Espectáculos

16-01-2021 14:17 - A los 89 años

Murió por coronavirus el legendario bailarín de tango Juan Carlos Copes

"Fue todo muy rápido, falleció mi papá", escribió su hija Johana por las redes sociales. El milonguero se retiró de los escenarios en 2015 aquejado por problemas de salud.

Telam SE
16-01-2021 | 14:17
Copes deja para siempre las marcas de sus pasos aunque su vida se haya apagado a los 89 aos
Copes deja para siempre las marcas de sus pasos aunque su vida se haya apagado a los 89 años.

El bailarín y coreógrafo Juan Carlos Copes, nombre esencial del tango-danza que llevó esa disciplina por escenarios del mundo, deja para siempre las marcas de sus pasos aunque su vida se haya apagado este sábado a los 89 años.

La noticia sobre la muerte del legendario milonguero fue revelada por su hija Johana Copes por las redes sociales. "Fue todo muy rápido, falleció mi papá. Su brillo quedará intacto en las estrellas y en la historia del Tango Danza por siempre”, escribió la también bailarina.

Fue todo muy rápido , falleció mi papá ... su brillo quedará intacto en las estrellas y en la historia del Tango Danza por siempre ...

Publicado por Johana Copes en Sábado, 16 de enero de 2021

Parte del secreto de Copes para trascender largamente las fronteras argentinas fue haber logrado alcanzar una síntesis entre la vieja guardia de las milongas porteñas de las décadas del 40 y el 50 y coreografías audaces y modernas sin por ello perder identidad y raíz.

El artista nació el 31 de mayo de 1931 en el barrio porteño de Mataderos pero creció en Villa Pueyrredón, donde comenzó a frecuentar las milongas y a perfilar su estilo que plasmó bailando en pareja con María Nieves Rego desde finales de los '40, cuando ella tenía 14 años y él 17.

El primer suceso compartido fue en 1951 cuando en un concurso de baile en el Luna Park donde entre más de 300 parejas logró obtener el primer puesto y la dupla devino en una marca milonguera más allá de la relación personal entre ellos.

Esa historia, narrada en el filme “Un tango más” (2015), del argentino radicado en Alemania German Kral, repasa casi medio siglo de relación en el que se amaron, se odiaron, pasaron por varias separaciones dolorosas, pero volvían a bailar juntos.

Trailer de "Un tango más"

VER VIDEO

Como coreógrafo y bailarín, en diciembre de 1955 y al frente de un grupo de bailarines aficionados presentó la primera obra de danzas porteñas de dos horas de duración que bajo el título “Juan Carlos Copes y su ballet de tango” se ofreció en los teatros El Nacional y Tabarís.

Además urdió espectáculos como "Copes Tango Show", "New Face 62", "Tangos Para El Mundo", "Tango Argentino", “Gotán”, "Tango-Tango", "María De Buenos Aires", "A Rose For Mr. Tango", "Entre Borges y Piazzolla" y "Sentimiento de Tango", entre otros, que conmovieron a públicos de diferentes latitudes.

De todos ellos, "Tango Argentino" fue, sin dudas, el más importante ya que se presentó durante seis meses a sala llena en Broadway y viajó por todo el mundo.

"Tango Argentino" fue, sin dudas, su espectáculo más importante: se presentó durante seis meses a sala llena en Broadway y viajó por todo el mundo

Estrenado en el teatro Chatelet de París en 1983, el musical de Claudio Segovia y Héctor Orezolli, que contó con Copes, María Nieves y Virulazo entre sus bailarines, música del Sexteto Mayor y Raúl Lavié y Elba Berón como cantantes, actuó en los Estados Unidos, la entonces URSS, Alemania, Canadá, Suiza, Austria, Gran Bretaña, Italia, Japón, Argentina y Latinoamérica, entre otras tierras.

"Tango Argentino" fue nominado a tres premios Tony -equivalente teatral del Oscar- en 1986, como Mejor Musical, Mejor Dirección y Mejor Coreografía. En esta última terna, Copes compitió con coreógrafos de la talla de Bob Fosse, Wilford Leach y Richard Waltby.

Ese impacto lo llevó también a los sets de filmación, tomando parte en siete largometrajes, entre ellos, "Tango Baile Nuestro" con Robert Duvall; "Funes, un gran amor" de Raúl de la Torre; "Arena de Tango Mío", de la BBC de Londres; y "Tango" de Carlos Saura.

Copes propagó el tango-danza en lugares como el Julliard School de New York, la Universidad de Stanford, la Universidad de Chicago, la Universidad de La Sorbona en París, teniendo además como alumnos a artistas de la calidad de Liza Minelli, Julio Bocca, Eleonora Cassano, Robert Duvall, Mijhail Barishnikov, e incluso a profesores del Fred Astaire School.

Copes naci el 31 de mayo de 1931
Copes nació el 31 de mayo de 1931.

Además, Gene Kelly lo reconoció como su par, deslumbró bailando en la Casa Blanca en el cumpleaños 75 de Ronald Reagan, fue distinguido por la Unesco y el New York Times le otorgó el "Premio a La Danza".

El milonguero se retiró de los escenarios en 2015 aquejado por problemas de salud que su endeble situación económica le dificultaban asumir.

En junio de 2017 difundió su estado de salud en una carta pública donde expresó: “Mi salud es muy precaria y día a día, tengo una batalla con la vida. La verdad es que tengo muchas dificultades para caminar. Estoy muy desmejorado y no tengo ganas de nada".

"Estoy enfermo y con una jubilación de diez mil pesos y un juicio a Tango Porteño (Metro S.A), de Diego Masser y Víctor Blanco (presidente de Racing). Desde el momento que me enfermé, los primeros días de agosto de 2015, nunca más me pagaron mis haberes, usando mi imagen y mi nombre en la puerta y en la marquesina durante diez meses", escribió entonces.

El Ministerio de Cultura despide a Copes

Ante la muerte del bailarín, el Ministerio de Cultura de la Nación expresó: “con profundo dolor, despedimos a Juan Carlos Copes, uno de los máximos referentes del tango”.

“Brilló en las marquesinas de Broadway y fue aplaudido en Europa. Formó junto a María Nieves una pareja de baile inolvidable y montó espectáculos únicos”, indicó la cuenta de Twitter del organismo.

Apenas conocida la noticia sobre la muerte del milonguero, fallecido este sábado a los 89 años causa del coronavirus, las repercusiones no tardaron en llegar.

La Asociación Argentina de Actores destacó que Copes “es sinónimo de Tango. Llevó nuestra danza rioplatense a los escenarios del mundo y fue pionero en la creación de espectáculos coreográficos de tango. Nuestras condolencias a sus familiares y amistades, acompañándolos en este duro momento”.

El actor, empresario y político Nito Artaza escribió: “A la familia y amigos del Maestro Juan Carlos Copes, mis condolencias por su partida. Que esté con Dios”; mientras que, más escueto, el ministro de Cultura porteño Enrique Avogadro publicó “QEPD Juan Carlos Copes”.

Por su parte la cantante Amelita Baltar señaló: “No tengo palabras. Que el Señor te reciba Negro querido. Gracias por tanto Juan Carlos Copes” y la cuenta de Multiteatro indicó: “Falleció Juan Carlos Copes, un enorme nombre propio del espectáculo argentino. Gran protagonista del tango en nuestros escenarios”.

El guionista Mario Segade aportó sobre la partida del danzarín que “se fue el gran Juan Carlos Copes. Reptaba por los dameros. Maestro de los maestros. Llevó su arte por el mundo, se le debe mucho mucho”.

Textuales

El carácter de Juan Carlos Copes puede también observarse en su palabra, que la agencia Télam recogió a lo largo de su impactante trayectoria.

Conocedor del pulso y la entidad de un género al que aportó desde el baile, Copes le dijo a Télam en junio de 2003 que "el tango es la hermosa angustia del pueblo".

Y sobre su especialidad añadió entonces: "El tango te obliga a una mística especial, te obliga a que vos hagas lo que puedas con una mujer en los brazos".

Capaz de sumar miradas a su popularidad a la hora de danzar, el creador de “Tango Argentino” aseguró que en el baile se sintió siempre "tan transgresor como Piazzolla en la música".

Poco más de un año antes, en febrero de 2002 y en otra entrevista, el milonguero dijo que "el sentido que tiene la danza en el tango es el del romance, cuando simbólicamente el hombre va conquistando a la mujer en un acercamiento sensual y ritual, mientras crece una sensación que recorre el cuerpo entero".

Sobre su estilo, en enero de 1995 sintetizó: "Descubrí que el que hacía muchos pasos perdía elegancia. El tango-salón era elegante, y el orillero abundaba en movimientos y piruetas. Me pregunté por qué no fundir ambas cosas: tener prestancia y hacer figuras. Así definí mi estilo".

Consultado acerca de su éxito, en noviembre de 2000 alertó: "Si bien es cierto que soy un bailarín reconocido, también es cierto que siempre tuve que irme afuera para poder trabajar. Lamento no haber podido ser profeta en mi tierra".

En esa charla se mostró preocupado y resignado por la poca difusión e importancia que se le da al tango en la Argentina y opinó que la música ciudadana "afuera es considerada cultura popular, mientras que en nuestro país todavía sigue siendo una cosa marginal".

"En la Argentina -agregó- no hay incentivos ni espacios para aquellos que quieren ser profesionales tanto del baile como de la música. Hay conjuntos locales que son una maravilla, y que acá tocan esporádicamente y afuera son reyes".

Sin embargo, se mostró esperanzado en la recuperación de esa cultura de mano de las nuevas generaciones porque, sostuvo, "en el tango no hay magistratura, no hay reglas, sólo códigos y ejercicios, es un índice de libertad que los chicos están valorando porque en él encuentran su raíz y su idiosincracia".

Newsletter

También te puede interesar