salud de Donald Trump y firmó un decreto para reabrir los mercados federales para la compra y venta de planes del sistema de salud conocido como Obamacare, además de un memorando para reducir los requisitos para acceder a Medicaid, el programa público de salud para los sectores más vulnerables.

"Hoy voy a firmar dos decretos con los que básicamente, para describirlo de la mejor manera posible, voy a deshacer el daño que (Donald) Trump ha hecho", dijo el mandatario al rubricar las ordenanzas en la Oficina Oval.

"No estoy haciendo nada nuevo salvo restaurar la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio (conocida como Obamacare) y restaurar Medicaid a la forma en que estaba antes de que Trump sea presidente", agregó, citado por la televisora CNN.

La cuestión de la salud pública fue central para los demócratas en la campaña electoral y, una vez que Biden se convirtió en el candidato oficial del partido, se impuso su propuesta por sobre la de un sistema público universal del senador Bernie Sanders: sumar a los mercados de Obamacare una opción de seguro médico público bueno y accesible, que empuje al sector privado a bajar sus precios.

Mientras esta propuesta necesitará ser aprobada en el Congreso, lo que se prevé como un debate tenso y polarizado con la oposición republicana, Biden comenzó ya con su cambio de política de salud prometida con un decreto y varios memorandos orientados a revivir las partes del Obamacare eliminadas por Trump y dar marcha atrás con la suspensión de subsidios a organizaciones que se dedican a realizar o asesorar sobre abortos y otros tipos de acciones de planificación familiar.

Antes del anuncio, Biden había dejado claro con un tuit cuál sería el objetivo de su Gobierno en este tema: "Creo que todo estadounidenses se merece gozar de la tranquilidad que conlleva poder tener un sistema de salud accesible y de calidad. Por eso hoy voy a tomar decisiones que fortalecerán el acceso de los estadounidenses a la salud".

El decreto firmado por Biden ordena a todas las agencias federales competentes que reviertan las medidas que impuso Trump sobre la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, más conocida como Obamacare, sin pasar por el Congreso, principalmente el debilitamiento del mercado virtual de seguros médicos en el sitio healthcare.gov y las trabas creadas para dificultar el acceso a los beneficios de Medicaid.

Por ejemplo, pidió al Departamento de Salud y Servicios Humanos abrir un período de inscripción inicial para el Obamacare en ese sitio web, una iniciativa que busca reactivar la adquisición de seguros médicos en medio de un nuevo pico de casos y muertos de coronavirus.

El período de inscripción se extenderá del 15 de febrero al 15 de mayo, y dará la posibilidad a los estadounidenses que hayan perdido su seguro médico -basado en el empleador debido al creciente desempleo provocado por la pandemia- la oportunidad de inscribirse para obtener cobertura.

Unas 15 millones de personas sin seguro médico podrían beneficiarse, de las cuales casi 9 millones podrían calificar para una cobertura gratuita o subsidiada, según la ONG Kaiser Family Foundation.

Además, fiel a su promesa de campaña, Biden ordenará a las agencias federales que vuelvan a examinar las políticas actuales que pueden socavar el sistema Obamacare y los intercambios de seguros médicos creados en virtud de ella.

En el mismo sentido, solicitó que se revisen las políticas que podrían dificultar que los estadounidenses se inscriban en Medicaid, el seguro de salud del Gobierno estadounidense que ayuda a personas de bajos ingresos a pagar sus cuentas médicas.

Principalmente, los requisitos vinculados a la ocupación laboral que había impuesto Trump. Durante su Gobierno se otorgaron exenciones para permitir requisitos laborales en 12 estados, aunque algunos fueron bloqueados en tribunales inferiores.

Muchas personas en Estados Unidos tienen empleo o están subempleadas y sus sueldos no les permiten acceder a Medicaid, pero tampoco pueden comprar un seguro médico. Este es el sector de la sociedad al que intentó responder el Obamacare, aunque tuvo un éxito relativo aún antes de la llegada de Trump.

Pese a que nunca consiguió una cobertura universal para toda la sociedad como aspiraba, el sistema sí permitió que millones accedan a un seguro.

Sin embargo, con la llegada de Trump al poder, fue erosionando el sistema de salud con decretos, memorandos, en el Congreso y aún lo intenta en la Corte Suprema.

En noviembre pasado, el Gobierno de Trump y varios estados republicanos argumentaron en la Corte Suprema que el sistema Obamacare debería ser anulado, lo que no lograron hacer por ley en el Congreso.

Si el tribunal falla a favor de este pedido, miles de personas con enfermedades preexistentes se quedarán sin seguro en plena pandemia, ampliando aún más el número de habitantes en situación vulnerable en medio de un brote que a nivel nacional parece no tener fin.